El gobierno social-comunista con el apoyo de los golpistas catalanes y demás separatistas antiespañoles parecen que van a agotar la legislatura, pese a los numerosos problemas de una notable gravedad que padece la nación española y la vigente, aunque herida, Constitución del 78. Los últimos hechos acaecidos dignos de mención sería la cena del pasado domingo 27 de Junio en Barcelona con motivo de la feria del “Mobile World Congress”. En dicha cena participaron entre otros: el rey Felipe VI, el felón presidente del gobierno Sr. Sánchez, el separatista presidente de la Generalidad de Cataluña el Sr. Aragonés y la Alcaldesa Comunista de Barcelona Sra Ada Colau. Constatemos algunos hechos:

1. Los indultos el pasado 22 de Junio el rey firmó los indultos a los golpistas catalanes. Recordemos que el artículo 62 de la Constitución Española recoge en cuanto a los poderes del jefe del Estado, el rey Felipe VI, en su apartado i; “el poder de ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley que no podrá autorizar indultos generales”. La Real Academia de la Lengua Española define indulto como: “Gracia que excepcionalmente concede el Jefe del Estado”. Recordemos que Alfonso Guerra, exdirigente socialista, ya señaló que los indultos deben ser individuales y mostrar un sincero arrepentimiento y no volver a cometer los mismos hechos punibles. O sea, una vez más se ha forzado la ley para dar los indultos a nueve golpistas que lo que han hecho, nada más estar en libertad es reafirmarse en su golpe a la Constitución y a la unidad de España. Todo ello con el aplauso del felón Sánchez y la firma del Jefe del Estado.

2. Una vez acaecidos los indultos a los golpistas, el gobierno Social-comunista promueve una serie de iniciativas políticas, de igual a igual, ante la perplejidad de la mayoría de los españoles que seguimos viendo a la Comunidad de Cataluña, una región más de las que forman la Nación Española. El presidente de la Generalidad de Cataluña, el golpista Aragonés, no ha dudado en pedir: un Referéndum para Cataluña y una amnistía para el resto de Golpistas catalanes. El gobierno Social-comunista encima negocia con el PSC las reivindicaciones históricas: reconocimiento de nación, un sistema fiscal nuevo para Cataluña con un apoyo explícito de sus socios golpista catalanes. Naturalmente este nuevo régimen fiscal sería una reedición de la idea de Maragall, el Federalismo asimétrico. Que en resumidas cuentas es que todos seamos iguales, excepto los secesionistas, que con eso de hablar otra legua tienen mayores derechos que el resto de españoles. Por supuesto los golpistas catalanes tendría un mejor reparto en las arcas públicas del conjunto de España. Ya de por sí, vienen percibiendo mayores ingresos por parte del Estado del que les corresponde. Ejemplo, la presidencia del Gobierno ha informado del reparto del fondo de facilidad financiera y fondo de liquidez autonómica (FLA), correspondiéndole a los separatistas catalanes, el 38,23% y según la población de Cataluña le correspondería un 16,3% y con respecto a la extensión sería un 6,35%, del conjunto de la nación. O sea, una vez más se ha favorecido a Cataluña en detrimento del resto de España. Que solo puede ser un mercado cautivo de los oligarcas catalanas. Que encima utilizarán el dinero entre otros chiringuitos secesionistas en Embajadas catalanas cuyo único objetivo es insultar al resto de españoles y presionar a un consejo consultivo como el Consejo de Europa para degradar a España.

3. Es resaltado el apoyo a los indultos por parte de la Conferencia Episcopal Española, presidido por el arzobispo de Barcelona Juan José Omella. El Sr. Omella nos recuerda al arzobispo Metropolitano de Toledo haya por el 711, cuando traicionando al rey visigodo Rodrigo hizo perder la batalla de Guadalete, pese a ser un ejército superior en efectivos a manos de Tarik Ben Ziyad, gobernador musulmán del norte de África. Iniciándose el dominio musulmán en casi toda la península ibérica. Este Sr. Omella en vez de preocuparse tanto por el quebranto de la ley en favor de los golpistas catalanes debería de preocuparse y condenar los numerosos hechos vandálicos ocurridos últimamente en su localidad natal de Cretas, en la provincia de Teruel. Los vandalismos son pintadas independentistas catalanas, carteles de los inexistentes países catalanes y derribo de señales de entrada a la provincia de Teruel. Estos hechos son parecidos a los acaecidos en otros pueblos del Aragón oriental próximos a Cataluña, en los que se pide la obligatoriedad del uso del catalán y la marcha de la Guardia Civil de estos pueblos. Y que parecen haber acometidos jóvenes independentista catalanes. Estamos a la espera de una condena explícita.

4. Hace ya unos años que los españoles que sufren la dictadura Independentista en diferentes regiones españolas, vienen sufriendo un abandono por parte del Estado. La inspecciones del estado que debe velar porque se pueda estudiar en castellano en las regiones de España donde hay cooficialidad de idiomas. En la practica ni está ni se le espera. Y tantos y tantos abusos que diariamente vienen sufriendo los españoles en estas regiones, hasta el punto de tener que salir de su región, porque su vida corre peligro o su entorno familiar o sus intereses económicos. Y ya no digamos los que han sufrido el asesinato de un ser querido o lo han sufrido ellos mismos. Por parte del Estado hay un total abandono de esta gente, por ello, no se entiende la firma de los indultos a por parte de Rey y su cena, con un pro golpista y una comunista amiga de los okupas. De que hablarían del nuevo régimen fiscal generoso con los golpistas y gravoso para el resto de la Nación o de los nuevos beneficios para las oligarcas catalanas. Por ello, sorprende la celeridad y lo habitual del acercamiento a los golpistas y comunistas en reuniones públicas y la falta de empatía pública con los españoles en Cataluña que tuvieron que denunciar el que su hijo estudiará en castellano o a los que han denunciado por rotular solo en castellano.

Por todo ello, como ha comentado el ministro Ávalos, comienza haber piedras en el camino (que quitan de la otra orilla para arrojar a esta), entre las personas que nos sentimos españoles, estamos con la Constitución del 78, que creemos en una España de personas libres e iguales ante la ley y que creemos firmemente en la libertad y el Jefe del Estado, el Rey Felipe VI.