Se está tramitando actualmente en el Congreso de los Diputados, el proyecto de Ley de Memoria Democrática, que previsiblemente será aprobada y sustituirá a la Ley de Memoria Histórica de 2007. Ambas leyes promovidas y patrocinadas por el PSOE, con el apoyo de la extrema izquierda y el separatismo. Un nuevo intento, para rebasar ya por completo, todas las líneas rojas, en la que por Ley se va a condenar, otra vez, a miles de españoles asesinados por la II República y a todos lo que, aún a día de hoy, independientemente de nuestra edad, comulgamos con los ideales por lo que media España combatió los desmanes de una Izquierda entregada a la Rusia Sovética.

Según va avanzando su tramitación parlamentaria, nos vamos enterando de las enmiendas que los socios del PSOE, en este caso Podemos (PCE) y ERC, han conseguido que sean admitidas. Una de ellas exige la modificación de la Ley de Amnistía de 1977, y “declarar que los crímenes de lesa humanidad, genocidio y tortura, cometidos durante el franquismo no prescriben ni son perdonables porque prevalece sobre ellos el derecho internacional.

Otra de las enmiendas, en un principio aceptada, es cambiar el nombre del Valle de los Caídos por Valle de Cuelgamuros.

A propósito de lo expuesto, me gustaría realizar los siguientes comentarios:

Socialistas, comunistas y separatistas vuelven de nuevo al ataque, para dar una vuelta más de tuerca a su “revisionismo” e imponer por Ley su particular visión de la Historia. Ninguno de los tres partidos ni tampoco el partido de la ETA tienen legitimidad ninguna para dar lecciones de respeto a la vida y a la libertad. Todo lo contrario. Tal y como sabemos entre otros, por el Catedrático de Historia Contemporánea Javier Paredes, la cifra de asesinados en la retaguardia republicana durante el período de la contienda asciende a los 70.000 asesinatos incluyendo a 13 obispos, miles de sacerdotes, religiosos, católicos, carlistas, falangistas, de derechas,... Una cifra ocultada que parece no preocupar a los diputados de Izquierdas. Para ellos, estos muertos no existen, ni merecen consideración ninguna, a pesar de que ya miles han sido beatificados por la Iglesia y miles más, seguirán siendo beatificados.

En Madrid, tanto el PSOE como el PCE tuvieron checas propias para la tortura y el asesinato. En Barcelona, se contabiliza la existencia de hasta 46 checas, con el conociemiento de Luis Companys. El partido de Luis Companys, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), socio del PSOE y actualmente en el Gobierno de la Generalidad, dispuso de sus propias checas en la Ciudad Condal; por ejemplo, la situada en la calle Carolinas, número 18 de Barcelona, centro de detención y tortura de las patrullas de control de la sección séptima, que solía actuar en los barrios de Gracia y San Gervasio. No hay que olvidar que, como media, el 26 % de los miembros de las Patrullas de Control y del Comité de Milicias Antifascistas estos grupos criminales pertenecían a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

En las checas, como es bien sabido, se cometieron auténticas  atrocidades: tortura física y psicológica, a menudo con métodos de un refinado salvajismo. Muchos de ellos murieron asesinados por procedimientos atroces, la tortura, y en alguna de ellas el troceamiento de cadáveres para alimentar a los cerdos.

Podría darse el caso de que algunos o bastantes crímenes pudieran ser obras de descontrolados, pero en general, podemos afirmar que el PSOE, el PCE y la ERC, juntamente con los anarquistas ejecutaron un plan diabólico de exterminio.

En cuanto al PSOE a modo de resumen, y por poner sólo unos pocos ejemplos, pues la lista se nos haría ciertamente interminable, cabe traer a colación:

El 7 de julio de 1910, el mismo fundador del PSOE, Pablo Iglesias, amenazó directamente en el Congreso de los Diputados a Antonio Maura, líder del Partido Conservador y antiguo presidente del Consejo de Ministros con las siguientes palabras: “Hemos llegado al extremo de considerar que, antes que S. S. suba al Poder, debemos llegar hasta el atentado personal”. Apenas dos semanas después, el 22 de julio de 1910, Antonio Maura sufrió un atentado, del cual fue herido en pierno y brazo.

