Nacionālā Apvienība (Alianza Nacional) es un partido nacionalista letón que participa en la coalición de gobierno al frente del país desde 2018 (NA ha formado parte de los distintos gobiernos desde 2011). El partido tiene 13 de los 100 diputados presentes en el Saeima (parlamento) y dirige el ministerio de Agricultura y el de Cultura.  En el parlamento europeo, NA tiene 2 eurodiputados (de los 8 que corresponden a Letonia) integrados en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, el mismo al que pertenecen VOX y el polaco Ley y Justicia.

Kristaps Gulbis trabaja en el Saeima como secretario parlamentario, es miembro de la junta nacional del partido y el líder del ala juvenil de la organización, y es uno de los candidatos de NA en las elecciones municipales que se celebrarán en Riga el próximo sábado.  

El gobierno municipal de Riga fue disuelto en febrero por el gobierno letón debido a una crisis con la recogida de basuras, sin embargo, los problemas venían de meses atrás, con los arrestos y registros provocados por los escándalos de corrupción del alcalde, Nils Ušakovs, del partido Armonía. ¿Cómo pudo ocurrir esto?

Como ha dicho, el problema no fue tan trivial como un escándalo por la recogida de basuras. La coalición gobernante, compuesta por “Armonía” y “Honor de servir a Riga”, ha tenido el control de las “llaves de Riga” durante 10 años. En estos 10 años se ha generalizado la corrupción sistemática provocada por estos dos poderes y, si examinásemos cualquier institución de la ciudad de Riga, sería difícil encontrar un solo lugar libre de indicios de mala gestión, corrupción o mala praxis. Afortunadamente, en abril de 2019 el ministro de Protección del Medio Ambiente y Desarrollo Regional encontró un motivo para destituir de la alcaldía a Nils Ušakovs, debido a un escándalo de corrupción que se remontaba a 2017. Esto condujo a una especie de caos político en el ayuntamiento de Riga que inició una serie de acontecimientos que llevaron a la disolución del ayuntamiento en 2020.

Estas elecciones se pospusieron debido a la crisis del Covid. ¿Cómo se está enfrentando Letonia a esta epidemia?

En resumen, diría que hemos logrado manejarlo bastante bien. Por supuesto, tuvimos nuestras dificultades, el estancamiento económico entre otras cosas, pero en general encajamos bien el “golpe principal” y estamos en una senda rápida de recuperación. Una síntesis de nuestra situación lo representa muy bien el hecho de que los estados Bálticos, incluyendo a Letonia, han tenido un número muy bajo de contagiados y fallecidos, además del hecho de que hemos podido reabrir nuestras fronteras y reiniciar las actividades económicas entre los tres países, creando una especie de “burbuja”. Respecto a las elecciones en el ayuntamiento de Riga, pese a que muchas de las actividades diarias y el conjunto de la industria del entretenimiento han logrado recuperarse y reintroducir bastantes actividades sociales y una cierta sensación de un estilo de vida normal, se calcula que la participación en las elecciones municipales será más baja de lo habitual debido a que la población sigue aún escéptica y prudente respecto a su salud.

En Letonia, muchos definen al partido Armonía como “el partido del Kremlin”. ¿Podría explicarnos que significa esto? ¿Y cómo afecta a la composición del gobierno nacional y municipal en Letonia?

La verdad es que es bastante sencillo. Diría que desde el mismo momento en que se creó el partido tuvo lazos con el Kremlin y una especie de misión para aumentar su influencia en Letonia y rusificar todo el país, minimizando la importancia y significado del idioma, cultura e identidad letonas. Desgraciadamente, han tenido bastante éxito y logrado manejar las riendas de la capital de Letonia durante más de 10 años, y solo muy recientemente han “cortado” oficialmente sus lazos con el partido gobernante en Rusia. Muchos lo han considerado como un último intento para mejorar la opinión pública, pero extraoficialmente aún mantienen su cooperación. En todos los municipios en los que hay un alcalde de Armonía podemos observar una situación similar a la creada en Riga. Respecto al Saeima y al ámbito nacional de la política letona, puedo decir con orgullo que Alianza Nacional ha servido siempre como un muro natural que ha mantenido a Armonía fuera de la coalición gobernante, impidiendo que influya en las políticas y decisiones del estado.

NA cuenta con 5 de los 60 concejales de la ciudad de Riga. ¿Qué es lo que espera de estas elecciones? ¿Cuáles son los objetivos principales para la ciudad de Riga?

Honestamente, creo que lo más importante es que seamos capaces de formar una nueva coalición de gobierno sin la presencia de Armonía. Hay mucho que hacer en Riga si esperamos revertir todos los daños hechos al municipio. Por supuesto, es difícil predecir el futuro y cómo será la situación después de las elecciones, pero tengo esperanza en que los partidos centrados en Letonia puedan “sentarse en una misma mesa” y elaborar una estrategia sobre cómo podemos restaurar nuestra capital a un estado en el que cada ciudadano que la habite esté orgulloso de llamar a Riga su hogar.

Una polémica que viene de muy atrás es la del monumento al Ejército Rojo. Levantado en 1985, se trata de un obelisco de 79 metros de alto que muchos consideran un insulto y un símbolo de la reocupación de Letonia. ¿Hay algún plan sobre qué hacer con este monumento en el futuro?

Si, el monumento al Ejército Rojo, localizado casi justo en el corazón de Riga, ha sido un problema duradero para nosotros. El significado original de todo el área y el parque era para conmemorar y celebrar la victoria de Letonia en nuestra guerra de independencia. Desgraciadamente, después de la segunda guerra mundial, esta zona de la ciudad fue convertida en un monumento al Ejército Rojo, que de hecho ocupó y trajo la represión a la nación letona, en lugar de liberarla o ayudarla. Por lo tanto, es un asunto espinoso para muchos letones porque nuestro “parque de la victoria”, que se suponía que sería un símbolo de nuestra lucha por la independencia, nos ha sido arrebatado y reformado en un símbolo de celebración para las fuerzas ocupantes. Ha habido diferentes planes con respecto al monumento; eliminarlo por completo, llevarlo a un lugar diferente, añadir señales que informen sobre su significado real… Pero aún no se ha tomado ninguna acción real, y espero que en un futuro próximo seamos capaces de resolverlo.

Letonia, junto con Lituania, se has ofrecido para servir como un mediador con Bielorrusia bajo la condición de unas nuevas elecciones, pero la situación está lejos de resolverse. ¿Qué cree que sucederá en Bielorrusia? 

En mi opinión, es demasiado pronto para hacer conjeturas claras o directas. La situación en Bielorrusia se está transformando y tomando nuevas formas cada día. Pero lo que es evidente es que el pueblo bielorruso no está contento con su situación y lo que está pasando en su país. Apoyo el hecho de que la libertad de expresión y el derecho a votar y a elegir tu futuro son un derecho humano que no puede ser ignorado o arrebatado violentamente. Por lo tanto, es encomiable que hayamos mostrado este apoyo y presteza para ayudar a Bielorrusia y celebrar unas nuevas elecciones, de modo que el pueblo de Bielorrusia pueda construir su país de la forma que considere adecuada.

Image