**Lo relevante en Pancho I y sus perdones no son tanto sus palabras como la fuerte reacción a ellas. Esto es nuevo. Hace unos años apenas habrían suscitado más que protestas aisladas: la leyenda negra mandaba.  Como hasta hace unos años casi nadie exhibía la bandera de España, los gobiernos trataban de prohibirla aduciendo que “es de todos” y nadie puede “apropiársela”. Ellos querían expropiarla y hacerla de nadie. El PP la prohibía en sus mítines. Se acusaba y acusa al franquismo de habérsela  apropiado, cuando realmente la había rescatado de unos republicanos y frente popular que la pisoteaban y escupían cada día. Durante mucho tiempo incluso  la propia palabra “España” estaba casi prohibida: se admitía “Estado español” o “este país” y otros “eufemismos”. Hoy el ambiente está cambiando, y conviene recordar estas cosas.
**Una tal Maribel Verdú afirma que “nacer mujer,  gay o negro, ha sido y será una desgracia”. Se ve que esta señora es nazi.
**La política corre por caminos relacionados, pero paralelos: el de las ideas y el de los intereses, generalmente económicos y personales. Cuando estos privan demasiado sobre las ideas, los partidos tienden a convertirse en mafias. Y un rasgo de la política española es la ausencia de ideas en el PP, y la abundancia de ideas grotescas en el PSOE.(Ver art. de 2007: El enmafiamiento de los partidos – Pío Moa – Libertad Digital)
**Puede parecer anecdótico, pero resulta muy revelador: el fulano del Máster no denuncia el doctorado del portero de discoteca, y este no denuncia el máster del fulano. A esto creo que le llaman moderación. Los significativo es que ni los medios ni los demás partidos lo mencionan. Revelan así su desprecio por la universidad y la cultura en general, y la farsa en que se ha convertido la política.
**Mucho depende actualmente de que algunos jueces planten cara a la degeneración creada por  compinchamientos de fondo entre partidos, magnates del Ibex, jueces y policías. Cuando la política se convierte en una forma de delincuencia a la latinoamericana, la penúltima barrera es la independencia judicial. Que casi todos intentan eliminar.