Entrevista a Giovanbattista Fazzolari, senador de la República Italiana y responsable del programa de Fratelli d'Italia.

En primer lugar, me gustaría preguntarle por los resultados de dos elecciones, la aplastante victoria de Viktor Orbán en Hungría y la segunda vuelta de las elecciones francesas. ¿Cuál es su valoración de ambos procesos?

Orban ganó las elecciones por quinta vez (la cuarta consecutiva) porque logró defender los intereses del pueblo húngaro y porque tuvo un buen desempeño económico. Un hecho que Europa debe tener en cuenta, en lugar de demonizarlo como ahora. Por otra parte, las elecciones francesas marcan el fin de los dos partidos que han dominado la Unión Europea en las últimas décadas, el Partido Popular y el Partido Socialista. En Francia, los partidos que hacen referencia a estas dos grandes familias políticas europeas no llegaron a la segunda vuelta y, además, obtuvieron el resultado más bajo de su historia. Este hecho tendrá sin duda grandes repercusiones en el resto de Europa.

Ha escrito un artículo sobre el valor de los soldados ucranianos cercados en Mariupol. ¿Nos está recordando Ucrania la importancia del patriotismo?

Ucrania está dando una gran lección a todos los pueblos europeos. Estamos tan acostumbrados a la libertad, la democracia y la paz que no las consideramos logros sino derechos, que hay que reclamar y no defender. En cambio, el pueblo ucraniano nos recuerda lo valiosas que son estas conquistas y lo importante que sigue siendo el sentimiento nacional. Los patriotas ucranianos nos recuerdan que la independencia y la libertad de la patria hay que defenderlas a cualquier precio, incluso con la vida.

¿Qué opina de las medidas de la UE, incluido el gobierno italiano, ante la invasión rusa?

Creo que es lo mínimo que la UE podía hacer. Afortunadamente, esta vez la UE actuó rápidamente para imponer dichas sanciones y enviar armas a los combatientes ucranianos. Sin embargo, lo que muchos no entienden plenamente es que no se trata sólo de defender a un pueblo atacado, sino también de defender la seguridad de los propios Estados de la UE.

Fratelli d'Italia es, desde hace tiempo, el primer partido de Italia según las encuestas, superando al PD y aumentando su distancia con respecto a La Lega. ¿Dónde están las claves del éxito de Fratelli d’Italia?

Sobre todo, la seriedad y la coherencia del mensaje político de Fratelli d'Italia. En una época en la que los partidos persiguen a la opinión pública y creen que su trabajo consiste en adivinar qué posición política producirá más apoyos, Fratelli d'Italia antepone sus propias ideas y programas políticos a las modas y las encuestas. Fratelli d'Italia siempre ha tenido las mismas posiciones en todos los temas importantes, lo que atrae cada vez más a los italianos, cansados de la mala política de los últimos años. Todo ello se ve enormemente reforzado por el liderazgo de una dirigente como Giorgia Meloni, con una capacidad política y de comunicación muy superior a todas las demás de la escena política italiana.

Pude escuchar a Giorgia Meloni en Madrid, su discurso fue claro y contundente. Usted ha estado a su lado durante muchos años, desde los tiempos de Alleanza Nazionale, ¿cuánto hay del carácter de Giorgia Meloni en FdI?

Fratelli d'Italia nunca habría existido sin Giorgia Meloni y el éxito del partido se debe en gran medida a ella. Es cierto, hoy Fratelli d'Italia tiene la fuerza, la personalidad, el carácter y la determinación de su líder. Una extraordinaria simbiosis que hoy hace que Fratelli d'Italia y Giorgia Meloni aparezcan como una sola entidad.

Fratelli d’Italia tiene una estrecha colaboración con VOX, en ECR, y con otros partidos patriotas. ¿Estamos más cerca de la creación de un gran grupo soberanista en Europa, o la guerra en Ucrania ha abierto una brecha entre los patriotas europeos?

Hay una gran afinidad entre Fratelli d'Italia y VOX, a los que consideramos nuestros primos españoles. A menudo me sorprende leer las declaraciones de los miembros de VOX, porque suenan como las que podrían hacer nuestros líderes políticos. Está claro que, a veces, puede haber matices de opinión, según lo que uno considere de interés nacional. En cuanto a la guerra en Ucrania, es importante decir que ECR, el Partido de los Conservadores Europeos, está claramente en defensa de la libertad y la soberanía de Ucrania, contra el imperialismo neo-soviético de Putin. Estos nuevos retos de la historia pueden ser un factor decisivo para acelerar la realización de un amplio sentimiento de los pueblos europeos para redescubrir los valores conservadores y la soberanía nacional.

Los actos vandálicos contra los monumentos a las víctimas de las foibe, los miles de italianos asesinados por los partisanos comunistas de Tito, son tristemente frecuentes. ¿Cómo es posible que una parte de la izquierda sigue negando o minimizando este genocidio?

La ideología comunista se basa precisamente en la negación de las nacionalidades y las afiliaciones nacionales. Los italianos de Istria y Dalmacia, que siguieron defendiendo su italianidad a pesar de la violencia de los partisanos de Tito, representan para los comunistas la negación de todas sus certezas ideológicas. Por eso, su odio sigue ensañándose, tantos años después, incluso con los mártires de las foibe.