El pasado jueves 23 de junio, Identidad y Democracia, el partido político europeo al que pertenece, junto con otros partidos políticos de diferentes países, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen, organizó en Amberes una conferencia titulada “Nuestra Europa”. Nuestro colaborador, el periodista belga Lionel Baland, asistió la cumbre. 

El líder de Identidad y Democracia y eurodiputado del partido nacionalista flamenco de Bélgica Vlaams Belang, Gerolf Annemans, recibió a los invitados, entre los que se encontraban la ministra de Justicia húngara Judit Varga, el ex ministro de Finanzas de Estonia y presidente del Partido Popular Conservador de Estonia (EKRE) Martin Helme, el presidente del Partido de la Libertad holandés (PVV) Geert Wilders, el líder del partido Chega portugués André Ventura, Harald Vilimsky del FPÖ austriaco y el italiano Marco Campomenosi de La Lega. El presidente del Vlaams Belang, Tom Van Grieken, pronunció el discurso de clausura.

Marine Le Pen, que tuvo que permanecer en Francia por el avance electoral de su partido en la segunda vuelta de las elecciones legislativas, intervino a través de un mensaje de vídeo: “Pocos días después de esta hiriente derrota, Emmanuel Macron se apresuró a ir a Bruselas para promover su idea de revisión de los tratados, que incluiría el fin de la regla de la unanimidad, tal y como la formuló a principios de mayo en la clausura de la Conferencia [sobre el futuro] de Europa. Su balance en Francia es calamitoso y el de su presidencia del Consejo de la Unión Europea, que termina dentro de unos días, es igual de malo”. Y añadió: “Lo he anunciado esta semana, no voy a retomar la presidencia de la Agrupación Nacional que dejé cuando se inició la campaña presidencial. Tengo la intención de dedicarme plenamente a dirigir este poderoso grupo de la Asamblea Nacional para liderar la oposición frontal a Emmanuel Macron dentro del Parlamento. En los próximos meses se celebrará un congreso de la Agrupación Nacional que designará a mi sucesor, pero, por supuesto, podéis contar con mi amistad indefectible y mi participación activa, a vuestro lado, en la prosecución de nuestro trabajo común”.

Durante la cumbre se publicó la “Declaración de Amberes”. En ella, Identidad y Democracia afirma el valor añadido y la superioridad del concepto de soberanía nacional, y denuncia que, desde el Brexit, paradójicamente, se ha acelerado la centralización en la Unión Europea. Cada crisis es utilizada para ello: el coronavirus y, ahora, la guerra de Ucrania. Además, la Unión Europea ataca a sus propios miembros cuando se considera que se desvían de este mecanismo de centralización. Se intenta imponer la toma de decisiones por “mayoría cualificada”, en lugar de por unanimidad. Las fronteras de la Unión Europea también siguen siendo, según Identidad y Democracia, demasiado abiertas, mientras que los inmigrantes ilegales permanecen dentro de la Unión Europea. Esta última es sospechosa de querer utilizar la guerra de Ucrania para crear un ejército europeo. En consecuencia, Identidad y Democracia pide una intensa cooperación entre las diferentes fuerzas patrióticas y conservadoras de Europa con vistas a las elecciones europeas de 2024.

Declaración de Amberes

El continente europeo se encuentra sin duda en una encrucijada histórica. Mediante la “Declaración de Amberes”, el partido político europeo Identidad y Democracia quiere señalar el valor añadido y la superioridad del concepto de soberanía nacional.

La cooperación de los Estados miembros de la Unión Europea desde el Brexit se ha caracterizado, sobre todo y paradójicamente, por una amplia aceleración de la centralización y por el establecimiento de un estado unitario que reemplace a los Estados miembros. La UE aprovecha cada crisis para furtivamente reforzar y acelerar esta evolución. Este fue el caso de la crisis del covid y también parece ser el caso de la guerra en Ucrania.

La Conferencia por el futuro de Europa fue una representación teatral exagerada, como temía ID desde el principio. Pretendida originariamente para compensar el déficit democrático que resultó de la composición de la Comisión Europea en 2019, la conferencia resultó ser un enorme fracaso. Unos pocos cientos de ciudadanos fueron seleccionados para participar y sus reuniones fueron manipuladas y dirigidas hacia una serie de propuestas que son prácticamente una copia de los proyectos unificadores más ambiciosos del estado unitario de la UE. Por ejemplo el hecho de que las propuestas de migración emanadas por la Conferencia reflejaban en esencia, y a veces reproducían literalmente, las esbozadas en el Pacto de Migración 2021 de la Comisión, resalta esto como uno de los mejores ejemplos de que el resultado de la Conferencia ha sido guionizado y predeterminado.   

