El jueves 20 de enero, el Parlamento austriaco aprobó una ley que introduce la vacunación obligatoria contra el Covid-19 para todos los ciudadanos mayores de 18 años a partir del 1 de febrero. Durante el debate que precedió a la votación, el presidente del FPÖ, Herbert Kickl, también uno de los líderes del movimiento de oposición a las medidas Covid en Austria, incluida, la vacunación obligatoria, volvió a abogar por la renuncia a un proyecto que, según él, es ante todo liberticida. También señaló que cientos de miles de austriacos ya han mostrado una fuerte oposición a la ley, sobre todo en numerosas manifestaciones callejeras por todo el país. Esta es la traducción de su discurso ante el Parlamento austriaco.

Diputado Herbert Kickl (FPÖ): Señor presidente, señoras y señores [...] del gobierno. Queridos colegas diputados. Pero sobre todo, ¡queridos austriacos, que siguen en casa lo que probablemente será un debate histórico! Les diré las cosas como son, se las diré sin rodeos: Estoy horrorizado, estoy atónito y estoy escandalizado por lo que el gobierno federal, formado por el ÖVP (Partido Popular) y los Verdes -con el apoyo de una falsa oposición que les sirve de apoyo- quiere poner en marcha aquí y hoy como parte de la ley de vacunación obligatoria.

Supongo que ahora mismo hay millones de personas en este país que piensan lo mismo que yo. Les diré por qué: sencillamente porque esta introducción de la vacunación obligatoria, que en realidad no es otra cosa que la vacunación forzosa, no es más que un gigantesco ataque a la libertad del pueblo austriaco. Y, lo que es más importante, lo califico de verdadero atentado contra la dignidad humana de la población austriaca.

Todo esto fue cuidadosamente planeado y preparado por un gobierno federal irresponsable, bajo el mando de un Canciller irresponsable, de la mano de un ministro de Sanidad irresponsable. Las personas fuera de los muros de este Parlamento y fuera de sus ministerios llevan tiempo diciendo que es el peor gobierno y el más insensible que ha tenido Austria.

Esta ley es aplicada, incluso se podría decir que aprobada, sin discusión alguna de los diputados del ÖVP y de los Verdes, ambos igualmente irresponsables. Aprobada por diputados que han olvidado que este Parlamento no es una extensión de los ministerios, señoras y señores que han olvidado que prestaron juramento a la Constitución austriaca y que, evidentemente, confunden esta Asamblea con una asamblea general de lobbies farmacéuticos.

Y eso no es todo: Estos irresponsables son apoyados obedientemente por diputados igualmente irresponsables de los llamados partidos de la oposición, el SPÖ (Socialdemócratas) y NEOS (Liberales). Señoras y señores, tengo la impresión de que son ustedes rehenes de los presidentes de sus partidos, dos señoras que sacrifican todo lo que sus partidos consideran sagrado por un papel secundario muy barato. Por un papel secundario en una lamentable broma de gobierno, uno tira sus propios principios por la borda, traiciona a sus propios electores, a los miembros de su propio partido, a sus propias ejecutivas y a su propia bancada parlamentaria. Pueden felicitarse por ello.

Señorías, la vacunación obligatoria es un acto de privación de derechos. De repente, millones de austriacos son degradados [...]. Ya no son personas independientes, individuos soberanos, sino que son relegados al rango de albaceas, siervos, siervas, como seguramente habría dicho el señor Schallenberg, su infame predecesor.

Con esta vacunación obligatoria, señoras y señores, se abre el camino del totalitarismo en Austria. En pocas palabras, se trata de una introducción al comunismo sanitario. Es irónico que, para luchar contra un virus chino, hayamos introducido en Austria el modelo de sociedad chino, que es conocido por muchas cosas, pero no por la libertad y la democracia.

Totalitarismo: lo que quiere el individuo ya no importa. Lo único que importa es lo que es bueno para las masas, y lo que es bueno para las masas, en el futuro lo definirán “corifeos” de la talla del ministro de Sanidad Mückstein (Los Verdes). Ellos nos dirán lo que es bueno para las masas, y quien no lo cumpla será perseguido como un delincuente.

Señoras y señores, esto abre resquicios al diletantismo y a la arbitrariedad, y nunca podrá recibir la aprobación de los nacionales liberales.

Se lo digo muy sinceramente: hoy, en este lugar y en esta mesa, me avergüenzo de los diputados del ÖVP y de los Verdes, y me avergüenzo de los diputados del NEOS y de la socialdemocracia que quieren aprobar todo esto, que quieren aprobar todo esto en su ceguera, sin importar las consecuencias.

Por cierto, también me avergüenzo de aquellos que no han tenido el valor de defender una opinión discrepante durante la votación aquí en el Parlamento, y en cambio prefieren quedarse en casa con alguna excusa falaz.

