Me alegro de que VOX haya aclarado que en ningún caso apoyará el nombramiento de Illa en Cataluña. Había temido que cayera en esa trampa “antiseparatista”. Esto aparte, creo que a VOX le faltan por desarrollar un par de cuestiones esenciales: una verdadera política internacional y una postura ante la cuestión de Franco.


Por lo que se refiere a lo segundo, izquierda, ETA, separatistas y PP han logrado hacer del antifranquismo  su mejor disfraz para presentarse como demócratas. Han avanzado mucho en el Gran Engaño, por falta de oposición eficaz, y no es fácil invertir esa corriente que enferma a la sociedad. Pero es necesario, porque es una clave para defender la libertad y sanear el sistema. Sin necesidad de defender explícitamente al franquismo, debe mostrarse que el ataque a él afecta igualmente a la democracia, desvirtuándola con leyes totalitarias. Exigir, por tanto, un debate historiográfico y político libre y abierto,  y cerrar el paso al totalitarismo. Si no se entiende la importancia de esta cuestión, quedará abierto el camino al fracaso estratégico, por mucho que se logren éxitos tácticos.