«El asesino islamista de Viena tiene sus raíces en Macedonia del Norte. El islam que se practica en los Balcanes se considera liberal. Sin embargo, una minoría de hombres, en su mayoría jóvenes, se ha radicalizado» asegura el Frankfurt Allgemaine Zeitung.

El artículo del periódico alemán, publicado justo el día después de que se acometiese el atentado terrorista de Viena, comienza así:

«Viena es la capital de los Balcanes. Si crees que esto es una broma, no conoces ni la ciudad ni las estadísticas. Ya sea en el transporte público, en las obras, al hacer la compra o en la cafetería: Los idiomas de la península Balcánica se escuchan por todas partes».

La noticia ofrece datos estadísticos sobre la inmigración proveniente de los Balcanes:

«Las anécdotas se confirman con los números. Seguido de los alemanes, en Austria, están los inmigrantes de Rumanía, la mayor población extranjera. Después los serbios, delante de los turcos como el cuarto grupo mayoritario, seguido de los bosnios. Los croatas, búlgaros y macedonios también forman grandes comunidades. En total son medio millón de inmigrantes con nacionalidad extranjera de los Balcanes registrados en Austria. Casi una cuarta parte de la población del país tiene trasfondo migratorio.

El grupo mayoritario proviene del sudeste de Europa. Esto significa automáticamente una alta proporción de inmigración musulmana. De Kosovo, Albania y desde hace unos años también de Bosnia-Herzegovina, como consecuencia tardía del dominio otomano, la gran mayoría de la población es musulmana. Especialmente en Macedonia del Norte y Bulgaria, pero también en Montenegro y Serbia también hay una fuerte minoría musulmana. El autor del atentado del lunes era un vienés nativo, cuyos padres pertenecían a esa minoría: habían llegado a Austria como albaneses de Macedonia del Norte. Los albaneses representan un cuarto de la población macedonia. La mayoría de los albaneses son musulmanes».

«El islam que se practica en los Balcanes se considera liberal. Para muchos musulmanes de los Balcanes, el islam es sobre todo parte de su identidad cultural, más que una religión cuyas doctrinas deben seguirse estrictamente. En Sarajevo, Pristina y especialmente en Tirana el islam no juega un papel dominante en la vida pública. La mayoría de los restaurantes sirven alcohol, las llamadas a la oración son mucho más silenciosas que por ejemplo en Turquía, las mezquitas son más moderadas con las visitas y al mes de ayuno del Ramadán no se le presta mucha atención. No existen partidos políticos islamistas de gran importancia.

No obstante, ya no es posible hacer una declaración sin matices sobre la supuesta libertad del islam en los Balcanes, porque una minoría de hombres, en su mayoría jóvenes, se ha radicalizado en los últimos años. Esta tendencia se ha observado durante más de una década».

El terrorismo, una gran amenaza para Austria

«Esto tiene también repercusiones para Austria», explica el FAZ, «porque las comunidades étnicas que residen en la república siguen manteniendo un estrecho contacto con los países de origen de sus padres o abuelos. Muchos pasan ahí las vacaciones de verano o todavía tienen propiedades inmobiliarias allí. También se celebran bodas tradicionalmente en los países de origen, aunque ambos cónyuges no hayan nacido ni vivan allí».

Añade «al final de las vacaciones de verano de este año, el elevado número de casos de COVID-19. Entre los retornados de los Balcanes mostró cuán cercanas eran estas relaciones. Los sectores radicalizados de las comunidades musulmanas de los Balcanes, a su vez, tienen un estrecho contacto con los movimientos islamistas de Siria y otras partes del mundo. Es impactante cuantos jóvenes musulmanes de los estados balcánicos se fueron a Siria como yihadistas. Muchos murieron ahí, mientras que los terroristas que regresan ocasionan grandes desafíos a los Estados de la región.

Sin embargo, la radicalización del terrorista de Viena pudo haber tenido lugar en Austria sin ninguna conexión con Macedonia del Norte».