Posteriormente, esta conferencia dio a la mayoría verde y de izquierda liberal en el Parlamento Europeo la oportunidad de llamar a estas propuestas el único modo irreversible para la cooperación en el continente europeo. Así, estas propuestas contemplan, además de muchas otras cosas, listas trasnacionales, un ejército europeo y la abolición de la libertad de todos los Estados miembros. El partido ID rechaza estos resultados de la Conferencia y permanece centrado únicamente en la cooperación europea en la que todos los Estados miembros y sus pueblos conservan sus derechos. El énfasis debe estar en devolver el poder a los Estados miembros.

La Unión Europeo se ha embarcado definitivamente en la senda de la guerra declarada contra sus propios Estados miembro bajo el termino de neolengua del ‘Estado de Derecho’ y el denominado ‘mecanismo de condicionalidad’ que retiene los fondos europeos de los Estados miembros que se desvían de la estrategia unitaria antes mencionada. La democracia al nivel de la cooperación europea solo puede estar basada en el claro e inequívoco consentimiento de pueblos libres. Estos pueblos deben estar en el centro de esta cooperación europea y no ser una cuestión secundaria en una interpretación particular de principios, sobre todo legales, abstractos.

El Partido ID también señala que la Unión Europea está manteniendo las fronteras del continente abiertas de una manera cada vez más extremista. La Comisión Europea propuso recientemente un programa de ‘becas para el talento’ con países del Norte de África, pero también con países más lejanos, lo que reafirma la obsesión de la Unión Europea con todo aquello que pueda promover la inmigración masiva. Esto no solo va en contra de los deseos de la mayoría de la población, también está completamente en desacuerdo con el principio de subsidiaridad. El Partido ID rechaza cualquier propuesta para debilitar una política de migración basada en un control estricto de las fronteras externas y denuncia la presencia de migrante ilegales, que amenazan las condiciones laborales y fomentan los conflictos sociales, y se opone firmemente a la narrativa propagandística de la migración dirigida a convencer al público de los beneficios económicos de la inmigración masiva, sin considerar los costes sociales y de seguridad relacionados.

El Partido ID lamenta la guerra en el continente europeo que se inició después de que la Fderación Rusa invadiera Ucrania, un país con pleno derecho a su propia soberanía e integridad territorial. No obstante, ID teme que esta crisis será también usada abusivamente por la Unión Europea para la expansión de su poder, reforzando especialmente sus ideas previas relativas al ejército europeo como parte de la Unión Europea centralizadora. La Unión Europa está además echando la culpa descaradamente a esta guerra de las consecuencias de sus propios fracasos, como la inflación causada por la economía de deuda.

El Partido ID está readvocando una distinción clara entre Europa y la Unión Europea. Cada vez más, la Unión  Europea y su estrategia actual son la antitesis de Europa como un continente y como una unidad histórica de civilización que es complementaria a la identidad nacional de sus distintos pueblos.

Por estas razones, los miembros presentes del Partido ID asumen hoy, 23 de junio de 2022, los siguientes 8 principios.

Partido ID:

  • No se considera ligado de ningún modo a los resultados de la Conferencia por el futuro de Europa y la agenda política centralizadora que salió de ella.
  • Rechaza la introducción de las listas trasnacionales y la estandarización de las leyes electorales.
  • Reafirma que la cooperación europea debe continuar sobre una base libre y voluntaria y no puede ser reemplazada por la denominada mayoría cualificada.
  • Rechaza el ‘mecanismo de condicionalidad’ que busca obligar a los Estados miembros a seguir incondicionalmente la línea de la Unión Europea centralizada.
  • Se opone al establecimiento del denominado ejército europeo.
  • Rechaza la forma en que la Unión Europea está difuminando aún más las fronteras de Europa en una gestión de los derechos migratorios, en lugar de gestionar los límites geográficos del continente donde sus propios ciudadanos europeos están protegidos.
  • Sigue apostando únicamente por una cooperación europea en la que todos los Estados miembros y pueblos conserven sus derechos. El énfasis debe ponerse en la devolución del poder a los Estados miembros.
  • Pide una intensa cooperación entre todas las fuerzas patrióticas y/o conservadoras con vistas a las elecciones europeas de 2024