Dos son las irregularidades detectadas por la candidatura vecinal en el cese de una Técnico de la Administración General. La primera tiene que ver con el Decreto de su nombramiento, que vincula la contratación de esta funcionaria interina a la vacante que deja otro trabajador municipal que había solicitado excedencia, estableciendo además que prestará servicios durante el plazo de un año desde la toma de posesión. Esta cláusula es absolutamente irregular, ya que el Estatuto del Empleado Público establece cuatro supuestos tasados para la contratación de interinos. No cabe la contratación por un año salvo que el nombramiento esté vinculado a la ejecución de un programa de carácter temporal, situación que no se da. Ganemos Colmenar, reta al Alcalde a explicar en cuál de los cuatro supuestos encaja el plazo de un año que es establece en ese nombramiento. Para Mariano Martín, portavoz de Ganemos “lo apropiado sería mantener a la funcionaria hasta la cobertura de la plaza que ocupa, que, por otro lado, será en breve, ya que se encuentra en proceso de selección estando publicadas las bases de la convocatoria en la web municipal”. Estás contrataciones irregulares de funcionarios interinos han sido una práctica constante en el funcionamiento de este Ayuntamiento. Ganemos Colmenar apremia al Equipo de Gobierno para que regularice estas situaciones y las contrataciones respondan a los supuestos permitidos en el Estatuto del Empleado Público. Lo contrario es continuar en la senda de precarización del sector público. Pero lo más grave de este cese tiene que ver con una segunda cuestión. “El Equipo de Gobierno del Partido Popular utiliza artimañas para despedir a los trabajadores que le son incómodos” manifiesta el edil colmenareño. Se da la extraña circunstancia de que la funcionaria cesada el viernes 18 de mayo, regresa a la bolsa de empleo ocupando el primer lugar debido a la puntuación obtenida en el proceso selectivo. No es casual que el Equipo de Gobierno haya acelerando la contratación inmediata de un nuevo funcionario interino para que ésta se produzca el mismo día del cese de la trabajadora despedida. Martín, señala que no cabe duda de que se ha forzado esta contratación. “Este expediente ha debido ser tramitado por el procedimiento abreviado porque no se corresponde con la dilación a la que el Partido popular nos tiene acostumbrados en la tramitación del resto de expedientes, que se eternizan. Es evidente que el efecto perseguido es no tener que contratar a la damnificada, que a partir de su cese entraría la primera en la bolsa de empleo” Ganemos Colmenar denuncia otra cacicada en materia de personal, como ya ocurrió con el despido de la directora de Servicios sociales. “El Ayuntamiento de Colmenar Viejo no es un cortijo del Partido Popular. La contratación tiene sus reglas y hay que ceñirse a ellas. No podemos permitir que seamos los vecinos los que tengan que pagar los desmanes del Partido Popular en forma indemnizaciones ganadas en los juzgados por los trabajadores injustamente despedidos”. Para finalizar, el portavoz de Ganemos Colmenar advierte que despidos como este no contribuyen a remediar el nefasto clima laboral existente en el Ayuntamiento.