Exdiputada y expresidenta del parlamento balear, María Consuelo Huertas Calatayud presentó una propuesta no de ley para remodelar el IMAS (Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales) y encargar una auditoría externa de los dos últimos lustros. Desde ese momento, Xelo Huertas vivió una pesadilla.

Ridiculizada, vejada, humillada, padeció un tenebroso calvario. Repudio y acerbas críticas de sus compañeros, feroz acoso laboral. A Xelo le acusaron de demagoga, farsante, exagerada y alarmista. Loca, volada, conspiranoica, fantasiosa. Obviamente, Xelo tan solo rozó la superficie. Secreto a voces, ruidosamente silenciado.

Diabólicas y enredadas pirámides

Multitud de desaparecidos desde hace décadas, entre ellos miles de niños. Promoción sistemática de perversiones sexuales en las escuelas y más allá. El imponente negocio del narco. Prostitución, crías y mayores. Robos de críos, bebés incluidos. Snuff movies. Tráfico de órganos. El submundo de la adopción y de la acogida, otro sombrío hondón. Las tinieblas de los vientres de alquiler. Todo lo anterior, acrisoladamente aseadito a través del blanqueo de capitales, respetabilísimas entidades financieras mediante. Y paraísos fiscales, en lontananza.

Redes de (muchísimo) poder, trepando hacia a la cúspide de la pirámide. Mientras se asciende, metes tu conciencia en el congelador. Ganar mucho parné exige un gran coste colateral. Entrenamiento para ir, paulatinamente, transformándose en un jodido psicópata, introduciéndose poco a poco en extraños rituales.

Lobos y ovejas

Serpenteando la pirámide, visita a las denominadas iglesias de Satanás. Mujeres, muchas previamente secuestradas, en pelotas. Litros de alcohol y drogas ilegales. Aparentemente, bacanales y desfases de ricachones ociosos y payasos de manual.

Al final, el punto de no retorno, invitado a participar en rituales de sacrificio con críos. Amos del Universo conjurando contra el resto de la humanidad, tratando a ésta como si fuesen sacrificables y prescindibles ovejitas, parásitos inútiles, inservibles desechos. A su servicio. Para enriquecerse. O para otros menesteres.

En la locura siempre hay algo de razón

¿Pura majadería? ¿Pactos de sangre? ¿Chantajes mutuos? ¿Sanguinaria selección para empotrar a los más malvados en lugares de mucho poder e influencia? ¿Satanismo y MK Ultra pululando por ahí? Hilen sus sospechas, armonicen el rompecabezas, sean audaces. En fin.