El Rey emérito Juan Carlos llegó como el “padre pródigo”, pero su vuelta parece haber sido apreciada sólo por los españoles que, sin ignorar  sus fallos, aun le quieren. El afecto no se debe ni puede prohibir por nadie.

¿Pidió permiso para venir a ver a su hijo? ¿Tenía que pedirlo? ¿Su programa se ajustó a lo hablado?¿El pueblo español tiene derecho a mostrar aprecio a su ex Rey? ¿El Rey emérito hace daño a la Monarquía o sólo es una excusa para dividir a la Monarquía, pieza a batir para la descomposición de España? ¿Frenan los defensores de la Monarquía del momento la descomposición de España? ¿Queremos una Monarquía sin España?

La defensa de la Monarquía Española no proviene de los aplaudidores del momento, cortesanos o fortunatos, ni de la casta política -partitocracia-, ni de Moncloa, ni de Zarzuela, ni del Ibex 35.  La mayor defensa de la Monarquía en España en el siglo 20 vino del Pardo, del General Franco que vió en ella la unión en la diversidad de los españoles, por encima de las divisiones y envidias, las mas de las veces provocadas por intereses espúreos de una política cortoplacista.

Tras un periodo de decadencia, pobreza y revolución, terminado en una sangrienta guerra civil y en el latrocinio de España, por los dirigentes republicanos socialistas y comunistas, y después de una política austera, sin plan Marshall y sin partidos politicos diferentes, España creció hasta llegar a ser la 6ª potencia económica mundial.

Transcurridos 47 años desde la muerte del General Franco, la democracia, que debía traer mas progreso, libertad y potencia exterior, fué traicionada desde los gobiernos centrales, chantajeados por los periféricos, alcanzando la mentira, corrupción y dekretura  en los distintos escalones de la administración del Reino de España niveles tercermundistas de republican bananera.

El Rey emérito fué, sin serlo, el principal Ministro de Asuntos Exteriores y Comercio del Reino de España. Las cuentas a rendir son tantas y por tantos, que las que algunos querrían que el Rey emérito rindiera serían transparentes ante imposiciones y explicaciones no dadas de :3% al 7%, EREs., PNV, ETA, Terra Lliure, 11M, golpistas, record de muertos por Covid 19 de corrupciones en Ayuntamientos, Autonomías, Estado, …)  “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra y..se fueron”.

El Rey Juan Carlos no debilita a España ni a la Monarquía, la debilitan los caraduras metidos a gobernantes dispuestos a tiranizar la moral, vida y hacienda de los Españoles. Asistimos al esperpento de delincuentes  morales e intelectuales pidiendo explicaciones.

Cuentan las anécdotas que el Principe Juan Carlos pidió a Franco consejos de gobierno y el Generalísimo le contestó que como Rey tendría que tomar sus propias decisiones diferentes, pues no podría gobernar igual que él. El Rey de todos los Españoles quedó en 1978 como Jefe del Estado pero desprovisto de poder, no como un presidente de la República.

No entraré en aspectos morales personales o familiares tan comunes, desgraciadamente, en nuestra sociedad. De nuevo “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra y..se fueron”.

Debilita a España e insulta a los Españoles la pitada consentida al Himno Nacional. Debilita a España y a los Españoles la imposibilidad de estudiar en Español en todo el territorio nacional. Debilita a la Monarquía la llegada a la Zarzuela de mercachifles con atuendo buscadamente provocadores que luego si asisten a festejos con atuendos correctos. Debilita a España eso y mucho más. Debilita a la Monarquía que después de la clara condena del Golpe de Estado por el Rey Felipe VI el Presidente de Gobierno ofrezca diálogo a los delincuentes. Debilita a la Monarquía los continuos desplante y prohibiciones desde Moncloa a la presencia del Rey Felipe VI.

El Rey emérito fue criticado desde las trincheras del Movimiento por quienes no aceptaron el testamento de su Jefe. Por otra parte aparecieron halagadores y aplaudidores que le regalaban el oido  y facilitaban la vida presumiendo de su proximidad, amistad e influencia algunos desde donde proviene ahora el fuego amigo.

La primera “trompa”-borrachera registrada de la historia fué la de Noé; cuenta la historia que hizo el ridículo bailando desnudándose por lo que sus hijos se avergonzaron de él. El Señor reprendió a los hijos.

En España, el Rey es la esperanza ante esta continua degeneración moral, económica y secesionista que empuja a la confrontación civil y fractura de España. Por eso queremos que se quieran en familia y que no hagan caso de los enemigos de España y sus altavoces corruptos y antiespañoles, que sólo buscan sin descanso romper España y convertirse en reyezuelos tiranos dekretadores medievales.

Diga lo que diga la cortesana en Londres y digan lo que digan las cortesanas gubernamentales en España, quien ha sido el primer Soldado de España será bienvenido a España, donde, mas allá de lujos materiales de su destierro, está su corazón.

Su vida se inició en el exilio y no debe terminar en el exilio para alegría de los enterradores soviéticos.

La lealtad a España, a través de la lealtad a la Monarquía, implica también la lealtad al Rey emérito que le dió continuidad en la reinstauración de la misma.