Señorías, yo también estoy orgulloso -¡muy, muy orgulloso! - de ser el líder del grupo nacional-liberal en esta Asamblea, porque somos los únicos que no participamos en esta locura; porque nos oponemos a sus tentaciones totalitarias; porque votamos en contra y, por tanto, defendemos sin reservas la libertad del pueblo austriaco y, con ella, la Constitución y la Verdad en este país.

No me sorprende en absoluto que usted impulse este desarrollo negativo hasta donde estamos hoy, y le diré por qué. Piense en diciembre de 2020: en ese momento, el Partido Nacional Liberal [FPÖ] lanzó una petición contra la vacunación obligatoria en este país. Fue dos semanas antes de que usted iniciara su puesta en escena del drama de la vacunación.

Lo hicimos porque estábamos alarmados y escandalizados por el empecinamiento y el fanatismo que mostraron ustedes a la hora de sacar a la palestra pública esta vacunación como medio exclusivo para mejorar la situación y declarando inaceptable todo lo demás. Esto nos alarmó y nos hizo estar atentos.

Dijimos a la población: ya veréis, tened cuidado, esto equivale a la obligación de vacunar. Todo lo demás no son más que pasos previos, y al final habrá, por un lado, un poder total para el gobierno federal y, por otro, un abandono y una impotencia total para el pueblo austriaco. Eso es lo que dijimos, y por eso fuimos denigrados y despreciados.

Este gobierno federal y, con él, por supuesto, los principales medios de comunicación, como siempre, nos llamaron mentirosos. También ocurrieron muchas otras cosas: Los representantes de este gobierno federal juraron a ciegas que nunca se llegaría a esto, que no habría obligación de vacunar. Le traigo algunas citas para refrescar -para reforzar- su memoria: El colega Köstinger [ÖVP] en abril de 2021: “No queremos la vacunación obligatoria en Austria bajo ningún concepto”. Mückstein, ministro de Sanidad de los Verdes: “Estoy en contra de la vacunación obligatoria porque no creo que lo consigamos”.

El presidente del grupo parlamentario del ÖVP, Wöginger, aquí en el Parlamento: “Insisto en un punto: no hay obligación de vacunar en este país, y nunca la habrá”. Su excanciller Sebastian Kurz, si aún lo recuerda: “En Austria no tenemos obligación de vacunar y está bien así”. El ministro de la Constitución, Edtstadler: “Excluyo categóricamente cualquier obligación de vacunar, no la habrá, es el pueblo quien debe decidir”. Por último, Werner Kogler no puede faltar a la llamada: “Excluyo la vacunación obligatoria, de hecho excluyo la vacunación obligatoria general”.

Sí, señoras y señores, y ahora esta obligación de vacunación está a la puerta, en pocas horas quieren aplicarla aquí. Ahora les pregunto: ¿quién dijo falsedades y mintió a la población? ¿Quién dijo la verdad a la población?

Cada una de las declaraciones que he citado, y no son ni mucho menos todas, es una puñalada en el corazón de su credibilidad. Mientras tanto, a usted le han quitado toda la credibilidad. Señoras y señores, este es el problema de este gobierno federal, no queda nada de esta credibilidad después de dos años de supuesta lucha contra la pandemia.

Entiendo que el ÖVP y los Verdes no quieran hablar de ello. Pero que el NEOS y el SPÖ no se den cuenta, es un poco sorprendente. Ahora confían en quienes, dentro de unas horas, decidirán con ustedes lo que han excluido durante todo el año. Confían, pues, en quienes les han mentido y ahora les explican que todo esto es necesario, que es la única forma de salir de la crisis, etc.

Señoras y señores, no pueden ser serios como orgullosos representantes de un partido de la oposición. Me parece que no es posible. ¿De verdad creen que la gente fuera de los muros del Parlamento no sabe lo que está ocurriendo ahora fuera de las fronteras de Austria, que no saben que en Gran Bretaña las medidas están llegando a su fin, que Suecia ha superado la crisis mejor que Austria sin este tormento y este sectarismo hacia su propia población, querido colega Wöginger?

¿De verdad cree que la gente no sabe que los checos están poniendo fin a sus planes de vacunación obligatoria? Se trata de un peligroso residuo epidemiológico que acabará en el vertedero [de la historia], señoras y señores, y la gente empieza a darse cuenta. Si no me creen, permítanme citar el canal de noticias NTV -espero que sea lo suficientemente bueno, espero que no sea ya un canal propagador de noticias falsas para sus verificadores de hechos-: “La ola omicrónica es enorme, pero sorprendentemente inofensiva. España, Gran Bretaña, Dinamarca y Suiza ya quieren tratar el virus como una gripe”.

La cosa se pone aún más interesante: los mascarones de proa virológicos de su bando, Fauci [virólogo estadounidense] y Drosten [virólogo alemán], ya se están cambiando de chaqueta. Están de acuerdo con los que usted ha insultado durante estos dos últimos años. Te lo dicen: La pandemia está llegando a su fin, y al final será una gripe más.

