Una gran multitud de coches con banderas de España y cláxones han sido la contundente protesta contra Sánchez. Vox ha colapsado este sábado Madrid y la mayoría de capitales de provincia con la primera manifestación multitudinaria en coche contra el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos con el objetivo de exigir la dimisión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por su "criminal" gestión de la crisis del coronavirus.

Vox se ha lanzado a las calles a capitalizar la ola de indignación por las consecuencias de la crisis sanitaria y económica y con las caravanas de vehículos por todas las capitales de provincia intenta arrebatar la bandera del descontento social al PP para liderarla.

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha celebrado el éxito de las concentraciones y ha pedid a los ciudadanos aumentar la presión de las calles contra el Gobierno. "Adelante, recorred hasta el último rincón y que suenen vuestras cacerolas en cada calle y en cada plaza", ha reclamado durante un discurso difundido por Youtube y la radio.

Tanto Abascal como los principales líderes nacionales de Vox han encabezado la caravana de vehículos en Madrid a bordo de un autobús descapotable con mascarillas, banderas de España y un gran eslogan de Gobierno dimisión. Con el líder de Vox han estado Javier Ortega Smith, que reaparecía en público tras salir por segunda vez del hospital; Iván Espinosa de los MonterosRocío Monasterio y Macarena Olona. Además de algunos de los principales asesores de Vox, como Kiko Méndez-Monasterio.

"La pulsión de la libertad es imparable", ha advertido Abascal, que ha pedido a los ciudadanos que se mantengan en las calles "con todas las medidas sanitarias y de sentido común" para "proteger a España frente a los que la quieren despedazada, pobre o encarcelada".