En Argentina el Día del Niño ha sido sagrado desde siempre. Uno de los más importantes del año donde los niños disfrutan de una jornada solo para ellos y con un juguete para celebrarlo. Ya no lo es más. Ahora es el Día de la Infancias, en plural, no infancia porque tampoco sería inclusivo. Infancia incluye a los niños, las niñas y les niñes (sic).

Así es amigos y a las pruebas de ello me remito. El domingo pasado, ex Día del Niño y ahora de las Infancias, durante la habitual rueda de prensa del Ministerio de Salud del Gobierno argentino apareció sentada junto a la secretaria de Acceso a la Salud la PAYASA FILOMENA anunciando las cifras y datos de muertes y contagios por el Covid-19. Si, no es broma. Y ahí estaba bromeando y cantando junto a los portavoces de Salud del Gobierno de los Fernandez y Fernandez.

Argentina, con unas restricciones de movilidad de más de cinco meses, es uno de los países del mundo más castigados por ello. La ruina debido al parón económico en un país en eterna crisis ya tiene consecuencias devastadoras. El lunes rompiendo el confinamiento de la cuarentena, millones de argentinos salieron a las calles de las ciudades y pueblos, con el único emblema de la bandera celeste y blanca.  Pedían por la libertad y en contra de la impunidad por la reforma forzada de una parte de la Justicia, que dejaría impunes graves delitos cometidos por la actual vicepresidente Cristina Fernandez de Kirchner y muchos otros funcionarios de su gobierno.

Sobran las palabras. Para muestra de lo que es la política surrealista he aquí el video de la rueda de prensa de la PAYASA FILOMENA:

Teniendo en cuenta su popularidad reflejada en los medios, murales, camisetas, tatuajes y demás merchandising, Fernando Simón debería ir tomando nota, ya que le sigue de cerca una poderosa competidora como LA PAYASA FILOMENA.