Les he hablado bastante de él. Cuando fue publicando sus imprescindibles informes cuestionando la timovacunación masiva. Ahora, cuando van a por los más críos, lo borda. Otra vez. O, como lo hizo, cuando analizó como nadie la locura timovacunera en Israel. Y enviando sus exhaustivos informes a consejeros de/contra la salud de las diferentes taifas. Y a los masivos mass mierda. 

Timovacunación pediátrica= Satánico sacrificio ritual

Los críos, satánico sacrificio ritual. Dentro de poco, desde el nacimiento hasta los cinco años, su última limes. Y tenebroso titular de El País, o El Pis, no recuerdo bien el nombre amanuenses devoraglandes de Bilderberg. Ayer, 10 de diciembre, 2021, edición digital. “Vacunódromos, colegios, hospitales o centros de salud: así será la vacunación de 3,3 millones de niños en las comunidades”. Escalofrío, pues.

Y siete conclusiones de Federico contra la timovacunación pediátrica. Alguna a vuela teclado. Las "vacunas" covid no poseen ningún beneficio. Ni reducen gravedad o mortalidad alguna. "Inmunización" nula. Gravísimos efectos adversos. Y la séptima, literal. "Es inmoral siquiera sugerir que es aceptable asumir el sacrificio de niños y jóvenes en aras de un pretendido beneficio social". Además, ya saben, vuelta de tuerca, otra más: “KaKuna” nítidamente abortiva.

…Y les hablo pronto de otro informe de Federico Villamil. Contra las manipuladísimas cifras timovacuneras del ministerio contra la salud capitaneado por la siniestra Darias. En fin.

 

Eficacia y seguridad de las "vacunas" covid y su uso en niños y jóvenes