En la madrugada del 13 de julio de 1936, militantes del PSOE, incluido miembros de la escolta de Indalecio de Prieto, asesinan a José Calvo Sotelo, líder del Bloque Nacional y de la oposición. Hecho inaudito y tremendo que acelera el Alzamiento Nacional.

En el transcurso de la II República, Francisco Largo Caballero, Presidente del PSOE desde 1932 a 1935 y Secretario General de la UGT de 1918 a 1938, hizo las siguientes afirmaciones:

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo y, como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución”. Largo Caballero en un mitin en Linares, el 20 de enero de 1936.

“La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas. Estamos hartos de ensayos de democracia, que se implante en el país la nuestra”. En el Cinema Europa, el 10 de febrero de 1936.

“Si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución, tendremos que conquistarlo de otra manera”. Febrero de 1933.

A todo esto, hay que sumar los asesinatos ejecutados en la Revolución de Asturias. En Asturias y en tan solo quince días los golpistas del PSOE y sus cómplices asesinaron a más de mil personas, entre ellos 33 eclesiásticos: tres canónigos, siete párrocos, un carmelita, dos jesuitas, tres paules, tres pasionistas, ocho hermanos de las Escuelas Cristianas y seis seminaristas.

La Revolución de Asturias de 1934 fue una insurrección coordinada entre las diferentes fuerzas de izquierdas asturiana, entre cuyos objetivos principales se cifraban la abolición del sistema republicano establecido por la Constitución de 1931 y su sustitución por un régimen socialista. A los muertos hay que sumar los heridos en una cifra superior a los dos mil. Y a todas estas pérdidas humanas, hay que añadir los daños materiales que los revolucionarios causaron en muchos edificios que fueron quemados o dinamitados. Esta es la relación de lo sucedido en Asturias: 63 edificios públicos, como cuarteles o ayuntamientos; 5 centros de cultura; 26 fábricas; 730 edificios particulares; 58 puentes; 31 carreteras y 58 iglesias. 

Muchísimos asesinatos, otra vez y en concordancia con lo que las Izquierdas estaban acostumbradas a perpetrar, realmente espeluznantes y macabros como el de las enfermeras falangistas de Somiedo recientemente beatificadas.

Me he extendido demasiado en mi propósito inicial, pero en referencia a la intención del cambio de nombre del Valle de los Caídos, indico a continuación el enlace a la Carta Apostólica “Salutiferae Crucis”, por la que el Papa San Juan XXII eleva a Basílica la iglesia de la Santa Cruz del Valle de los Caídos: https://www.vatican.va/content/johnxiii/es/apost_letters/1960/documents/hf_j-xxiii_apl_19600407_salutiferae-crucis.html

El Valle de los Caídos ya ha sido profanado con el traslado, a base de mentiras e incumplimiento flagrante de la Ley, de los restos mortales del Patrono y Fundador del Valle de los Caídos, Francisco Franco. Apunta también el nuevo Proyecto de Ley a volver a profanar el templo, sacando los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera, Fundador de Falange, contra la voluntad del Abad y de sus familiares. Esto, teniendo en cuenta la responsabilidad del PSOE, en el asesinato de José Antonio, después de una farsa de juicio carente de autoridad, legalidad y legitimidad.

Muchas son las razones de haber llegado a esta situación. No quisiera acabar, sin al menos citar, que todo esto ha sido posible, con la complicidad del Partido Popular. El Partido Popular, lleno absolutamente de complejos a día de hoy y con un único programa político a aplicar cuando llegue, presuntamente, otra vez al Gobierno de la Nación: Mantener España igual que la deje el PSOE, cuando éste pierda las Elecciones. No tocar absolutamente nada, no sea que les acusen de “fachas”, “fascitas”, “franquistas”, “ultras”,… “Nazis”,… Y todavía el Partido Popular, no lo olvidemos, condenó el 20 de Noviembre de 2002, en el Congreso de los Diputados, el Alzamiento Nacional del 18 de Julio de 1936. Toda una declaración de intenciones del heredero del “franquismo sociólogico”,… O no?