Tu miedo es su tiranía. Por Luys Coleto

Antes religiosos. Hogaño, banqueros, por ejemplo. Acojonar: acojonavirus, pues. Portada The Economist. ¿Otra plandemia? ¿Una nueva fase de la actual? ¿Petardazo climático?¿Armas nucleares? ¿Asteroide zascandil? ¿Tormentas solares? ¿Grandes apagones de luz y, por ende, ciberpoligoneros? ¿ET y Alf visitándonos? ¿Otro «peligro muy amenazante», otra Gran Mentira de índole aún incognoscible, inconcebible e impensado?

Desobedecer, decir no, luchar…

Cualquier política - biopolítica, bisturí -  que explore y explote las angustias apocalípticas representa una política de la “salvación” absoluta, un primer paso (o el más cincelado de ellos) hacia la definitiva y más cruel de las tiranías: la que no parece serlo y lo es en grado superior y difícilmente imaginable. Los ridículos relojes del apocalipsis, pues. Tic, tac, tic, tac, tic, tac. Lo dicho, sus falsarias pollas en cebolla.

El repugnante y liberticida Gran Leviatán hobbesiano participa de dicha “salvación”: finalidad soteriológica del Estado, transferencia de sacralidad pues. Fenecido y enterrado – diríase incinerado - Dios, el Estado-Monstruo reina – o cree reinar  –  sobre las conciencias para “proteger” a los hombres de todas las amenazas: ficticias (tal pangolínica astracanada ) o reales (apenas ninguna: el pufo del “cambio climático” siempre será la genocida y liberticida geoingeniería que nos está desguazando y manipulando el clima a su “bélico” antojo).

Salus populi suprema lex, el totalitarismo liberticida de Hobbes: no es guerra mutua, fulano, es apoyo mutuo. Y “salutífero” estado natural de todos con todos, no contra todos. Y de ahí, entre otras demencias, brotan las agonías de los relatos de difusos fines del mundo. El hombre no es lobo para el hombre: bola de culeros, sin más. Culocagados, memento PLANDEMIA, con los que se puede hacer cualquier cosa, mientras venden a su madre por cuatro perras. A cambio de nada, mejor expresado

En ese sentido, del primigenio (o no) caos a las sórdidas y falsarias escatologías apocalípticas, religiosas y más allá: la más óptima manera para avasallar y someter y apollardar del todo a todos los seres humanos. En cualquier parte del planeta. Profese lo que profese. Crea lo que crea. El despótico poder así obtenido “renombra” el tiempo y decide su esencia: fijando satánicas agendas. 2030, principiar.

Al búnker va a ir tu reputísima madre

Ocurra lo que ocurra, real o falso, digan siempre NO. Desobediencia ante los tiranos. Tu libertad y tu dignidad, en juego, muy en juego. “Venga, venga, al búnker”. “Al búnker va a ir tu reputísima madre”. Fin de la conversación. Y no se preocupen, no habrá guerra en Ucrania.

En esta nueva Guerra Fría, el genuino “enemigo”·, China. Que algo se está “tramando”, indudable. ¿Más de 20 millones de españoles muriendo durante los próximos cuatro años? En el artículo que les enlazo al final, próximos pasos, colindantes años. Negros. Muy negros, nigérrimos, como los cojones de un grillo

…Les deseo lo mejor. En fin.