En relación a lo publicado por en la prensa local de Tenerife el día 21 del presente, titulado “Exigen retirar 12 vallas en apoyo al monumento a Franco”, referente al comunicado de la Junta Republicana de Canarias, desde la Asociación para la Investigación y Protección del Patrimonio Histórico San Miguel Arcángel (AIPPHSMA) quisiéramos contestar, por alusiones, a las afirmaciones realizadas en dicho comunicado en base a las siguientes consideraciones:

1º Se afirma: «las vallas han sido promovidas por "una asociación oscura" que no parece tener otra actividad pero que "obviamente está muy bien financiada"».

La Asociación para la Investigación y Protección del Patrimonio Histórico San Miguel Arcángel está legalmente constituida y  figura en el Registro de Asociaciones de la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, con NCI: G1/S1/23197-17/TF. Circunstancia que consultado el registro de Asociaciones de Canarias no se da para la Junta  Republicana de Canarias, que no aparece como una entidad legalmente constituida.

Las vallas referidas han sido financiadas por miembros de la AIPPHSMA y simpatizantes, comprometidos con el patrimonio artístico de Tenerife. Nuestra asociación se creó con el objeto de proteger el patrimonio histórico y artístico de Canarias.

2º Dice el artículo: «detalla que en las imágenes se defiende "la ignominiosa estatua usando como único argumento la insólita valoración del hijo del arquitecto que la construyó"».

Recientemente ha sido publicado en la prensa local, un artículo,  en el que se informaba de la tasación de la escultura de Juan de Ávalos, sita en Santa Cruz de Tenerife, en 45 millones de euros, y que la misma había sido realizada por Javier Morales Vallejo, doctor en Historia del Arte y ex-subdirector del Museo del Prado, a instancias de la aseguradora Lloyd's. Esta tasación obra en poder de la Fundación Juan de Ávalos, que preside Juan de Ávalos Carballo, hijo del escultor. Por tanto, la afirmación de la Asociación Republicana de Canarias, como viene siendo habitual, no tiene ningún fundamento.

3º Se señala en el artículo que la estatua es denominada por la Asociación Republicana de Canarias como «el Ángel Exterminador, dedicada al dictador Franco».

Esta afirmación es resulta un disparate y evidencia, una vez más, el absoluto desconocimiento de la Junta Republicana de Canarias. La escultura referida se llevó a cabo tras la reunión de la cantidad fruto de aportación de 80 mil vecinos de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. En el inventario de las escultura de Juan de Ávalos figura como Monumento a la Paz, de Tenerife, inventario que posee la Fundación Ávalos. No se halla en el conjunto escultórico ninguna inscripción de su título. De manera popular se le ha denominado a lo largo de los años como Ángel de la Paz, Monumento a Franco y El Ángel Caído. No se erigió como un monumento a Franco, sino a la reconciliación y a la paz, de ahí la espada con la punta hacia abajo (como símbolo de paz: la cruz que forman la guarda de la empuñadura con la hoja) que sustenta la figura sobre el ángel, que en absoluto tiene parecido con el por entonces Jefe del Estado.

Asociación para la Investigación y Protección del Patrimonio Histórico San Miguel Arcángel ha considerado que la ciudadanía de Tenerife tiene derecho a estar informada del valor de la escultura obra de Juan de Ávalos, porque a ella le pertenece. Una obra de extraordinario valor artístico, como concluye el informe de 2018 de la Real Academia de Bellas Artes de Canarias de San Miguel Arcángel: «Poseer una obra de la categoría artística de la de Juan de Ávalos, Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid (1974) y de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes (1880) y Gran Cruz de la Orden de Isabel La Católica, honra sin duda el patrimonio artístico de Santa Cruz de Tenerife». Motivo por el cual, en 2019 la Real Academia Canaria de Bellas Artes solicitó al Cabildo de Tenerife que declarase el conjunto escultórico Bien de Interés Cultural.

Apreciaciones que corroboran en sendos informes —de los que se dio cuenta en los recientes artículos publicados por la prensa local de Tenerife— la Fundación CICOP (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio) y la Universidad CEU San Pablo.

Por tales razones, el referido conjunto escultórico está protegido por la propia Ley de Memoria Histórica en su punto 15.2 que afirma que la Ley no es aplicable: «cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley». Tal es así, que recientemente AIPPHSMA solicitó al Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Santa Cruz medidas cautelares de protección para la escultura El Ángel de la Paz, que han sido concedidas.