Todavía Angelo Roncalli, futuro  Juan XXIII enseñaba a los seminaristas en Roma que la verdadera Iglesia fue aquella de los primeros siglos, que empieza a torcerse en la época de Constantino, por lo que de nuevo debe ser llevada a la pureza de sus orígenes. Como si la Iglesia hubiese desaparecido durantes siglos, hasta la épocca dorada de los modernos, hasta que estos vieron la luz con la que iluminarla. Esto presupone, como caso particular, que los que defendieron España siglos atrás, serían unos brutos fanáticos. E3s decir, nuestro Roncalli ya entonces anhelaba futuro Concilio Vaticano que realizará esa aspiración cuatro décadas después. Lástima que entonces le frenó en seco el Santo Oficio, en 1926., por lo que no pudo continuar su siembra. Llegará su tiempo no obstante, para lo que se ocuparán sus contactos y relaciones, consiguiendo el ascenso correspondiente. „aggiornamiento“, estar al paso del tiemo, famoso concepto conciliar. Más viejo y dasaliñado como todos los espiritus heréticos.

[La imagen de Santiago en una de tantas capillas dedicadas a lo largo de la geografía española. En esta de Murcia, sobraba su mano con la espada. La obra de los talibanes conciliares]

Por lo tanto, presenta todo lo medieval – más que eso, desde los siglos IV hasta la primera mitad del XX – como un descarrilamiento aparatoso, debido a una conducción tal vez con „buena intención“, pero indebida – que hay que enderezar cuanto antes. El único problema que tenemos en ese planteaminto es que es muy raro que la Iglesia estuviera tan equivocada en todo eso durante tantos siglos. Mientras que contribuyó enormemente para que Europa no llegue a ser otra Arabia Saudita o el Imperio Otomano. Sí, realmente es raro todo eso, esa equivocación de la Iglesia durante tanto tiempo, por lo que nos preguntamos de cómo es posible... ¡Ah, la solución está en esto: cómo no caí antes en la cuenta!: Lo que fue verdad antes, ahora es falso; y lo que fue falso, ahora puede pasar: ¡Eso lo explica todo!

Pero, con eso, en base a la verdadera e irreformable lógica que seguirá hasta el Día del Juicio y más allá, un enunciado, una afirmación no pueden contener contradicción. O es la verdad una cosa, o la otra, negación de la anterior. Por lo tanto, o la verdad se decía antes, o ahora. Luego, si la Iglesia pudo estar equivocada antes, ¿por qué no lo es ahora? Pues ya ves, allí está la conclusión a la que llego: que la verdad era lo de antes, y que lo que supuestamente están diciendo en el nombre de la Iglesia, que es una mentira, reafirmada una y otra vez en un montón de declaraciones que todos conocemos. En un lenguaje algo más serio: creeo a aquellos, y no a vosotros hoy, porque la mentria tiene patas cortas.

Pero estos los que mienten hoy, tomaron posiciones y poder. Por eso, ni el arte – en realidad es más que eso - puede quedar sin tocarlo, como hemos podido ver en innumerbables ocasiones. Otro ejemplo sin ir más lejos, del mismo santo, es su imagen de la Catedral de Santiago de Compostela. Esta vez se opta por cubrir a los derrotados, y todo arreglado.

El mensaje de toda esa manipulación y mutilación de la historia es inmensamente más grave que una „cuestión estética“. (Aparte de no servir para nada en cuanto a evitar la enemistad declarada de elementos islámicos terroristas, que como los del ISIS tienen puesta en su mira esta catedral https://pjmedia.com/columns/raymond-ibrahim/2021/03/11/terrorism-target-church-of-muslim-slayer-saint-n1431932) Porque el cristianismo se presenta ahora con una visión pacificsta, cuando en realidad el cristiano es pacífico, pero no pacifista. Si ha de defender su Patria, su fe, lo ha de hacer con toda dignidad, con la cabeza bien alta y sin rubor. Lo cual no es criminalidad ninguna, ni nunca lo fue.

Muchos en la actualidad se dejan confundir con este mensaje ñoño, y más aún: bobo y falso.

La verdad es que el cristiano es un ser recio, virtuoso, dispuesto a sacrificio por los ideales altos, y en consecuencia a todo ello, muy patriótico.

Ese es el mensaje que trajo Sahtiago a España desde el siglo I. Aquellos íberos, hechos cristianos, lo entendieron a perfección durante siglos, y supieron amar y defender a su patria. Se enfrentaron a innumerables peligros, pero con la fe, salieron adelante.

Actualizado al hoy, también tendrás que saber organizarte y defender lo que amas, firmemente „cerrar“ en el lenguaje militar. En el nombre de Dios firme como una roca, por la causa: ¡Santiago y cierra, España!