Cara Polla en Twitter. "En solidaridad con el pueblo afgano y especialmente con las mujeres en garantía de sus derechos, el Ayuntamiento de Madrid iluminará esta noche (ayer lunes) la Cibeles con los colores de la bandera de Afganistán". La pésima progresía - caviar, pepera, caníbal...- no tiene neurona alguna en ese bolo bolón que se hallaría encima de sus hombros. Los amos globalistas, entre otros de Cara Polla, han entregado Afganistán a China y ahora anhelan traer refugiados a España. Y al resto de Europa. Y, pucheritos mediante, hipocritones, se preocupan por las restricciones de las libertades contra las mujeres afganas, cuando llevan un año y medio consumando un atroz y salvaje liberticidio - también contra las mujeres - en todo el planeta con la ridícula  excusa de un virus inexistente. A ver si reventáis de una puta vez.

Primer asalto: ¿vencen los talibanes o los globalistas?

Ya saben, mientras los talibanes ocupan Kabul y arrasan Afganistán, la geoingenieril ONU diciendo que “la ropa no tiene género”, además de proseguir con sus antihumanas falacias sobre el pufo climático. Y muchas gracias, desde luego, también, a los globalistas fabricantes de armas, siempre vencedores. Afganistán jamás fue mi guerra. Esta es su guerra, no la mía. Y el ejército español, desde hace 20 años, dando lecciones de "democracia" en el país asiático al servicio de la terrorista e infame OTAN. Memento abril 2013, una de tantos horrores: “Un bombardeo de la OTAN mata a diez niños y una mujer en Afganistán”.

El delirante y patético feminismo, mientras, descompuesto, queda perfectamente retratado. Los globalistas aprovecharán la crisis para promover el efecto llamada. Y esperando con genuino interés la declaración conjunta Biden-Sánchez sobre Afganistán rebuznando que “no vamos a dejar a nadie atrás”. A los fabricantes de armas y a la FARMAFIA del opio, mucho menos. Veinte tacos después y muchas toneladas de amapolas/opio/jaco que nadie sabe quién se las ha llevado y para qué exacta finalidad.

¿Soberanismo versus globalismo?

La llegada, de nuevo, de la atroz teocracia talibán, rotunda y aplastante resquebrajadura de la tiranía globalista, Desestabiliza, de momento, PLANDEMIA mediante, los macabros bosquejos de los mundialistas en su totalitario afán de control total y sumisión planetaria. Siempre será un deber moral (y político) decirle a los despóticos  poderes mundialistas que devuelvan autonomía y autogobierno y soberanía a los pueblos.  Basta ver lo que el globalismo ha logrado hacer en España para saber que ni Afganistán ni Alemania ni ningún pueblo se merecen una (injusta y absurda) intervención/ocupación militar.

El fin del narcoestado afgano parece no sentar nada bien a los globalistas y también, por desgracia, a muchos liberal/conservadores - insensibles al horror del intervencionismo “humanitario” - contra la libertad de cada pueblo a expresarse y configurarse de la manera que estima más oportuna. Aunque no te guste. ¿ Soberanismo versus globalismo? División menos insensata que la de “izquierdas” y “derechas”. De todas formas, la única escisión válida: libertad contra tiranía.

¿Bienvenidos “refugiados” afganos?

Lo de la invasión hace veinte años de Afganistán, tras el auto-atentado del 11-S, devino brutal cachetada para muchos gringos medio dormidos, mesiánico instante donde se dieron cuenta que el funesto zurderío los achicharró irreversiblemente, cual tumor deviniendo metástasis con sus plurales y mortíferas estupideces como Black Lives Matter, la inicua teoría crítica y toda la corrupción y deconstrucción puerca que traen los globalistas satánicos.

En ese sentido, y en otros, el perdedor de las elecciones Loser Biden, le ha entregado militarmente Afganistán a los talibanes y van a provocar otra oleada de inmigrantes ilegales hacia Europa, como en 2015, tras la farsa siria, Obama e ISIS mediante. Y recordemos otra vez que Afganistán fue entregado a China - con sus relaciones de amor odio hacia el NOM de por medio - por los diabólicos globalistas: por eso han entrado los talibanes sin resistencia alguna. Ahora la segunda parte del plan,  como garabateé anteriormente, traer "refugiados". A España, por ejemplo.

El Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá. Marco Mendicino, ha anunciado la intención del país norteamericano de acoger hasta 20.000 refugiados afganos ante la “preocupante situación” en Afganistán por el avance de los talibán. El globalista majarón que desgobierna Canadá levanta la liebre, escasamente disimulada. Y, desde luego, aguardando a los refugiados climáticos. ¿ De Haití, para comenzar?

Mortal coda sobre Perro Sandez

Cum Fraude, mientras, quiere enviar a una muerte segura al mayor número de españoles. Llegó de Usa con nuevas órdenes del amo Soros. Hay que seguir asesinando con “vacunas” y enchironar a los no vacunados. Lo de Afganistán le podría venir al pelo. No sólo a Sánchez y PSOE sino a todos los partidos y políticos. Situación ambivalente, polisémicas lecturas, esperando expectante próximo y decisivo round. En fin.