En política, máxime en la política española, esa política tan del sur, todo se compra y todo se vende, de ahí que sería ilusorio conjeturar que Inés Arrimadas fuese a la Moncloa a echar la tarde y tomar un cafecito con el que hace de presidente, un tal Sánchez, creo que se apellida el elemento.

Pero esta ha sido uno de los varios encuentros de esta chica en prácticas con el pájaro carroñero en cuestión.

Estando yo dándole vueltas al posible contenido de la compra-venta que se llevaba a cabo en tales citas, recordé la inquina que el PSOE trae contra Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, haciéndola responsable de la pandemia no sólo en Madrid, sino a nivel nacional.

De modo que lo vi claro, ¡Clin!, se encendió la lucecita que ilumina y deja al descubierto los bajos fondos del politiqueo español: Inés Arrimadas quizás apoye los presupuestos de Pedro-Pablo, pero va a cobrar caro por ese servicio a domicilio, siendo su tarifa alcanzar para Ciudadanos la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Sánchez, para mayor información de Arrimadas, ya tenía antes redondeada la jugada con el secretario general del PSOE en Madrid, un tal José Manuel Franco, quien está dispuesto a echar de la presidencia de la Comunidad de Madrid a Díaz Ayuso para entregar su cabeza a Ciudadanos (entrevista en su cadena de radio, la SER). Sánchez y José Manuel Franco, pues, sólo esperan que Inés Arrimadas acceda a esa proposición indecente. De este modo, Ciudadanos obtendría la presidencia de la Comunidad de Madrid, el PSOE eliminaría a Díaz Ayuso e Inés cobraría por su apoyo a los “presupuestos”  rojimorados.

Pedro e Inés, si Inés cobrase sus servicios de esta forma, serían tasadores de infamias, al sintonizar en una misma onda del dial de una maniobra política  barriobajera como es truncar el proyecto de un equipo de gobierno que  ha gestionado una crisis sanitaria en Madrid, crisis sin parangón en ningún otro lugar de España, directamente provocada por la manifestación infectocontagiosa feminazi del 8 de marzo en el corazón de Madrid y a instancias del PSOE.

Tú infectas Madrid el 8 de marzo, mueren decenas de miles de personas, mayoritariamente ancianos, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento se vuelcan en un trabajo día y noche, sin ayuda alguna del gobierno central, y ahora llega el PSOE, de la mano de un lince de pacotilla, el tal José Manuel Franco, y monta una moción de censura contra Díaz Ayuso, pero no para que presida la Comunidad de Madrid un diputado del PSOE, que tiene la mayoría en la cámara, no, sino un diputado de Ciudadanos. Con tal de joder yo pongo mi mayoría al servicio de otro partido y le entrego la presidencia.

Sánchez se supera día a día, ¡madre mía!, de lameculos de etarras en el Senado, dando el pésame a los del BILDU por el suicidio de un etarra, con su careto triste de incapacitado para el mundo del teatro, ahora pretende poner su mayoría en la Comunidad de Madrid al servicio de otro partido con tal de echar a Díaz Ayuso.

Cobrará Inés Arrimadas sus servicios a domicilio al tal Sánchez, pagándole Sánchez con la presidencia de la Comunidad de Madrid. Eso lo veremos pero que ya, en unos días.

¡Arrimadas, no te arrimes!