Tú perdiste el bolígrafo, yo la mujer, al otro le robaron la cartera. ¡Vaya mañana que llevamos! España es el país más apropiado para locos. De ahí el turismo. Mientras unos se angustian por esta situación, otros al verlos se alivian. El tiempo físico también está loco, y así pasamos frío en julio. El gobierno está aun peor que nadie. Lo difícil aquí es encontrar a alguien cuerdo, sensato, coherente con la vida. Los despropósitos pueblan la tierra y hasta la España despoblada que llama vaciada los que la vaciaron. La tierra no es la que quieren robarnos, sino el planeta tierra, que tras dejar de ser plano como se creía, se descubrió que es redondo. Casi fue peor. Ahora por mucho que lo recorras nunca verás el fin.

Desde que quitaron los manicomios, ¡cómo se nota! El país se volvió inseguro y peligroso, y no puedes andar solo por la calle. Si manifiestas esa preocupación, al lado habrá quien se alegre. A algunos se les arregla el cuerpo al ver sufrir al prójimo. La genética cainita no hay quien la quite. Aquí nadie da nada por nadie, a no ser algún disgusto. Si usted perdió la mujer, al menos no discutirá con ella esta mañana, a mí el bolígrafo ya no me importa, para lo que hay que escribir... Lo malo es el de la cartera, que se fue caliente jurando en hebreo a denunciar el robo. Peor será perder la vida y no la tenemos asegurada.

Si construyes algo con ilusión, probablemente te quede bien. Pero te falta pagar la última factura: la envidia que genere. Otro vendrá detrás obsesionado en destruir lo construido y disfrutará como un pequeño monstruo destrozando el juguete, chillando tan estridente, y haciendo lo peor que pueda, porque sabe que así molesta a los mayores. Eso es muy triste porque ves ante ti la radiografía del futuro. A muchos niños sería mejor llevárselos  a Herodes, y que los cuide. Ya sabes que los hombres se dividen en tres clases: los constructores, los destructores, y la inmensa minoría que ni fu ni fa. Los que están en el poder político pertenecen a la segunda clase, y no se necesita ir Salamanca para saberlo. La mayoría son mala gente. A las pruebas me remito.

"De tanta hambre que pasamos, nos hemos comido el miedo", gritan los cubanos desesperados ante la tiranía comunista, cuando ya no pueden más. Lo de la izquierda conduce inexorablemente al comunismo. Así que démosles las gracias a tanto hijo de puta votante y votanta y a la puta que los parió a todos. Podemos niega la evidencia: "Cuba no es una dictadura". Ya hay que ser hijos de mala madre y mal nacidos... Con estos escorpiones no se puede andar con medias tintas, si no quieres que te pasen a mejor vida. Te sorprenderán siempre en la maldad. Si el demonio huye de la cruz, ya sabemos qué señal hay que ponerles. El papa emérito, Benedicto XVI, dice que el demonio está empeñado en destruir España, pero no lo logrará. Recomienda la humildad, la oración y el sacrificio. El sacrificio ya lo tenemos asegurado con esta tropa inmunda. El Papa emérito, Ratzinger, tiene más razón que un santo. Por eso lo retiraron nada más que empezó a decir la verdad. Con el comunismo que se está apropiando del mundo y el Islam, que ya sabemos cómo se las gasta, sólo nos queda que escoger entre el Corán y la muerte.

Hoy es martes y 13 de julio, del año del Señor 2021. El último de mi vida. La temperatura bajó de repente y da gusto tomar el sol y calentar los pies como en enero. Estamos en conversación tres o cuatro locos, o sea, gente normal. El de la cartera telefoneó que no lo esperáramos, que lo habían metido en la cárcel. No será por lo que no se lo avisamos... Lo de la temperatura en pocas horas subió un porrón, y se tornó inaguantable. Menos mal que tenemos un buen botijo. Somos gente humilde y hasta podemos ser felices con un simple botijo. Eso sí, que no esté vacío. Lleno de agua de la fuente del avellano, o de buen whisky para curar las heridas del alma. Cuba grita libertad por primera vez en su vida y la machacan sin compasión. Camila Acosta, la reportera española de ABC que también pillaron, los agentes de la policía política, sabe Dios qué habrá sido de ella. Dijeron que será procesada por "delitos contra la seguridad del Estado". Cerraron Internet y no se sabe qué pasa allí. Díaz-Canel, depredador de la libertad de prensa, cortó toda clase de comunicaciones. Démosle gracias a los comunistas que tanto les gusta el comunismo...

Por nuestra parte llevamos todo con resignación cristiana. Apareció la mujer, eso sí, echando la bronca por anticipado, y después nos hizo unas gachas. Los pobres nos conformamos con cualquier tontería. No es más el que más tiene sino el que más se conforma con lo que tiene. Los problemas al saco que ya está lleno. Y así somos muy felices, aunque damos mucha envidia, pero qué se le va a hacer...