Italia es lo único Paìs europeo que tiene un Gobierno sin gobernar. Es una de las paradojas tipicamente italianas.

El señor Conte no es diputado ni senador. Es un profesor universitario desconocido para todo el mundo y jamas sometido a una prueba electoral o a una elección interna de partido. Cuando llegó a la Presidencia del Consejo todo el sistema informativo italiano ingresó en una fiesta sin fin, para celebrar un hombre valiente, capaz, lindo, competente, cultivado. Una verdadera apoteosis.

Ahora, precisamente en estos dias, l’Italia está frente a su hora de la verdad. El Gobierno del señor Conte ha producido una fracaso dramático por la gestión de la emergencia sanitaria y de la economía.

Ocho millones de estudiantes no tienen una escuela digna de su nombre. Ciento cincuenta mil empresas, sobre todo las pequeñas, han cerrado. Y, a este momento, no es cuantificabile el numero de los trabajadores que han perdido su trabajo. Sectores muy importantes de la economía nacional están muriendo de asfixia (turismo, restaurantes, bar, taxi, transportes urbanos). El bloque obligatorio de las personas en sus casas no permite una normal circulación del dinero. La economía en general esta deprimida y sin posibilidades de una veloz recuperación.

El sistema sanitario italiano a colapsado casi en toda la peninsula y cuando la pandemia estaba en los primeros momentos de su expansión (exactamente el año pasado) el señor Conte y los colaboradores mas próximos hablaban cada día del “sistema sanitario mellor del mundo, un exemplo para todo el pianeda”.

La realidad naturalmente era y es muy diferente y los italianos lo han dicho en miles de manifestaciones en las calles, organizadas sin partidos y sindicatos para protestar espontaneamente contra las autoridades incompetentes que están masacrando el Paìs.

La Europa actual que tiene en sus cargos-llaves personas militantes y dirigentes del mismo Partido democrático (los comunistas que han cambiado camiseta pero absolutamente no han cambiado su cultura politica): el comisario europeo por la Economia, Paolo Gentiloni, que, hijo de una familia aristocrática romana, tiene un pasado de activista extraparlamentario rojo, después de ministro de la Comunicación en el Gobierno de Romano Prodi, al fin de presidente del Consejo siempre de un Gobierno de izquierda; el presidente del Parlamento europeo David Sassoli, periodista del primer telediario italiano, siempre militante de la izquierda extrema de origen cristiana confluida con los comunistas en el Pd. La Europa de la senora Ursula von der Leyen ha dicho sì al dinero por Italia (mucho, sin duda), porque es un dinero en préstamo, que serà restituido a quien lo emite. No es un regalo gracioso por un Paìs desesperado, come dice el Gobierno de Roma y la prensa italiana suia amiga (caso toda).

Otro poder fuerte que apoya Conte es este Vaticano de hoy. El secretario de Estado, card.  Parolin, su comando del señor Bergoglio, ha llamado a parlamentarios de los pequeños partido centristas para “invitarlos” a votar en favor del Gobierno. Y lo mismo muchos obispos que el sur, el territorio nacional han llamados diputados pequenos locales qui tienen miedo de no eser nuevamente eligidos si la Italia va a votar. Un chantaje verdadero a la sombra de la Cruz de Cristo.

Tercer poder fuerte, la francmasonería. El Gran Oriente d’Italia esta trabajando muy intensamente para hacer sobrevivir este Gobierno. 

Y los Servicios secretos mas politizados del sur  de los cuales esta reunido el competente Comitado del Parlamento (el Copasir es su nombre) para conocer elementos reservados qui seran securamente secretatos.

L’Italia no es mas un laboratorio politico, como a menudo ha hecho en su historia. No, ahora l’Italia politica es devenida un mercado en el cual el poder, todo el poder, esta ofreciendo favores, dineros, cargos  importantes a diputados y senadores sin alguna moralidad para obtener sus votos y sobrevivir.

L’alternativa a este espectaculo immundo son las urnas, como quiere la Democracia. Pero hoy los “democratas” tienen un medio colossal de las urnas y de la victoria de las derechas unidas y dicen un rotundo NO propiamente a la Democracia.

¿Que esto sia un golpe de Estado?