El PNV, junto a Bildu, ha decidido sacar de la política a Vox, como si fuera el dueño de la democracia vasca; o, mejor dicho, confirmando que es el partido guía en el que se encarna la soberanía vasca según su teoría clásicamente sabiniana. 

Uno junto al otro, el árbol y las nueces juntos, han decidido dar la espalda a los debates sobre las propuestas que haga en lo sucesivo Vox en el Parlamento Vasco, por considerarlo un partido fascista, o, mejor dicho antisistema y no constitucionalista. Dicho eso por el PNV y su prolongación marxista es todo un honor para Vox y sus miles de electores, habida cuenta de los antecedentes de estos partidos hegemonistas que durante décadas han segregado y condenado al ostracismo a miles de ciudadanos de las Vascongadas y eliminado sus derechos civiles; por  acción directa mediante el terror o por complicidad activa o pasiva con ese espíritu que describe  la Dictadura del miedo en la monografía que  sobre Arzallus escribieron los periodistas José Díaz Herrera e Isabel Duran, o su extensión en forma de libro Los mitos del nacionalismo vasco, de la Guerra Civil a la secesión.

Es conocida la vinculación de algunos referentes fundamentales como el Lehendakari Aguirre con el Instituto de Coordinación interamericana de Rockefeller, cuya finalidad era introducir las políticas neocoloniales en Hispanoamérica, una vez rota y descompuesta por el  eje de la masonería y el interés anglo la acción civilizadora católica en lo que fueron las Españas que se volatilizó  por lo que el filósofo Gustavo Bueno llamaba la biocenosis colonial. ¡Qué casualidad! Exactamente como ahora en esta agresión brutal al espíritu de la hispanidad.  A ver si les suenan estas palabras a los burukides nacionalistas:  “Ynchausti ha ido a Nueva York a entrevistarse con Max Ascoli (un intelectual judío de origen italiano, hombre de confianza de Nelson Rockefeller) en el Instituto de Coordinación Interamericana de Rockefeller. Este instituto funciona de acuerdo con el departamento de Estado. Ynchausti regresa entusiasmado. Le han recibido bien. Ahora se acuerdan estos señores de lo abandonado que han tenido el terreno sudamericano donde la propaganda española es la que más daño causa”.  Palabras que  fueron escritas por Aguirre, que actuaba como servicio de espionaje al servicio de ciertos intereses.  Y se preguntan los autores del libro… “¿Qué estaba creando el ‘lehendakari-espía’ en Latinoamérica? ¿Una filantrópica empresa dedicada a ‘colonizar culturalmente’ a los nativos de América Central y América del Sur y a ponerlos al servicio de Estados Unidos, como deja intuir, o una auténtica y poderosa red de espionaje?” (Para ampliar esta información recomiendo el libro antes referidos de los mitos del nacionalismo.

 

            Es evidente que el PNV siempre ha jugado a la ambigüedad y la ambivalencia, pero me recuerda a aquel tonto de un pueblo cercano al mío que tenía el hábito de ponerse los jerséis al revés, con las costuras hacia fuera, y cuando se encontraba con alguien se reía de él porque no  lo llevaba bien, señalando su jersey a modo de ejemplo.    Busca estigmatizar a los demás como “fachas”, a arrinconarles y no se mira a sí mismo que con su trayectoria de cómplice de los que extorsionaban y expulsaban del “país” por no ser de su grey, mientras que con la boquita pequeña ayudaban a los que meneaban el árbol pues juntos conseguían lo que, efectivamente, han  logrado, que es la hegemonía cultural de la Euskadi sabiniana, consagrada por vía legal gracias a la complacencia y ayuda de partidos y políticos acomplejados o subsidiarios del “plan”; y la creación de un clima que impedía el pluralismo político.

 Y ahora quieren extender ese espíritu del comunista italiano Gramsci para lograr su revolución particular, con el descarado apoyo de un partido socialista que se ha desvelado como autor material de los planes de Soros. Todos ellos juntos y revueltos.  Y estos llaman facha a Vox.

