Antes de comenzar con el artículo quisiera decir a mis lectores que lean bien mis artículos. He tenido varias críticas por parte de ellos, furibundas algunas, por que no los han leído bien y me achacan cosas que no decía. Lo peor es que pensamos de idéntica forma y esos ataques no tiene sentido alguno cuando la lectura precipitada ha llevado a estos señores a conclusiones erróneas sobre lo expuesto.
 
Una vez dicho esto vamos al artículo de hoy. He elegido este tema debido a cierta desmoralización entre los camaradas debido a los malos resultados electorales en Madrid. A estos yo les digo que en toda Europa se van imponiendo poco a poco los partidos verdaderamente patriotas.  Así que tarde o temprano la ola llegará a España y será nuestra oportunidad. 
 
Ante la falta de pulso vital en Europa y la invasión silenciosa que sufrimos la gente ha abierto los ojos y ha reaccionado. No se por qué aquí estamos tardando tanto en hacerlo, siempre vamos con retraso, pero no les quepa la menor duda de que estas corrientes llegarán a España y tenemos que estar preparados para ese momento.
 
La invasión es evidente, y el desánimo ante el presente del continente también. Graves problemas como la despoblación y la falta de vigor industrial contribuyen a hacerlo más lacerante aún. Nuestros vecinos del Norte ya han reaccionado. Múltiples partidos patriotas andan por el 30 por ciento de los votos. Y la cosa va a más. Por ello hemos de trabajar más que nunca en pos de nuestros ideales.
 
Los problemas europeos aún son más graves en nuestra patria. Una despoblación y una desindustrialización atroces nos están llevando a la ruina como país. Llega el momento de hacérselo ver a la gente para unirnos a nuestros vecinos del Norte en la búsqueda de caminos de gloria que devuelvan a Europa un lugar prominente en el mundo junto a los gigantes chinos, useños y rusos.
 
Esa es nuestra misión, impedir que la raza blanca se diluya en el mestizaje racial y religioso. A fin de evitar futuras guerras civiles hemos de reaccionar ahora que estamos a tiempo. Hablo con la gente en los bares y veo que la fruta aún no está madura pero que ya van abriendo los ojos.
 
Por una Europa blanca y cristiana y por una España libre de minaretes hemos de ponernos las pilas. Son necesarias políticas de natalidad y de protección de la familia si queremos un continente rejuvenecido y que no se diluya en el maremágnum de razas invasoras. La media de edad es terriblemente alta y hay que poner remedio a eso.
 
Así que camaradas, no os preocupéis. Inasequibles al desaliento esperemos el despertar de la clase obrera a quienes solo se les conceden derechos vacíos de contenido y no lo fundamental, un puesto de trabajo digno.
 
Llegará nuestro momento sin lugar a dudas. En mi libro Contra la despoblación ( Europa en la encrucijada) trató este tema en la segunda parte del libro con mayor amplitud. Así que si pueden echenle un vistazo. Se vende en bubok.es/libros/259267 y el formato digital solo cuesta dos euros. Ahí analizo los problemas de envejecimiento del continente y las vías de solución. El tema es apasionante y urgente así que no se lo pierdan.
 
El día está lleno de nubarrones que no invitan al optimismo. Pero pronto llegará el sol de Mayo. No nos dejemos caer en el abatimiento. Nuestros vecinos del Norte aún esperan mucho de nuestra España y hemos de liderar la regeneración y el desarrollo industrial para ponernos a ese nivel de país fuerte y líder, que es el que nos corresponde.
 
Llegan los tiempos en los que el dinero dejará de mandar y de paso a un nacionalismo europeo vigoroso que afronte los múltiples problemas que padecemos. Aprovechemos esta ocasión en España también. Mis amigos patriotas franceses e ingleses nos envían ánimos y nos dicen que esperan mucho de nosotros. No les defraudemos.
 
Y ya termino. Voy a ver una de mis parcelas para ver si puedo plantar una viña allí. Quiero hacer vino. Para autoconsumo en principio. Y si me saliese una cosa de calidad iría pensando en ampliar la producción. Es uno de mis proyectos para combatir la despoblación del pueblo. Ojalá todos los españoles y europeos tomemos conciencia de la sagrada misión que tenemos para con nuestro solar y múltiples proyectos se sumen a este para dinamizar nuestra economía.
 
Llega el momento de ver que podemos hacer por nuestra patria. Yo no lo dudo. Apoyar a FE-JONS en la lucha por una España y una Europa blancas, cristianas y líder del mundo actual.  Los demás partidos pronto se quedarán viejos y pasarán al recuerdo de la ignominia que nos están trayendo con sus políticas suicidas y de la muerte.
 
Por ello les ruego un esfuerzo suplementario en estos tiempos todavía adversos pero que pronto se acabarán. Llegará la alegría y el gozo de sabernos poseedores de unos valores y unas formas de vida que llevaron al continente a conquistar el mundo no hace mucho tiempo. Somos los líderes de la humanidad y tenemos que ser conscientes de ello y obrar en consecuencia.