Todos sabemos que el Partido Popular no podrá alcanzar en unas próximas elecciones generales una Mayoría Absoluta para poder llegar a la Moncloa con un Gobierno monocolor y que por tanto necesitará un pacto con VOX  (salvo un Pacto nacional con el PSOE) para poder sumar los 176 que dan la mayoría en el Congreso.

Pero, todos sabemos, igualmente, que ese pacto al día de hoy es imposible, o al menos inviable, dado que las relaciones entre los dos Presidentes actuales (Don Pablo Casado y Don Santiago Abascal) están absolutamente rotas desde el famoso Discurso de  ruptura del primero contra el segundo cuando la Moción de Censura y no sólo desde entonces sino desde el 4-M y desde ayer mismo, ya que el "cobardica"  Casado sigue en sus trece y "sostenella y no enmendalla". A VOX ni agua. Antes con MM que con VOX.                

Habría una posibilidad: que el PP y VOX cambiasen de líderes o que uno de los dos desapareciera.              

Lo que no parece probable, o al menos hasta ayer, hasta la Victoria arrolladora de Doña Isabel Díaz Ayuso en Madrid y su liderazgo indiscutible hoy, y ya también a nivel nacional, porque su irrupción como figura electoral ha hecho que cambie el panorama...puesto que con ella al frente del PP sí sería posible un entendimiento con el Señor Abascal y VOX.              

 Por tanto, para que el  Centro Derecha pueda pensar en reagruparse e incluso vencer al Frente Popular en las próximas elecciones, en mi criterio, el PP tendría que cambiar de caballo. O  sea, cambiar a Don Pablo por Doña Isabel. Y creo que sería lo mejor, pues, como ha demostrado el 4-M, la señora Ayuso tiene el tirón para las urnas que no tiene, en absoluto, el "cobardica" Casado.               

Este es mi criterio, ahora me gustaría conocer el de mis posibles lectores y amigos  de "El Correo de España". Por ello les propongo que participen en la miniencuesta que les propongo. Tachen con una "x" al que ustedes crean menos trascendente y  pueda dar paso al entendimiento entre PP  y VOX:

 

 

         

Ya sé que las estructuras orgánicas del PP  se pasarán por el forro cualquier idea que no nazca en la "cúpula" o en el ejército de Asesores a sueldo que mantiene, pero al menos les haremos pensar que España vale más que todos los sillones de Génova 13 y que, a veces, un simple cambio de persona, de cara, de imagen, puede ser una Revolución  (¿habrían sido los resultados de Madrid los mismos sin en lugar de figurar en los carteles Doña Isabel  hubiese ido Don Pablo Casado?). Y así, además, nos entretenemos y nos olvidamos un rato del virus de los Diablos.