¿Qué significa esto en términos de evidencia? - El virus es cada vez menos peligroso, la vacuna cada vez menos eficaz, y ustedes vienen en este preciso momento con la propuesta de introducir la vacunación obligatoria en Austria. Sí, hay que pensarlo primero, señoras y señores. Considérenlo ustedes primero: Mientras todos los demás eliminan las medidas, ustedes quieren jeringar a todo el mundo, desde los 18 años hasta las bisabuelas. Lo que están poniendo en marcha hoy es una pura locura.

Señoras y señores, quiero dirigirme ahora a los diputados de los distintos grupos parlamentarios: Estimados diputados de los Verdes, señora Maurer, no vuelva a decir una palabra, qué digo una palabra, una sílaba, en relación con la protección de datos; ¡se acabó el juego para los Verdes en este ámbito!

En el futuro, debería abstenerse de cualquier crítica con respecto a la localización individual bajo orden judicial en el marco de la lucha contra los delincuentes aislados o contra la delincuencia organizada, ya que hoy da su consentimiento a una cuadrícula del territorio, en la que millones de personas sanas se encuentran en el punto de mira de la policía y de las autoridades sanitarias sin ninguna causa válida. No hace falta que me moleste en mencionar su posición sobre la ingeniería genética, ahí también su credibilidad está por los suelos. Algunos Verdes van a tener hoy otra experiencia elemental, cuando vean que en realidad son enemigos de la libertad y amigos del totalitarismo.

Queridos diputados del SPÖ, si yo fuera ustedes, volvería a pensar si el argumento de decir que el gobierno ha fallado en todo en la gestión del coronavirus es un argumento válido. Que ha fracasado en todo lo que se podía fracasar, y por eso apoyáis ahora a estos perdedores en su mayor fracaso, ¡el establecimiento de la vacunación obligatoria!

¿Cuál es este argumento? A mí no me parece bien, pero está en la línea de su líder socialista de Viena, que ahora quiere que los no vacunados pierdan su trabajo. Sí, señoras y señores, esta es la nueva línea de la socialdemocracia: la destrucción de puestos de trabajo y la prosperidad en lugar de la protección de la mano de obra de este país. La gente tiene que saberlo.

Para el partido NEOS: Señora Meinl-Reisinger, su programa lo dice todo: “En caso de duda, libertad” - ¡bien formulado! Sí, ¿no tiene dudas? ¿Tiene dudas sobre todo lo que se está poniendo en marcha? Yo estoy convencido de lo contrario. Lo que sí puedo creer es que está dispuesta a sacrificar la libertad para complacer a unos pocos poderosos. Eso sí lo puedo creer.

Uno puede hacer eso, señora Meinl-Reisinger, nosotros también podemos hacerlo. Pero al mismo tiempo, pretender ser el presidente de un partido liberal, eso ya no se puede hacer. Eso ya no es posible. ¡Lean a Sir Karl Popper [filósofo austro-británico, Ed.] sobre “La sociedad abierta y sus enemigos”! Creo que sería realmente esclarecedor para usted.

Y con respecto a los diputados del ÖVP: tal vez consideren una vez más su interpretación del principio cristiano de amar al prójimo mientras llevan a millones de personas a la desesperación, sumiéndolas en la preocupación y el miedo, criminalizándolas o convirtiéndolas en ciudadanos de segunda clase, simplemente porque algunos de sus dirigentes quieren seguir bailando alrededor del becerro de oro del control, el dinero y el poder. ¡Pensad en ello en el tiempo que os queda!

Me temo que todo es para nada. Me temo que todo es en vano, me temo que hoy tendréis mayoría en esta votación. “El éxito en esta votación” -entre comillas- no le hará, sin embargo, feliz, se lo digo yo. ¡Sencillamente porque la verdadera satisfacción y la felicidad nunca pueden serlo cuando se construyen sobre el sufrimiento y la falta de libertad de millones de personas! Un vistazo a los libros de historia se lo enseñará, y usted mismo lo sentirá en tus propias carnes, te lo auguro hoy.

Nosotros, los nacional-liberales, quedamos hoy aquí en minoría, pero sólo aquí, porque fuera, entre los descontentos con vuestras medidas, tenemos la mayoría desde hace mucho tiempo y esta mayoría aumenta cada día.

También debo decirles esto: -Es una promesa que hago aquí- Haremos caer en cualquier caso la obligación de la vacunación, utilizando su propia burocracia. ¡Se quedarán una vez más asombrados! La haremos caer recurriendo a los tribunales de todas las instancias, ¡y no sólo en Austria! Y sobre todo los derribaremos mediante elecciones democráticas. Sí, como los benefactores de hoy, no se librarán de su justo castigo mañana, no tendrán éxito ni moral ni jurídica, ni políticamente, y pueden creerme en un punto: a diferencia de ustedes, estoy acostumbrado a cumplir mis promesas -incluida, por cierto, la de seguir sin vacunarme, por supuesto, aunque quieran obligarme, como pretenden hacer con millones de austriacos.