Y ahora, a por ellos

Después de trascender el contenido de tan luminosos auto, la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (Odecma) de Ica, sita a uno 400 kilómetros al sur de Lima, abrió una investigación preliminar a los magistrados que suscribieron esa resolución. El objetivo de la investigación es recabar los elementos que ayuden a determinar la existencia de presuntas irregularidades cometidas por los jueces.

Y, tras abrirles algún chanchullero expediente, tarde o temprano, temprano más bien, a la puta calle. Pues nada, en el ínterin, aguardando en España que algún ropón español tenga algo de coraje o decencia o decoro y nos sorprenda con alguna resolución de similar tenor. Ains, los imposibles, mejor dejarlos a un lado. En fin.