Soy un señor mayor, más de lo que parece, al que un día como hoy tras una conversación en una pequeña y maravillosa radio que dirige un amigo en la que íbamos a hablar de Eurovisión y otros temas banales, surgió un hilo que no quise abandonar o de alguna manera, cuando quise reaccionar, ya era tarde. Así que de perdidos al río, ya que en estos momentos se me antoja que lo mejor que puedo hacer es contar algo que no será del agrado de algunos señores más mayores que yo, pero que en este caso lo son menos de lo que parecen. Todo es una cuestión de escrúpulos y respeto hacia esa gente que se levanta cada día a ganarse la vida y que cree que todo el mundo es bueno.

 

Además, si Mikel ha sido capaz de contestar hace cuatro días a las preguntas de El Español, ¿por qué un ciudadano medio lisiado como yo y sin posibilidades de salir corriendo no puede opinar sobre lo mismo? Aunque pensándolo bien, hay una pequeña diferencia. Con 67 años, Mikel ha dicho que va a volver a coger la pistola, porque está seguro de que le quieren matar, queriendo decir así, que ETA no se ha terminado. Con 50 dentro de 11 días, a mi ETA me da igual ya que la compañía marsellesa de seguros más importante del mundo, vela por mis intereses.

 

El día 5 del presente mes, se publicó una especie de reportaje en El Español, en el que Mikel dice algunas cosas interesantes, pero yo me voy a quedar con solo una pregunta.

 

¿Ha habido algún tipo de interés para que ETA durara tantos años?

 

"En lo que se refiere a esta rendición de ETA, no le quedaba otra, pero se tenía que haber acabado hace muchos años. Ya en el primer golpe que les dimos con mi infiltración en 1975 nunca pude entender que no hubiéramos acabado totalmente con ellos. En 1980, ETA político militar, cuando prácticamente ya no existía, hizo una pantomima de disolución parecida a la de ahora.Porque los cuatro militantes que quedaban se habían pasado a ETA militar y la controlaban. Eran los cuatro cabezas locas que habían conseguido escapar en 1975 de la redada, unidos a la gran suelta de presos amnistiados que hubo con UCD".

"Estos etarras fueron alimentados por intereses políticos ocultos, como he venido diciendo durante muchísimos años. Entonces era delincuencia armada pero interesaba políticamente. Hizo que engordaran las arcas del gobierno vasco, que siempre ha manipulado desde el primer momento todo lo que ha sido la dirección de ETA, o por los menos a su número uno. Con eso consiguieron tener una cuerda muy sensible de unión con el gobierno central para poder estirar y apretar. Tampoco he visto que los gobiernos centrales hayan hecho mucho para el final de ETA que se podía haber producido en diversos momentos". Reportaje Completo

 

Mikel nació a mediados del siglo pasado y era muy joven en los tiempos de los que habla. En 1980 se pudo acabar con ETA, pero fue cinco años más tarde con la entrada de nuestro país en la Unión Europea cuando alguien planteó terminar realmente con el terrorismo vasco. Felipe González recibió incluso el apoyo de la Administración Reagan en una visita que el cuadragésimo presidente americano realizó a España. ¡Tiempos muy lejanos ya!

 

A finales de los años ochenta, contábamos por muchas decenas las victimas que producían los atentados del terrorismo vasco. Pero tuvieron que pasar otros diez años, para que la organización terrorista se situara en el punto más cercano a la extinción, en años que era incapaz de atentar, siendo muy difícil que fueran más de ocho o diez los muertos que nos podían colocar cada año.

 

En aquellos momentos y dada la debilidad de un grupo terrorista que se había quedado sin apoyos internacionales, casi sin militancia y cuando los nacionalistas vascos estaban más lejos de ellos, un grupo de modernos funcionarios de nueva formación y con ideas muy renovadas, pero sobre todo con cojones, propuso terminar con los asesinatos de ETA para siempre.

 

El final de este texto es muy triste y posiblemente muy difícil de entender por ese ciudadano normal del que hablaba más arriba.

 

1998 dejo 1146 muertos en accidentes de tráfico y el brazo armado de los partidos nacionalistas vascos, solamente 6. ¿Cuántos medios destinaba el Ministerio del Interior a la lucha antiterrorista? ¿Cuántas empresas de seguridad eran contratadas para trabajar en el ámbito terrorista? ¿Cuántas cuentas de fondos reservados existían, dedicadas a hacer antiterrorismo? ¿Y los varios servicios de inteligencia? Pero sobre todo la pregunta del millón y que en aquel momento calló casi todas las bocas. ¿Si terminamos con ETA, a que nos vamos a dedicar después?

 

¿Sabes Mikel, por qué estás a salvo y morirás de más viejo o en un accidente de tráfico? Porque ETA sabe el cuándo, cómo y contra quien actuar. Por tanto hay momentos que su cobardía nunca dejará que existan. Y por supuesto que ETA no se ha terminado. ¡Besos mil! El porqué del texto de hoy