Los blancos (que iban con su equipación morada en Lisboa) han conseguido clasificarse para octavos de final de la Champions League tras conseguir derrotar al Sporting de Portugal por 1-2, gracias a los tantos de Varane (28’) y Benzema (87’) para los de Zinedine Zidane frente al de Adrien Silva (80’) de penalti para los locales. El Real Madrid consigue así el mismo resultado que obtuviera en el Bernabéu en el partido de ida, aunque esta vez Benzema no ha tenido que esperar hasta la última jugada del encuentro para materializar la victoria.

 

Gracias a esta victoria, el Real Madrid se jugará la primera plaza del Grupo F en la última jornada de la fase de grupos contra el Borussia Dortmund, que ha ganado su partido ante el Legia por 8-4 en lo que ha sido el encuentro con más goles en la historia de la Champions League. A los blancos solo les vale la victoria para colocarse primeros de su grupo. Cristiano celebró este pase a octavos en la que fue su casa en sus inicios como futbolista. La grada le aplaudió a su salida al campo para celebrar su vuelta, aunque jugara en el equipo rival.

 

La nota negativa del encuentro en Lisboa la pusieron Gareth Bale y Marcelo, que se marcharon lesionados del terreno de juego, ambos con problemas en sus tobillos derechos. El galés será sometido este miércoles a pruebas médicas que determinen el alcance de su lesión. Una lesión que puede dejar a Zidane sin dos de los componentes de su delantera tras la baja de Morata, que ni siquiera viajó a la capital portuguesa para seguir recuperándose.