La Francia actual, multiétnica y liberal-izquierdista, ha mostrado al mundo este fin de semana hasta qué punto la inmigración masiva y la indulgencia de sus élites políticas y judiciales la han convertido en un país tercermundista, escribe Olivier Bault en este artículo para Remix News.

Tras las increíbles escenas de caos en París durante el fin de semana, muchos se preguntan ahora si Francia sigue siendo capaz de organizar con seguridad los Juegos Olímpicos de París 2024.

La final de la Liga de Campeones de fútbol entre el Liverpool y el Real Madrid iba a celebrarse originalmente en San Petersburgo (Rusia), pero el presidente Emmanuel Macron había propuesto a la UEFA que se celebrara en París tras la invasión rusa de Ucrania. La decisión resultó en un desastre después de que las bandas de los suburbios étnicos de la capital francesa, junto con los inmigrantes ilegales, se presentaran en gran número, dando lugar a asaltos masivos y escenas de disturbios en el Stade de France durante la final de la Liga de Campeones entre el Liverpool y el Real Madrid. Las escenas muestran a hombres africanos y de Oriente Medio agrediendo indiscriminadamente a hombres, mujeres y niños, e incluso a personas discapacitadas, así como al alcalde de Liverpool que también estaba presente.

La reacción de la policía francesa, según los testigos y como se desprende de los vídeos captados en el lugar de los hechos, fue utilizar gases lacrimógenos contra los pacíficos y disciplinados aficionados ingleses que habían comprado sus entradas a un alto precio para el partido. Aunque no fueron agredidos por las propias fuerzas del orden francesas, los aficionados españoles que se encontraban al otro lado del estadio también fueron víctimas de los matones locales.

Y por si fuera poco, el gobierno francés se niega ahora a asumir la responsabilidad: culpa a los aficionados ingleses y afirma que había 40.000 personas con entradas falsas en la entrada del estadio y que la venta de esas entradas se hizo a escala industrial.

Sin embargo, las personas que buscaban acceder sin entradas parecen haber sido principalmente jóvenes árabes y africanos, así como otros representantes de minorías étnicas de origen inmigrante que son mayoría en Saint-Denis, la ciudad que alberga el Stade de France. Ya en 2016, la organización y sobre todo los controles de seguridad para acceder a los estadios de la Eurocopa en medio de una ola de atentados islamistas, habían dejado, en opinión de los testigos, mucho que desear.

Pero nunca antes se había producido tal caos y brutalidad policial, aparentemente dirigida sobre todo contra las personas que estaban siendo agredidas por los matones locales, como durante la final de la Liga de Campeones del pasado sábado. La imagen que surge es la de una Francia completamente invadida por la inmigración masiva y que ya no controla algunos de sus territorios.

No obstante, los medios de comunicación públicos franceses evitaron cuidadosamente mencionar el domingo y el lunes las agresiones de las bandas étnicas organizadas de las que fueron víctimas los aficionados que acudieron a presenciar el partido Liverpool-Real Madrid. El filósofo canadiense Mathieu Bock-Côté comentó en el canal de televisión C-News el silencio de los medios de comunicación franceses sobre los agresores, recordando cómo se informaba durante el régimen comunista: “Como en la URSS, la población descifra las mentiras del gobierno y de los medios de comunicación. Cuando dicen ‘un joven’ o ‘un barrio sensible’, todos entendemos espontáneamente de qué están hablando”.

Esta vez, sin embargo, las mentiras del gobierno francés y, en este caso, del ministro del Interior, Gérald Darmanin, así como de la ministra de Deportes y Juegos Olímpicos, Amélie Oudéa-Castéra, que culparon al club Liverpool y a sus seguidores de la situación, provocaron fuertes reacciones en Gran Bretaña y España.

