No puede ser peor la imagen dejada por el PSOE-A. El municipalismo no se va a implicar en las elecciones como en otras ocasiones. No ven en Juan Espadas a un líder duradero.

Tras casi 38 años de abusos, proselitismo, chiringuitos para afiliados y cientos de millones en corruptelas, donde incluimos los gastos en lupanares, orgías, «fiestorras» y robo a los parados Andaluces, ahora sale la «Chiqui» de Hacienda y Función Pública diciendo que se siente orgullosa de su obra en la Junta de Andalucía. Es más, no parece arrepentirse y sí sentirse orgullosa del atraco y saqueo de los algo más de 680 millones cometido por modernos bandoleros del socialismo andaluz. Algún sustrato debió quedar del bandolerismo serrano.

No puede ser peor la imagen dejada por el PSOE-A. El municipalismo no se va a implicar en las elecciones como en otras ocasiones. No ven en Juan Espadas a un líder duradero: saben de la retirada de Susana Díaz y de muchos otros dirigentes a quienes les ha sentado a «cuerno quemado» el aterrizaje de Espadas. Y no digamos las declaraciones de su media naranja tras ser pillada como enchufada e ilegal en la FAFFE y en las argucias que el PSOE andaluz cometió a su favor. Tras esos casi 38 años de abusos, acabaron por hacer realidad eso de «la calle y la Función Pública es nuestra». Cientos de falsos funcionarios entraron en la Administración andaluza por la gatera, la tronera, la aspillera y los portillos al descubierto.

Me cuentan mis fuentes sureñas que las reseñadas declaraciones hicieron mucho daño. Eso del «WordPerfect» quedó muy bien, como si en la FAFFE hubieran inventado la pólvora cuando lo cierto es que hacía tiempo que había dejado de utilizarse, carecía de empuje y popularidad. Apenas tenía una cuota de mercado del 4% o 5% llegado el año 2000. Cuando Carmen Blanco hizo aquella exposición circense y de total desconocimiento, ya había sido eclipsado hacía tiempo por Microsoft Word. ¡Cuánto ridículo tuvo que pasar aquel día la aludida, a sabiendas de que el PSOE andaluz acabaría por repercutir aquel ridículo nacional en su «medio melón»! 

Por Andalucía sigue circulando la «foto de la vergüenza» El abandonado, Juan Espadas, exconsejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, aparece en la misma junto a los condenados Chaves y Griñán; el condenado e inhabilitado Gaspar Zarrías (conocido en Andalucía como «zorrerías»); el condenado, Francisco Vallejo; el condenado Antonio Fernández, etc. No se imaginaba Juan Espadas que le iba a caer la del pulpo, además de ser expuesto en el circo de la vergüenza. Andalucía no se merece el esperpento que estamos viendo ahora tras miles de deserciones socialistas, miradas al tendido y desprecio al «chollo» que ha sido prebenda y pesebre.

El ridículo también se ha apoderado de la todavía ministra de Hacienda y Función Pública, consejera en uno de los gobiernos de la «sultana» Díaz. No oculta el robo a parados y a la ciudadanía andaluza. Sin duda, le perseguirá ese «me siento orgullosa de nuestra gestión en la Junta de Andalucía». Dios los cría y ellos se juntan para trazar la estratagema a seguir. Robo de dinero público, gastos desorbitados en lupanares de Sevilla, Córdoba y Cádiz, además de sentencias de cárcel para numerosos altos cargos del Gobierno andaluz. ¿Y todo eso es para sentirse orgullosa? A «Chiqui» le costaría menos mirar al cielo y pedir perdón que quedarse en simple «cebollona».

Hay que tener cara dura para seguir haciéndole la cama a Juan Espadas. La actual ministra de Hacienda y Función Pública no ha dudado en decir que «ahora Andalucía es más pobre que hace cuatro años y los servicios públicos están peor». Hay miedo en el PSOE-A y no saben cómo poner cara de cemento armado. No saben gestionar los fondos europeos y, sin embargo, presumen de gestiones ineficaces durante la época de los robos, el tráfico de influencias y la constitución de chiringuitos varios para afiliados y simpatizantes andaluces. El daño hecho casi es indescriptible.

En fin, no se pierdan la propuesta de nuevos chiringuitos en Andalucía. La autora es Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), que huyó de las aulas aprovechando la «política de tornillería». Por cierto, también quiere un meteosat para Andalucía. ¡Ahí va tu «meteo», guapa!