Es la gran pregunta que de una manera explícita o implícita nos formulamos todos los seres humanos. A lo largo de la historia del pensamiento humano las respuestas han sido muy dispares. Ya entre los pensadores de la Grecia clásica podemos encontrar a los estoicos, que ponían la felicidad en la tranquilidad del alma, y a los hedonistas, que la ponían en disfrutar de toda clase de placeres. A lo largo de los siglos y a lo ancho del mundo podemos encontrar las respuestas más variadas.

Este tema de la felicidad puede parecer más propio de una novela, o del anuncio de unas vacaciones en el Caribe, pero tiene una gran importancia social. Se ha señalado que lo único ante lo que los seres humanos no somos libres es ante la propia felicidad. Nadie puede renunciar a intentar ser feliz. Según donde ponga su felicidad actuará de una manera u otra. Y la manera de actuar de unos y otros es lo que configura la sociedad.

Por ello la Escuela de Formación Social de Torremocha va a iniciar sus sesiones este curso con este tema, el de la felicidad. Vemos que, como un elemento más de la ideología dominante, en la sociedad, se ha impuesto una idea incuestionable sobre la felicidad: la felicidad se puede comprar. Hoy se puede comprar todo: un coche, un viaje, placer sexual… todo lo que se nos ocurra. En eso consiste la felicidad para esta ideología, en consumir todo lo que nos apetezca, lo único que necesitamos es dinero para hacerlo. Pero miremos el mundo que tenemos a nuestro alrededor. ¿A dónde nos ha llevado esta idea de la felicidad? ¿Qué tipo de sociedad hemos construido sobre esta base? ¿Hay alternativas?

Sobre todo esto hablaremos y debatiremos en la próxima sesión de la Escuela. Se celebrará el día 25, martes, a las 7 de la tarde en el Centro Cultural de Torremocha de Jarama, c/Canal de Isabel II, 7.