El director general del Liverpool ha acusado a los dirigentes políticos franceses de intentar “desplazar la culpa”, mientras que el presidente del club ha escrito a la ministra Oudéa-Castéra exigiendo una disculpa. El alcalde de Liverpool, que esperaba en la cola con su entrada para ver jugar a su equipo, dice que él mismo fue agredido y que le robaron su teléfono móvil y sus objetos personales.

En un comunicado después del partido, el alcalde Steve Rotheram escribió: “Como aficionado de toda la vida y representante de la región de la ciudad de Liverpool, me indignó el trato que recibieron los aficionados del Liverpool a manos de la policía francesa. Las escenas en el exterior del Stade de France, antes y después del partido, fueron completamente caóticas, con lo que parecía ser una ruptura del control y la comunicación. Lo que ocurrió fue difícil de presenciar. Mientras los aficionados se desplazaban al estadio con la esperanza de pasar la noche de sus vidas, parece que la Gendarmería fue en busca de conflictos. (...) Fue decepcionante la facilidad con la que los seguidores de otros equipos parecen haberse tragado las mentiras y la desinformación perpetuadas por la UEFA y las autoridades francesas, especialmente cuando las redes sociales han estado inundadas de imágenes que muestran la verdad”.

Mientras tanto, según muchos testigos y como se puede ver en los vídeos que circulan por Internet, los mismos comisarios que impedían la entrada a los aficionados con entradas reales, también dejaban entrar a personas que parecían ser vecinos del barrio que conocían y que claramente no tenían entradas para el partido. Entre estos vecinos, algunos incluso parecen haber estado antes en Siria con los terroristas islámicos, lo que demuestra cómo la seguridad era totalmente inexistente en el partido, como señaló el eurodiputado español y vicepresidente de Vox, Jorge Buxadé, en Twitter.

En cuanto al brutal trato que recibieron los aficionados británicos por parte de las fuerzas policiales francesas, que se mostraron totalmente ineficaces contra los matones que les atacaron, el primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró “enormemente decepcionado” por el modo en que fueron tratados los aficionados británicos. Un portavoz de Downing Street calificó de “profundamente perturbadoras y preocupantes” las imágenes de familias británicas con niños a las que la policía lanzó gases lacrimógenos mientras esperaban para entrar en el estadio.

Después de haber participado en las mentiras del gobierno francés, los responsables de la UEFA pidieron el lunes por la noche una investigación independiente, tal y como exigieron los ministros y diputados del Reino Unido. La embajadora del Reino Unido en Francia, Menna Rawlings, también protestó por las acusaciones aparentemente infundadas del ministro francés del Interior contra los aficionados del Liverpool.

Según Darmanin, “hubo un fraude masivo a nivel industrial y de organización de entradas falsas, el 70 por ciento de las entradas eran falsas y entraban en el Stade de France”. Las autoridades francesas también explicaron que muchos hinchas del Liverpool habían llegado en el último momento, pero de nuevo los testigos contradicen esta versión y dicen que llevaban varias horas allí y que simplemente no se les permitió entrar, lo que se confirma con los vídeos que circulan por las redes sociales.

Para el periodista deportivo francés Daniel Riolo, que trabaja para la radio RMC y el canal de noticias de televisión BFM TV, “hay testimonios: los que estaban allí, los que cuentan sus historias, imágenes, y vemos muy bien que la organización fue deficiente en varios aspectos, sobre todo por los comisarios mal formados, incompetentes, que habían sido contratados una semana antes del evento a través de Facebook, y que no cumplían los requisitos para los partidos de segunda división. Eran jóvenes de los suburbios, que eran amigos de los agresores. Todo fue un sinsentido. No me creo la historia de las entradas falsas: el torniquete se atascó después de la primera entrada falsa que pasó y no volvieron a ponerse en marcha, de ahí la monstruosa multitud que se formó”.

