En los primeros años de los 90 Carlos Cano recorría España cantando la canción “Mari-María” que era una crítica de los momentos políticos que vivía España.

Hablaba Carlos de las portadas de las revistas ocupadas por celebrities y políticos, y en las que, así como en todos los medios de comunicación, España era una anécdota tal como hoy. La movida del diseño que estaba en boga, así como los pintamonas y los culebrones, a los que ahora hay que añadir el lesbianismo, el homosexualismo, el comunismo de nuevo cuño, pero más rancio que un tocino pasado. También el enchufismo de amiguetes a toda máquina, de asesores sin número, de numerosos ministerios; la mitad de los cuales para nada sirven, salvo para embolsarse miles de euros anuales el titular y sus adláteres que faltan dedos para contarlos. Carlos terminaba esta parte de Mari-María con estos versos: “Cuantas más crisis en el reino, más trabajan los bufones” Que es lo que está pasando desde que la sociedad socialista-comunista se hizo con el poder para dejar la teta de la vaca del Estado más seca que el esparto. En aquel entonces Carlos hablaba de la peste equina; hoy hablaría del coronavirus. De los teléfonos de espanto; hoy serían las tarjetas de móvil de Iglesias. De la contaminación de las playas; hoy de las playas, de las calles, de las casas, de… un sin acabar por la malísima gestión de la pandemia encabezada por Sánchez al frente de Simón Illa y demás “expertos”. Carlos cantaba como el gobierno estaba en Saturno, ausente de lo que en verdad sucedía en España, tal como hoy está en el bunker de la Moncloa ajeno a España y los españoles y pensando tan solo en sacar réditos políticos de esta plaga bíblica que nos ha caído por nuestros pecados como ciudadanos adormilados y anestesiados en la comodidad placentera de la irresponsabilidad, mientras España está “pendiente de un hilo suelto” Y en los estribillos, Carlos lo decía muy claro: “María es la ecología/María es la diversión/Marí-Marí camelo/ María la picardía/María la comisión” “Que viva la economía/que viva el dinero negro/A vivir que son dos días/ si te he visto no me acuerdo/ - porque – María es la ideología/ María es la ambición”