Playboy le ofreció salir en sus páginas, a lo que la abogada dijo que no porque “era incompatible con su carrera como abogada”.

Pues qué creen…

¡Al final accedió a posar para el lente del conejito!