La semana pasada había salido el estudio de la Universidad de Cambridge que colocaba a España en el puesto número uno de los países peor gestionados en la pandemia.

Este estudio de la Universidad de Cambridge vendría a confirmar lo indicado en estudios anteriores, cuyas conclusiones apuntaban en la misma dirección. Recordemos que la Universidad de Oviedo había demostrado que el único responsable de la elevada tasa de mortalidad es el gobierno de Pedro Sánchez, y la autorización de la celebración de las marchas del integrismo feminista del 8 de marzo, a las que se animaba a la asistencia desde el propio gobierno  —y en las que estuvieron en primera línea las ministras del sujeto Sánchez—, y que, de no haberse celebrado, según concluye el estudio, y si se hubieron tomado medidas tan solo cuatro días antes,  se habrían reducido los casos a menos de la mitad.

Si retrocedemos al mes de mayo, podemos recordar que el gobierno de Sánchez no había tomado ninguna medida hasta la declaración del confinamiento (i.e. dictadura comunista) ilegal y anticonstitucional.

A nivel regional, el gobierno (también ilegal) de la Generalidad, había mantenido la actividad en los colegios, institutos, universidades, bibliotecas y archivos hasta apenas unos días antes de la imposición del confinamiento por el gobierno central.

La criminal negligencia del gobierno ha conducido a una situación que todos conocen perfectamente, y que ha dejado, según cifras oficiales de la administración, y que se niega a incluir en la cifra de fallecidos por Covid-19, más de 43.000 muertos.

Prescindiendo de frases grandilocuentes (e hipócritas) y llantos con lágrimas de cocodrilo, me limitaré a señalar que el llamado “funeral de estado” en honor a las víctimas, ha constituido un gran acto de cinismo, además de una burla con la memoria de las víctimas, así como con el dolor de sus familiares, precisamente por lo más arriba resaltado. 

SOCIALISMO = PARO, HAMBRE Y CORRUPCIÓN GENERALIZADA.

Resulta necesario subrayar que, el hecho de ser España el país donde el paro duplicará la media europea, no cabe ser atribuido únicamente al confinamiento. El único responsable de la elevada tasa de desempleo (en el caso del paro juvenil, ya en enero había ascendido hasta el 32,70 %, la más alta de Europa) es el socialismo; el socialismo del actual gobierno criminal, pero también el de todos los anteriores desde el primer gobierno de Felipe González, así como el de los gobiernos regionales de comunidades como Cataluña, Andalucía y Extremadura, donde en los últimos cuarenta años se han elevado los impuestos y la presión fiscal de forma constante. En Cataluña y Andalucía, además, se han montado a lo largo de ese período, sistemas de corrupción generalizada a todos los niveles, y en beneficio de las empresas (próximas al separatismo y al PSOE andaluz) dependientes de la adjudicación de obras públicas, y otros servicios al estado y a las administraciones municipales (y que, en sí mismo es corrupción), lo que ha convertido dichas regiones en unas de las más corruptas de Europa occidental. 

La hecatombe económica en la crisis.

Tras haber mentido a lo largo de casi dos meses sobre la situación real de la pandemia en España, sin siquiera haberse planteado medidas básicas, que de haberse tomado se habría podido frenar la expansión de contagios, y que, si se hubieron tomado en enero, tal como ha hecho Taiwán, la situación en España hubiera sido similar a la del país asiático; medidas esas que no exceden el cierre de fronteras, las distancia de 2m o las mascarillas obligatorias.

Lo que hizo el gobierno del PSOE fue la imposición de un confinamiento ilegal e inconstitucional (totalmente contrario a artículos como el 19 de la Constitución Española), que vulneraba los derechos más elementales, y que fue aprobado merced al apoyo de la oposición.

Huelga referir las consecuencias harto graves que ha acarreado la instauración de ese mal llamado “estado de alarma” para la salud mental de un gran número de ciudadanos, y por la gran angustia que genera una situación de esa índole.

Los resultados de la gestión del gobierno fueron los siguientes: aumento del desempleo en más de 280.000 personas en el mes de abril (el peor abril de la historia) y una caída del PIB del 5,2 % (la mayor de la historia de España des del Frente Popular), que podría llegar al 12,8 % en el cómputo del PIB anual.

De suerte que estamos ante la peor crisis económica desde la Guerra Civil (ambas provocadas por el PSOE, el partido causante de todas las crisis en los últimos noventa años). No obstante, todavía puede haber una relativamente rápida salida de la recesión. Simplemente hay que echar a Sánchez y los comunistas de Moncloa, y exigir al futuro presidente del gobierno que sea algo más valiente en las medidas económicas que el señor Mariano Rajoy.