"Quiero joder a los no vacunados. ¿Cómo reducir a la minoría que se resiste? Jodiéndoles más. Y eso es lo que vamos a hacer, hasta el final". Por lo pronto, un jefe de Estado que habla de semejante manera de cinco millones de compatriotas es un vulgar tirano.  Quiere joder a personas sanas que, libérrima y responsablemente, adoptan una decisión que solo afecta a su propia y sacrosanta salud. Por supuesto, hablamos del zurullo con apariencia humana de nombre Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron. Un mierdecillas, sin más. Pero con poder. Ese es el único problema.

Macron, desprendes pestazo a cadaverina

Eso sí, gran virtud de este vanilocuo Napoleón de pacotilla. Macron es el primer presidente de un país de la siniestra UE en quitarse públicamente la careta y llamar las cosas por su nombre. Joder y hacer la vida imposible a los no timovacunados. ¿Es posible que sus jefes se hayan enfadado con él y ya no sabe qué hacer? Apartheid y hostias (incluidas las pecuniarias) a tutiplén a quién no obedezca lo que les salga de los huevos a los devotos sayones de la tiranía globalista.

Liberté, egalité, fraternité. Juas, rejuás. Pero no se engañen. El roznido macronita delata, sobre todo, debilidad. Mucha debilidad. Ains, joder, joder, joder: qué viciosillo eres, Ma(ri)-Cron. Hiedes a cadáver político, y me atrevo a vaticinar que de esta metedura de pata hasta el zancajo vas a salir esquilado. Te van a joder a ti, muñequito roto, y nadie lagrimeará. Hasta nunca, grotesco pelele. Como Dinamita pa' los Pollos, nos vemos en el infierno, macarra julandrón, candongo catacaldos, rastracueros rezonglón.

Del estilo de nuestro Sanchinflas

El petimetre acomplejado que acabó casándose con su madurita y MILF profesora de secundaria -el ideal romántico erótico del pelota de clase-, el servil chico de los recados de los Rothschild (feroz tiburón y bankster en su época de expoliador/inversor bancario) que no tiene otra cosa que vender - al estilo de nuestro vacuo Perro Sanchinflas, otro acrisolado y perfeccionado psicótico - que su imagen de jovencito megadinámico y eficaz gestor.

Macron, masónica y sociata mierda aproximadamente humana, sin misterio alguno: solo representa los intereses de la FARMAFIA, del Club Bilderberg, del Foro Económico Mundial, de lo más deletéreo del sionismo internacional ( incluyendo, por supuesto, a Arabia Saudí, financiadores del 30% de ¡En Marcha!, su diseñada y liberticida plataforma electoral), de los círculos plutocráticos mundialistas que nadie ha elegido pero que se creen poseedores de la vida y de la salud, de la mente y del alma y del destino de la raza humana, una chusma que ostenta un ilegítimo e inmerecido poder y del cual hacen un sistemático uso y abuso despótico y totalitario.

Los rapiñeros usureros habituales (los Rothschild, Rockefeller, Soros, JPMorgan, Goldman Sachs, ...) y los fondos bruitres BLACKROCK, BLACKSTONE o VANGUARD, que “casualmente” son los accionistas y dueños finales de los laboratorios de tecnokakunas eugenésicas de Pfizer, Moderna, AstrazenecaJanssen( Johnson & Johnson) o Gilead le han exigido a este ridículo bufón enanito de Blancanieves que apriete el acelerador contra la peña que jamás nos vamos a meter semejante basura en nuestro sagrado cuerpo ni nos vamos a rebajar a la condición de ratas de laboratorio.

Te van a joder a TI, Macron

Y el baboso y rastrero y franchute comepollas (de sus amos) no ha perdido el tiempo en intentar complacer a sus jefes. Pero siento decir a este impresentable tipejo una cosita: se ha pasado de frenada. Su sobreactuación y sus soeces maneras de chuloputas de medio pelo exponen con suficiente nitidez que los cerdos elitistas están de los nervios. Más que nada porque muchos, muchísimos timovacunados - arrepentidos los quiere Dios – comienzan a pisparse paulatinamente de la gigantesca y genocida farsa covidicia: por qué tanto afán en obligar a algo sin dar garantías de nada…

...Pues eso, payasete gabacho, lechuguino tragavirotes, estafermo badulaque, malquisto pisaverde, zurumbático psicópata, te vas a comer un moco. Y te van a joder vivo. A TI. SOLO A TI. En fin.