La última evidencia de esta realidad la tenemos en Cataluña, con la imposición del catalán y prohibición del español. Si un grupo constitucionalista defiende la libertad, se lo comen. Tal es el caso de "S´ha Acabat!" formado por universitarios que sufrió un nuevo ataque del separatismo en la Universidad Autónoma de Barcelona, tras la sentencia del Supremo. El uso de castellano sigue perseguido, también en la universidad, y una reciente sentencia, concede un mínimo de un 25% de horas en castellano. Pero como los catalanes no cumplen ni la primera sentencia, pues seguirán con las suyas, sin que nadie les ponga en su sitio. Y Rufián, que hace honor a su nombre, se seguirá riendo de los españoles, mientras Pedro Sánchez sigue apoyándose en él. (Rufián es: Hombre que hace el infame tráfico de mujeres públicas.  Hombre sin honor, perverso, despreciable)

Acaban de suceder incidentes graves protagonizados por la izquierda radical e independentista en la universidad de Barcelona, empeñados en boicotear el acto estudiantil organizado por la asociación constitucionalista, "S´ha Acabat!", la que vienen atacando sistemáticamente.

La conversión de una herramienta para el entendimiento y la paz, en un arma de guerra, ya la tenemos aquí. Los secesionistas atacantes se enfrentaron con la policía defensora de las personas que iban al acto. Estos justifican sus acciones violentas en que desde su antifascismo tienen que plantar cara a las provocaciones e impedir que los constitucionalistas tengan un espacio de debate en la universidad. Por si no lo sabíamos el lenguaje también es patrimonio exclusivo de la izquierda, como todo lo demás. Lo mío es mío y lo de los demás, también... Su sentido de la propiedad es inimaginable.

La conversión de la paz en guerra, viene siempre de la extrema izquierda. Al igual que, sus consecuencias: miseria y hambre, desesperación y muerte.

La pluralidad de jergas y jerigonzas que surgen como setas venenosas aquí allá, al calor de las subvenciones de Pedro Sánchez, suponen la política de tierra quemada de España ya que los socialistas la dejaran reducida a cenizas. El presidente seguirá repartiendo dinero y corrupción, y comprando gente, hasta que no quede ni un duro en los bolsillos de los españoles. No cesará en su proceso de división y odio, hasta la total aniquilación. Hoy 27 nos manifestamos por la ley de Seguridad Ciudadana, con la que pretenden poner a la policía en una situación muy difícil, hasta poder comprarla, (que es lo propio del Chavismo), lo mismo que quieren sacar a los muertos del Valle de los Caídos, para después desalojar también a los frailes y poder dinamitar todo aquello tranquilamente. Media España está con ellos, con los malditos políticos social/comunistas, o todos ya comunistas que están en el poder para perpetuarse en él. Es abrumador la cantidad de aplaudidores y adeptos que tienen en las redes sociales. Es abrumador el poder del mal. Y para colmo, en esta guerra de las lenguas, ahora viene el dialecto asturiano o bable; éramos pocos y parió la abuela. Quitándoles el dinero a las autonomías, a los chiringuitos y a los sindicatos, UGT y CC.OO., se acabó el problema.

El estado de la lengua refleja fielmente el estado de España. Ladronicio y corrupción; el uso caprichoso del lenguaje lo mismo que el uso de las cosas al antojo de quienes están en el poder. La educación y la enseñanza, la ignorancia supina y la falta de respeto a todo el mundo y a las leyes. La izquierda lo primero que se carga es el respeto. La juventud está adoctrinada en lo políticamente correcto, que es una expresión que viene del marxismo. Un cuento más de estos depravados taraos. Los españoles están potencialmente divididos y al borde de la ruptura. Lo insostenible ya no hay quien lo sostenga. ¿Hasta cuándo estaremos sin poder hablar de política para no molestar a la izquierda? ¿Qué es lo que tanto esconde la izquierda para que no se pueda saber? La verdad suele ser cruel. Aquí unos pueden hablar y hacer y otros no tienen derecho a nada. O sea, unos hacen lo que les da la gana y otros aguantan por no romper la baraja.

La forma de hablar viene determinada por la lengua materna del lugar donde se nace, por la familia, la ideología, la religión, el poder, las tradiciones etc.,  La carga ideológica nos lleva a la neolengua para la Policía del Pensamiento, de la sociedad orwelliana, donde se manipula la información. Quieren la vigilancia masiva, y la represión política y social; las organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras como las representadas en la novela. El primer frente de la izquierda es el lenguaje, ocupada en tamizar conforme a su filosofía de sesgo marxista, en todas las áreas. Hoy sería la perspectiva de género, cuando hasta los presupuestos, llaman con perspectiva de género. El mal uso y abuso de la lengua por parte de la izquierda viene a impregnar todo de su modo de ser demoniaco y fatal. La primera tarea de la sintaxis de Chomsky es explicar la comprensión por parte del hablante de la estructura interna de las oraciones.

(Mañana termina el presente texto)