Voy a hablar un poco hoy de la España del chiringuito que ha creado el régimen del 78. El otro día vi la entrevista de Pablo Motos al que se cargó toda la industria española y al sector primario, es decir el ínclito Felipe Gonzalez, y este se fue de rositas, solo asistimos a una sesión de peloteo infame como si de verdad viviéramos en un país grande.
 
Así pues voy yo a decir las verdades aquí. El régimen del 78 solo nos ha dado las bodeguiyas de Felipe y la burbuja inmobiliaria de Aznar. Nada más, y los demás presidentes ni esas miserias siquiera. Tal y como predijo Fraga nos hemos convertido en un país de servicios. Solo existe el sector secundario.  La industria y el campo han desaparecido miserablemente. 
 
Y en el ADN falangista llevamos impreso el que un país grande tiene que tener una industria fuerte y un campo que abastezca de alimentos a los ciudadanos.  No podemos depender nuestra subsistencia de países poco amigos.
 
Por ello se hace necesario un plan de reindustrializacion y de repoblación solo existente en el programa de FE-JONS.  Así que los que esperan algo del desastroso régimen del 78 que sigan esperando. Es necesaria una revolución que nacionalice las industrias energéticas y que apueste de una vez de dotar a nuestro país de una industria potente.
 
Ojo, con Franco teníamos nuestros Avia, Barreiros, Ebro, Pegaso, Derby, Puch, etc, etc. Es decir teníamos un sector industrial poderoso, el noveno del mundo. Hoy solo nos quedan los chiringuitos de las playas.  El fracaso del régimen actual es patente y estrepitoso. 
 
Ya basta de palabrería y de derechos de bragueta. El derecho fundamental es el de un puesto de trabajo digno. Y esto solo se conseguirá industrializado España.
 
Por ello es necesario un gobierno falangista que de la vuelta a España como a un calcetín. No esperemos soluciones pues de quienes nos están llevando a la más miserable de las ruinas. El régimen está agotado y se necesita frescura revolucionaria.
 
Que prohíba de una vez el aborto para repoblar esta España vacía y que tenga impulso y ganas de industrializar. Esto es fundamental.Y meternos así en el camino de la verdadera modernidad con industrias punteras en los sectores del futuro. Tecnológicas y Aereoespaciales.
 
Y que nos deje respirar a las clases medias poniendo coto al expolio que sufrimos para mantener a las nefastas autonomías.
 
Basta ya de pensamientos blandos y buenistas. Es necesaria una opción falangista que ponga en marcha radicales medidas de gobierno que impulsen el bienestar verdadero. El de un país próspero e industrializado.
 
Y pararle los pies a verdes, ecologistas y demás ralea que pretenden llevarnos a una nueva edad de piedra. Necesitamos energías baratas y industrias punteras. Eso es lo que nos dará el futuro como gran nación y no tanto discurso lleno de buenas intenciones. Una cosa es el predicar y otra el dar trigo.
 
Por todo esto llamo a mis camaradas a redoblar en los esfuerzos de hacer llegar nuestro mensaje a la sociedad. España está agotada y pronto los oídos españoles estarán prestos a escuchar nuestras propuestas. 
 
Y termino por hoy. Voy a regar mis tierras de la vega plantadas de cereal. En Abril ha llovido poco y las cosechas están pidiendo agua. La misma agua que hay que llevar a todos los rincones de España mediante un plan hidrológico nacional.
 
Y relanzar así el deprimido sector primario que no puede por sí solo repoblar nuestros pueblos llenos de ancianos. Una España joven es necesaria y solo puede venir de nuestras revolucionarias manos nacional- sindicalistas.
 
Por ello ruego a los medios del régimen que dejen de ofrecer lamentables entrevistas a líderes caducos y caducados y que den cancha a los que de verdad tienen nuevas ideas para alcanzar el verdadero progreso de una patria llena de industrias punteras y campos cultivados además de la única industria que nos queda, la del sector turístico.