En cada vehículo viaja una historia de la que conocemos el principio, pero… ¿y el final?. Elige tú cómo termina la tuya evitando distracciones al volante, porque todo puede cambiar en un solo segundo.
Todos tenemos que morir, pero nadie debería hacerlo al volante.