Aunque no sea el asunto nuclear, la pasta siempre está detrás de casi todo. Follow the money, follow the power. Poderoso caballero, el colosal pastelón del reparto de las subvenciones según vayan subiendo el número de "contagiados" con las falsarias PCR. En ese sentido el BOE del 17 de junio de este año a nadie engaña. Bien preparadito todo para diseñar a la perfección, pingües beneficios mediante, la inexistente segunda ola, oleada o cómo les salga de la méntula de los ínferos denominarla.

Más PCR y más “contagiados”, más guita

Sintetizo, grosso modo. Uno. El 35 % de su importe se distribuirá entre las comunidades autónomas de régimen común según los datos de población protegida equivalente por el Sistema Nacional de Salud. Dos. El 30 % del importe del Fondo Covid-19 (6000 millones de € en su primer tramo) se distribuirá entre las comunidades autónomas de régimen común según el número de casos de covid- 19 notificados. Tres. El 10 % de su importe se distribuirá entre las comunidades autónomas de régimen común según el número de pruebas realizadas mediante PCR. Cuatro. El 25 % de su importe se distribuirá entre las comunidades autónomas de régimen común según el número de casos de covid-19 notificados y de pacientes que han precisado hospitalización a 30 de abril de 2020.Cinco. En el reparto del pastel, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, también afortunadas. Doce millones de pavetes.

Doblón o sencillo, lo mismo da

Concluyendo, por tanto, el importe del tramo a distribuir entre las comunidades autónomas denominadas de régimen común sería el resultado de reducir, del importe del mismo, los recursos asignados a las ciudades con estatuto de autonomía y la participación de las regiones españoles de régimen foral. Vamos, la basura de Taifailandia que padecemos desde hace cuatro decenios.

Es decir, más PCR falsos y, llegado el caso, ingresados por la inexistente Covid, más lana para la Comunidad Autónoma correspondiente. El tejemaneje facturado por los terroristas gobernantes, más deuda, inevitable cataclismo. Pero siempre, el negocio, además de sus caliginosos objetivos políticos. En fin.

https://www.boe.es/boe/dias/2020/06/17/pdfs/BOE-A-2020-6232.pdf