Todo lo sufren en cualquier asalto. Sólo no sufren que les hablen alto. Estos son españoles, ahora puedo hablar encareciendo estos soldados y sin temor, pues sufren pie quedo con un semblante, bien o mal pagados. Nunca la sombra vil vieron del miedo y……..” .

 

Sí, son versos de Calderón de la Barca dedicados al soldado español que surgen en mi memoria tras la lectura de un artículo titulado “ más allá de repartir camisas de fútbol y servir de parteras ¿ qué han hecho nuestros funcionarios de uniforme en Afganistán? “ de P. G. de la Rocha.

 

Y cobran actualidad ante la avalancha de artículos y análisis que se están produciendo con motivo de la ignominiosa derrota de los EEUU y sus aliados ( entre los que se encuentra España ) en Afganistán. Escritos en su mayoría por gente que no ha pisado en su vida esa nación y cuya noción de lo que realmente allí se ha hecho durante 20 años es absolutamente nula. Repito : nula. Pero España está lleno de osados que en cuanto tienen una pluma opinan de esto y aquello con una alegría pasmosa .

 

Yo responderé desde aquí a la pregunta que el Sr. Gasco se hace : nuestros soldados allí destacados, sí, han repartido camisetas de fútbol, también han hecho de parteras ( eso se llama CIMIC o acciones cívico militares que se hacen en cualquier campaña y en toda guerra ) pero también han combatido al talibán y muy bien. Y lo han hecho con las armas, con fuego, han ocupado y mantenido puestos avanzados, han hecho infinidad de reconocimientos armados, han efectuado miles de patrullas y acompañamiento de convoyes, y han conducido miles de ataques aéreos. Y todo  ello - acciones de combate en guerra - no sólo en un territorio hostil sino también en condiciones de vida precarias y muy sacrificadas. Muchos de ellos están en posesión de cruces rojas al mérito militar prueba evidente del riesgo que han soportado con estoicismo. También han hecho otra cosa Sr. Gasco : dar su vida por su Patria en su ejército. De esos “funcionarios uniformados”, tal como peyorativamente Vd. los califica,  102 de ellos han dejado allí su vida y otros casi 100 han quedado mutilados. Creo que merecen nuestro respeto y no cargar sobre ellos la indignación que uno pueda tener por lo sucedido en ese lejano territorio o por otras razones que adivino en Vd.

 

Una vez más en nuestra larga historia se carga sobre nuestros ejércitos , sobre nuestros soldados, la frustración que muchos llevan consigo. Francamente no acabo de entenderlo salvo por el desconocimiento de aquellos que escriben sobre lo que desconocen.

 

España construyó con sus soldados y marineros un inmenso imperio. De los más grandes de la historia. Colonizó naciones y al amparo de esos soldados se evangelizó a medio mundo. Fue a partir del finales del siglo XVIII cuando ese Imperio empezó a desgajarse. La falta de una política adecuada en la metrópoli propició ese desastre histórico de nuestra Patria, pero sobre el terreno siempre fueron soldados y marineros quienes sufrieron las miserias de esas políticas. Reciente está el centenario del desastre de Annual en la guerra de Marruecos. Claro que hubo fallos militares allí pero el trasfondo de aquella derrota hay que buscarlo precisamente en la política de Madrid y no en la actitud de nuestros soldados en campaña. Apenas una decena de años antes tanto en Cuba como en Filipinas sucedió algo parecido que por menos difundidos los detalles de aquellas guerras son menos conocidos. El sufrimiento de nuestros soldados y marineros fue algo inenarrable. Hay que acudir a los partes de guerra de los Generales americanos Shafter, Lawton o del propio Teodoro Roosevelt para conocer la situación de precariedad de nuestros soldados en la defensa de las colinas circundantes de Santiago de Cuba , especialmente en las lomas de San Juan o en el Caney, y el heroísmo allí derrochado por nuestros soldados, así como el de nuestros marinos en la batalla naval en la que se perdió la Escuadra del Almirante Cervera. Siempre el sufrimiento de nuestros soldados y marinos pagando las malas políticas corruptas de los Gobiernos de España.

 

Nuestros soldados y marinos de hoy son los mismos. Cumplen con su deber para con su Patria y en muchos casos pagan ese tributo con su vida. Afganistán, Irak, Líbano o Bosnia son ejemplos recientes donde esos “funcionarios de uniforme” lo han dado todo. También y mientras escribo ahora miles de ellos están en permanente vigilia en la mar o en tierra garantizando nuestra seguridad, alejados de las comodidades desde las que escribimos muchos, durante meses alejados de sus familias.

 

Y termino no sin esconderme de la acusación que a nuestros soldados se les hace en el artículo citado de “no asumir sus responsabilidades respecto a la defensa de la unidad física y orgánica de España” diciéndole tan sólo que las Fuerzas Armadas actúan impecablemente conforme a lo que dicta la Constitución que los españoles nos hemos dado ( y me incluyo aquí pese a que yo en su día la voté negativamente).  Francamente no entiendo esta aseveración. Vamos a ser serios.

¿ Qué pretende el Sr. Gasco que hagan las Fuerzas Armadas ?  Aclárelo. ¿ un golpe de estado decimonónico en el siglo XXI violentando la CE ?

 

No me siento más patriota que nadie pero aseguro que donde más se demuestra el patriotismo es cuando uno se juega la vida. Ahí muchas veces flaquea, lo aseguro por experiencia. Y los “funcionarios de uniforme” saben de lo que hablo.

 

Y lamento escribir estas líneas que son respuesta a lo que considero fuego amigo. El enemigo está en otra parte. No en nuestros soldados y marineros .