A Pepe Mújica, expresidente de Uruguay, su austeridad personal y la claridad de sus ideas lo convierten en un ejemplar casi único entre los políticos de nuestra generación. De un par de entrevistas que ha concedido últimamente tomamos una serie de ideas que reflejan aspectos fundamentales de su pensamiento.

 

+Pertenezco a una generación que quiso cambiar el mundo. Fui aplastado, derrotado, pulverizado, pero sigo soñando que vale la pena luchar para que la gente pueda vivir un poco mejor y con un mayor sentido de la igualdad.

+Mi generación pensaba que el problema "era el capitalismo", pero se quedaron cortos porque el problema "es civilizatorio".

+Nuestra civilización cristiana y occidental es un gigantesco fracaso porque transformó a la vida en una apelación para gastar, consumir y acumular y lo que está despilfarrando son horas de vida en el planeta

+Yo creo que la explosión neoliberal en el mundo capitalista, ha extremado la religión del mercado, la religión de la competencia y la absoluta libertad de los grupos económicos

+El dinero es la religión de las sociedades contemporáneas

+Nunca tuvimos tanta riqueza como tenemos hoy; nunca tuvimos tantos medios; nunca tuvimos tantos instrumentos y estamos siendo infelices. Qué paradoja

+Pobres no son los que tienen poco. Pobres son los que quieren más y más, infinitamente más, y nunca les alcanza.

+No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje, vivir con lo justo para que las cosas no me roben la libertad

+Si tú le empiezas a poner kilos a la mochila porque precisas esto y lo otro, vas a tener muchas cosas pero no puedes caminar

+Ninguna época tuvo tanta mediocridad entre los líderes mundiales

+No, el poder no cambia a las personas, solo revela quienes son realmente

+Los políticos tenemos que vivir como vive la mayoría y no como vive la minoría

+Prefiero legalizar la marihuana que darle poder a los narcos

+El primer requisito de la política es la honradez intelectual; si no existe la honradez intelectual, todo lo demás es inútil porque a la larga no hay mejor lenguaje que la verdad.

+Un pueblo educado tiene las mejores opciones de vida y es muy difícil que lo engañen los corruptos y los mentirosos.