Javier Negre es un periodista de investigación que en fecha 7 ene 2019 expuso en la cadena de radio Cope, en el programa de Carlos Herrera, los datos que había logrado reunir sobre la “industria” de las asociaciones feministas en Andalucía.

Para este trabajo de campo, Negre contó con la ayuda de la web “Ser hombre no es delito y se centró en el presupuesto andaluz de 2018.

Según su trabajo, «en el ejercicio del año 2018, el Instituto Andaluz de la Mujer manejó un presupuesto de 42,8 millones de euros, pero cuando se analiza a fondo y en detalle adónde fue ese dinero se observa que sólo 1,2 millones de euros de esos 42,8 millones se destinaron a la atención directa, es decir, a ayudar a las mujeres maltratadas, lo que sólo representa el 2,8% de ese presupuesto total (Más de 97 de cada 100 no se destinan a las mujeres víctimas del maltrato. Aclaración del autor). 

9,5 millones de ese presupuesto se fueron en los sueldos de sus 182 trabajadores, que rondan los 50.000 euros/año de media, y 12,2 millones se destinaron a gastos corrientes de ese organismo público. Gastos que van desde alquiler de oficinas, facturas de luz, agua, mantenimiento, seguridad, vestuario... Otro millón fue dirigido a inversiones en bienes inmuebles, en mobiliario, o incluso en aplicaciones móviles.

20 millones fueron para transferencias repartidas como sigue: 1,6 a las universidades andaluzas para que promoviesen “actuaciones en materia de género”, 8,5 a Ayuntamientos para “centros de información municipales” que atendieron a 120.000 personas, con lo que cada atención salió a 70 euros, 90.000 euros fueron al Ayuntamiento de Sevilla para “atención general”, 3 millones para la “potenciación del asociacionismo de mujeres”; 700.000 para “atención a la prostitución y tráfico sexual”, 200.000 para la “atención integral a mujeres inmigrantes” , 140.000 a UGT Y CCOO para “defensa legal en materia de igualdad entre mujeres y hombres”, 200.000 para el mismo motivo, aunque sin saber su destino, 39.468 euros para “actuaciones de formación” y otros 900.000 que no se sabe adónde van.

Pero las ayudas que son verdaderamente importantes, las que van directas a las mujeres maltratadas, quedan reducidas a 400.000 para “programas de atención social a las mujeres”, 660.000 para “ayudas económicas”, 190.000 en “atención psicológica a víctimas de la violencia”, 101.981 en “atención integral a mujeres víctimas de Violencia de género” y 253.785 euros en “atención especializada a menores expuestos a la violencia de género”. Estas ayudas, las únicas que son directas a las víctimas, suman, como se ha anotado al principio, sólo representan 1,2 millones de euros, esto es, el 2,8% de un presupuesto total de 42,8 millones. Mientras tanto, las asociaciones y federaciones feministas se llevaron 3 millones durante 2018 a los que habría que añadirles otras subvenciones de otros organismos públicos.

La Junta de Andalucía tiene registradas 2.200 Asociaciones Feministas y 55 Federaciones 55. Una red que representa a 270.000 mujeres. Red de organizaciones feministas que ha crecido en los últimos 4 años un 24%. Entre ellas, la Asociación de Apoyo al Lobby de Mujeres recibió 41.484 euros, la Federación de Mujeres El Despertar 19.600 euros, la Asociación Femenina Andaluza para el siglo XXI 8750 euros, la Asociación Femenina de la Subbética 6.880 euros, la Asociación “Páginas Violeta” 9.577 euros y así hasta más de 2.000.

Son asociaciones que fundamentalmente promueven la Ideología de Género más que dedicarse a erradicar la violencia doméstica» -concluye su investigación Javier Negre.

Fuente: https://www.cope.es/programas/herrera-en-cope/informe-negre/noticias/javier-negre-desmonta-laindustria-andaluza-ideologia-genero-20190107_327368