No ganó el diablo que es lo peor, pero ganó su primo que le obedece. Así será mientras el imperio del mal nos siga destruyendo. Es la sensación que nos dejó la mayoría absoluta de Rajoy, cuando siguió al dictado a ese ser diabólico y perverso de ZetaP, que no ha parado de hacer daño, a la moral, a la inteligencia y a la razón. Si Moreno Bonilla, que con su mayoría absoluta nos recuerda todo esto, sigue los esquemas, y va a hacer algo semejante, pues no derogará ni la ley de memoria historia en Andalucía. Es incomprensible cómo los políticos alzados al poder son incapaces de ver la realidad. Mientras el diablo lo huela con miedo lo mantendrá atenazado. Bonilla va a ser flojo y pieza fácil ante la perversidad de corrupción a que se enfrenta. Contra el diablo la lucha debe ser frontal y encarnizada si no habrás perdido el tiempo que es lo que el más aprovecha. Una lucha a muerte porque bien sabemos que mientras Judas esté con vida no habrá paz sobre la tierra.

Todos los problemas los creó la izquierda y sus líderes culpando a la derecha como es su natural. Mientras esas malas hierbas no se arranquen de raíz seguirán con su revolución que es el modo de vivir y justificar sus aberraciones. Rajoy con sus cojonazos que revientan la paciencia a Santo Job, solo hizo que regar y con cuidado a no molestar el jardín de las malas hierbas que nos dejó de herencia al poner pies en polvorosa. No habremos hecho nada ni ganado un espacio para La Paz, la justicia y el progreso sino se adoptan medidas drásticas. Así como estamos solo puede aumentar el comunismo que ya tenemos, porque si esta ruina económica y moral que sufrimos no es el comunismo que baje Dios y lo vea. Al español le gusta decir, pelitos a la mar y olvidar su pasado y cómo la izquierda se hizo con el poder para ya no soltarlo. En 2004 organizó el gran atentado, el conocido 11 M, cuando se veía que volvía a ganar la derecha, dicho sea de paso, la derecha trabajadora que no piensa en otra cosa. Subió al poder ZetaP con la ETA de por medio que ahora tiene Pedro Sánchez en el poder con el, tras proponerse superar a ZetaP que ya superó con creces. El 12 M, con una España bañada de sangre se apresuraban en limpiar los vagones siniestrados con acetona para borrar y que no aparecieran las huellas del explosivo por ninguna parte; después organizarían todo un entramado delictivo para hacer desaparecer hasta el mínimo vestigio del atentado.

Que Moreno Bonilla venga olvidando que tras la epidermis de su piel tiene un cáncer peligroso, es como querer construir una casa sin cimientos. Bonilla puede convertirse en un florero para adornar la casa. Pero si nos morimos de hambre y desesperación nos sobran las flores. Es un hombre bueno pero difícilmente le meta mano al origen del problema, a las toda esa gentuza de izquierdas en el poder que por sus delitos debe ingresar en prisión cuanto antes. Ganó las elecciones por su serenidad, pero no solo de pan vive el hombre. Por la falta  de la misma  serenidad se redujeron las expectativas de VOX, teniendo más razón que un santo. Lamentable que Macarena Olona que se quedó en los huesos no haya recibido mayor merecimiento. Santiago Abascal dijo que el resultado había sido bueno para España y, por tanto, lo era también para su partido, aunque fuera consciente de que se quedó lejos de las expectativas. Sin el arranque, determinación y políticas de VOX no haremos nada con los enemigos de España en el poder que no respetan ni la democracia que implica el perder que no reconocen, y son la personificación del maligno. Amenazan todos los días que no permitirán que la derecha vuelva a gobernar y afirman como su líder Francisco Largo Caballero: "nosotros lo que decimos lo cumplimos" y así fue cuando nos llevaron a la guerra civil. No hay que tenerles miedo sino estamos perdidos, pero tampoco trato alguno con ellos, sino distancia infinita como dice Abascal. Mientras más lejos del diablo más cerca de Dios. Eso sí, sin justicia no se puede vivir: y por la justicia que ahora mangonean ellos deben pasar estos sin vergüenzas. Fue sincero Moreno Bonilla al reconocer que VOX es el partido que mejor señala los problemas. Cierto, pero ahí se queda todo. Gracias a VOX está hoy donde está, pero no le ha hecho ni el mínimo caso, de lo que este partido está dolido. VOX es más que un partido político, es la base sobre la que se sustenta un movimiento de opinión y modo de ser. Un movimiento de personas normales y honestas que cristalizan en el noble deseo de amar a su Patria.

--