Riolo explica entonces que “al menos mil ladrones, atracadores y bandidos asaltaron a las familias, tiraron a la gente al suelo, les quitaron todo, dejando a la gente fuera, sin poder asistir al partido”. De hecho, los testigos e incluso algunos policías hablaron de varios miles de ladrones que operaban en bandas. “También había mucha gente que tenía entradas reales y no pudo entrar. Nos dijeron que no habían llegado a tiempo, etc. Pero todo esto es falso. Los aficionados ingleses estaban allí dos o tres horas antes, y se comportaron notablemente bien”. Riolo advierte que “para los Juegos Olímpicos (...) habrá inseguridad en todas partes, es una puerta que se deja abierta: puede haber muchas bandas de todas partes que vengan, que ataquen a la gente, a los turistas. El sábado, las bandas sabían que había más de 50.000 turistas, presa fácil para asaltar, saquear, robar. Puede volver a ocurrir muy fácilmente”.

La cifra de entre 30.000 y 40.000 hinchas del Liverpool sin entrada válida había sido adelantada por el prefecto de policía de la ciudad de París, Didier Lallement. Según la web de noticias Médiapart, habitualmente bastante complaciente con Emmanuel Macron y su gobierno, “incluso cuando las imágenes documentan el fracaso de las autoridades en la organización de la final, varios altos funcionarios del Ministerio [del Interior] expresaron su vergüenza a Mediapart después de que su ministro hubiera hecho suya esa mentira, a pesar de que se le había advertido de que esa cifra no estaba respaldada por ninguna prueba y era simplemente inverosímil”.

Nunca la policía había visto un caos semejante”, manifestó Gregory Goupil, secretario general del sindicato policial Alianza 93, al canal de noticias TF1 Info: “Los compañeros nos han dicho que nunca habían visto tantos menores no acompañados, en su mayoría magrebíes, agrupados e hiperactivos. Los delincuentes locales también estaban presentes, pero no dominaban en absoluto, según ellos. Una cosa es cierta, los carteristas acudían en masa a robar dinero en efectivo, carteras o teléfonos, a veces incluso a los discapacitados visuales o a las personas en silla de ruedas”.

Sólo se produjeron unas pocas decenas de detenciones y casi todos los arrestados fueron puestos en libertad rápidamente, con sólo una quincena de personas aún detenidas el lunes, y “no se produjeron detenciones por actos relacionados con el allanamiento de morada o la falsificación de billetes”, dijo la fiscalía de Bobigny a TF1 Info. Entre las quince personas que seguían detenidas el lunes, no había ningún británico, ya que todos formaban parte de “los 300 a 400 jóvenes presentes esa noche y mencionados por el prefecto de policía de París” (que en realidad eran varios miles). Esto contradice las afirmaciones del ministro francés del Interior, que aseguró este fin de semana que al menos la mitad de los detenidos eran británicos.

Los testimonios sobre la situación antes y después del partido hablan de policías y gendarmes indiferentes a las agresiones ultraviolentas de las que fueron víctimas las personas y familias que acudieron a presenciar el partido, con bandas organizadas que golpearon a inocentes que fueron derribados al suelo diez a uno, y también de policías que utilizaron sus gases lacrimógenos contra los hinchas ingleses sin motivo alguno, incluso a la salida del partido, aparentemente por la simple razón de que eran ingleses.

Para Marine Le Pen, “el ministro del Interior Gérald Darmanin ha mentido y sigue mintiendo. Explica que no vio lo que los periodistas extranjeros y los aficionados in situ vieron muy bien, es decir, una horda de delincuentes que venían a saquear y agredir a la gente”. Y lo que es peor, según Le Pen, “los hechos ocurridos en el Stade de France son una alegoría de todos los peligros que pesan sobre Francia. Hoy somos incapaces de organizar grandes eventos manteniéndolos libres de violencia y abusos”.

El principal opositor de izquierdas de Macron, Jean-Luc Mélenchon, también está preocupado por la proximidad de los Juegos Olímpicos de 2024: “Lo que ocurrió ayer en el partido es inquietante. No estamos suficientemente preparados para París 2024. Los métodos del ministro Darmanin y del prefecto [de policía] no son los adecuados”.