 

            Así es como estos elementos contribuyen a reafirmar una democracia “consolidada” sobre la sangre de cientos de muertos, extorsionados y exiliados de su casa natal. Bienvenidos a una nueva democracia de nuevo estilo orgánico, con un “hombre nuevo”, vaciado de valores..

 

            Siguiendo así no sé si se consolidará un Estado constitucional que es un remedo famélico del que  se contempla en la Carta Magna; lo que sí sé es que se va a llegar a lo que Eleizalde, el discípulo de Arana, planteaba en su plan estratégico para implantar el nacionalismo en tierras vasconizadas. Vean y deduzcan:  “Las etapas que debe recorrer todo nacionalismo normal, y por tanto el nuestro, son tres, y por este mismo orden cronológico: Primeramente, la etapa social y cultural, en la que se va despertando y arraigando la conciencia de la nacionalidad renaciente. Esta es la etapa fundamental, la etapa de las escuelas, de las academias y ateneos, de las publicaciones científicas y literarias, de las cooperativas obreras, de los Congresos de Estudios, de las Semanas Sociales, etc. Viene a continuación, aunque sin cerrar la primera que sigue subsistiendo, la etapa política, durante la cual el Nacionalismo, por medio de sus representaciones parlamentarias y administrativas trata de incorporar a la vida pública el conjunto de soluciones estudiadas y elaboradas durante la etapa anterior. Esta segunda es la etapa de las elecciones, de los mítines políticos y de todo el movimiento que esta clase de actuación trae consigo. Finalmente y subsistiendo de las dos primeras etapas llega la final, la del triunfo completo y pleno dominio”. La efectividad de ese programa guía que se ha cumplido a rajatabla está fuera de toda duda. Lo tenemos a la vista.

 

            Eso… “Triunfo completo y pleno dominio”. ¿Quién es el facha; Vox o el programa nacionalista y sus ejecutores? ¿Quién es el facha, Vox o los herederos de los terroristas y los  que acuden solícitos a las demandas de excarcelación de los asesinos juzgados y condenados?

¿Quiénes son los verdaderamente totalitarios?

 

             Vayamos al libro de Gustave Le Bon de finales del siglo XIX, plenamente vigente hoy, La psicología de las masas. Solamente esta cita, aunque podría incluir muchas más si la extensión limitada de un artículo no me lo impidiera:

            “En determinadas circunstancias, y tan sólo en ellas, una aglomeración de seres humanos posee características nuevas y muy  diferentes de las de cada uno de los individuos que la componen. La personalidad consciente se esfuma, los sentimientos y las ideas de todas las unidades se orientan en una misma dirección. Se forma un alma colectiva, indudablemente transitoria, pero que presenta características muy definidas. La colectividad se convierte entonces en aquello que, a falta de otra expresión mejor, designaré como masa organizada o, si se prefiere, masa psicológica. Forma un solo ser y está sometida a la ley de la unidad mental de las masas”  

            Eso es lo que ha hecho el PNV y sus extensiones violentas de forma sistemática y muy efectiva. En eso son maestros, y por eso han conformado un Régimen, no un sistema democrático. Han seguido, también la norma instaurada por Gramsci cuando pergeñó desde su celda de encierro su plan de “Hegemonía cultural” para propiciar una revolución comunista lenta pero segura mediante la reconfiguración cognitiva, Para ello hay que falsear la realidad. Presentar lo que es gris como blanco o negro, pero nunca en su dimensión científica cierta. Y así, la población siempre verá un rey vestido donde hay uno desnudo, una realidad virtual deformada, aunque con unas gafas de análisis objetivo verían otra realidad, más próxima a la verdad.

 

Lo que nos dicen que es democracia es una burda mentira, porque hurta uno de los elementos fundamentales que es el pluralismo político. ¿Si no, por qué estigmatizan a un partido constitucional como Vox? ya que, si no lo fuera, no podría haber sido legalizado.

Aunque bien es cierto que si se ha legalizado a Bildu, cualquier cosa podría ocurrir. Dime con quién vas y te diré qué eres.