Paseando por uno de los frentes más importantes en el asedio que sufrió Madrid en la Guerra Civil, el Frente del Agua, se aprecia como estuvo configurado, en la Sierra norte, la estructura de posiciones militares de ambos bandos, en la lucha por un bien tan preciado y necesario como el agua. Es un recorrido muy interesante para conocer aspectos bélicos de la terrible contienda entre españoles, por cierto, aun no resuelta en una de sus más lamentables y vergonzosos capítulos, el de los miles de cadáveres afines al Gobierno democrático de la República enterrados en las cunetas. Llama poderosamente la atención, al leer los carteles explicativos de las diferentes posiciones militares de este frente, la manera en que se hace referencia a los dos bandos en liza con la denominación de “Nacional” y “Republicano”. La pregunta es inmediata para cualquiera que conozca mínimamente la historia de aquella guerra: ¿Por qué se sigue llamando “Frente Nacional” al que formaban los rebeldes golpistas que se alzaron contra el orden constitucional, acaso el denominado “Frente Republicano” no era nacional, cuando fue el que asumió el Gobierno de la nación mediante unas elecciones democráticas?

 Horacio Torvisco