«Aun así, se sabe que Austria también tiene un problema con las amenazas terroristas. El Informe de Protección Constitucional de 2018 dice: “Para Austria, la mayor amenaza sigue siendo el extremismo y el terrorismo islamista”. En 2017 las autoridades austriacas ya contaban con más de 300 personas que habían partido a Siria o Irak como yihadistas. En términos de población se trata de una cifra elevada. Se estima que son 1000 el número de amenazas islamistas que quedan en el país en 2017. En este peligroso entorno, los musulmanes del sudeste europeo y los de orígenes rusos (los chechenos), suelen ser el centro de atención».

El diario germano también menciona al difusor islamista Mirsad Omerovic y las preocupantes estadísticas de población radicalizada por este tipo de terroristas:

«En 2018, fue condenado a 20 años de prisión Mirsad Omerovic, un predicador del odio islamista de la minoría musulmana de Serbia. Había llegado a Austria a través de Bosnia. El Tribunal de Graz consideró probado que era responsable del reclutamiento de jóvenes en Austria a unirse al Estado Islámico en Siria.

Cuatro años antes, el caso de dos chicas de Viena con raíces bosnias causó polémica cuando los medios de comunicación sensacionalistas las llamaron «novias de la Yihad». Las dos adolescentes viajaron a Siria a través de Turquía y habían escrito unas cartas de despedida según los periódicos austriacos: «Vamos a Siria a luchar por el islam. Nos vemos en el paraíso». En 2015, las autoridades de seguridad informaron que uno de cada dos terroristas austriacos proviene de la comunidad chechena que vive en el país. En ese momento, según el Ministerio de Interior en Viena, 170 personas ya estaban de camino a hacer la Yihad a Siria o Irak. Esto medido en términos de población total, significa el doble o el triple que en Alemania al mismo tiempo.

Aún más alto es el número de terroristas viajeros medido por la población de Macedonia del Norte. Así que, de acuerdo con la información dada por las autoridades en 2016, una cifra aproximada de 100 ciudadanos macedonios había ido a Siria o Irak a hacer la yihad. Es un número elevado, ya que Macedonia del Norte tiene menos de dos millones de habitantes, de los cuales apenas un tercio son musulmanes».

Responsabilidad de Austria

Para terminar, el FAZ concluye:

«Según la policía macedonia, la radicalización y el reclutamiento están teniendo lugar en parte en mezquitas ilegales sobre las que el Estado no tiene ningún control, al menos en la misma medida, y además completamente independiente de la localización a través de Internet.

Durante años, los trabajadores de las autoridades de seguridad de Macedonia del Norte se han quejado a puerta cerrada de la falta de personal y recursos para vigilar de forma sistemática el entorno islamista en el país, especialmente a los terroristas repatriados y sus alrededores. Desde 2015, en Macedonia del Norte, unirse a fuerzas militares o paramilitares en el extranjero ha sido amenazado con varios años de prisión. Quien reclute mercenarios, apoye o esconda a retornados terroristas también tendrá una sentencia de prisión de al menos cinco años.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, del Partido Popular Austriaco advirtió el martes respecto al ataque terrorista que no es una disputa entre cristianos y musulmanes, o entre austriacos e inmigrantes, sino una lucha entre los muchos que creen en la paz y los pocos que desean la guerra.

Sin embargo, esta declaración no exime al Estado austríaco de su responsabilidad de examinar más de cerca las tendencias a la radicalización en los medios de los inmigrantes musulmanes. El periodista austriaco Florian Klenk, uno de los primeros en llegar a la escena el lunes, habla en Twitter sobre temas urgentes que acaban de surgir:

“¿Cómo es posible que un islamista con un serio historial criminal se ponga en contacto con el EI? ¿Dónde y cómo pudo obtener las armas?”

También preguntó a quién había conocido en la cárcel y por qué no estaba bajo el radar del gobierno. Es probable que esas cuestiones tengan ocupados a los responsables de Austria durante algún tiempo y, según el progreso de las investigaciones, posiblemente también a las autoridades de Macedonia del Norte».

Fuente: FAZ.net