Entrevista de Yann Vallerie, en Breizh-Info, a Rod Dreher,  periodista y escritor estadounidense.

¿Puede presentarse a nuestros lectores?

Soy un escritor estadounidense de 54 años del sur de Luisiana que se interesa por la religión, la cultura y la política. Me convertí al cristianismo ortodoxo en 2006, pero me interesa tender puentes entre los cristianos tradicionales de todos los credos. Creo que las diferencias entre nosotros son importantes, pero lo más importante en esta era postcristiana es que nos mantengamos unidos y defendamos la fe y a los demás contra la persecución.

Mi anterior libro, "La opción Benedictina: Una estrategia para los cristianos en una sociedad postcristiana", presentaba a San Benito como modelo de cómo los cristianos pueden prepararse para vivir fielmente en una época postcristiana. Se centra sobre todo en la amenaza de la desintegración interna de las iglesias y en la incapacidad de transmitir la fe a nuestros hijos. Mi nuevo libro, “Vivir sin mentiras. Manual para la disidencia cristiana”, está escrito con el mismo espíritu, pero se centra en los ataques a la fe y a los creyentes desde el exterior. Está escrito no tanto para el problema de la decadencia interna como para el de la persecución externa.

¿Por qué ha escrito “Vivir sin mentiras"?

Hace seis años, recibí una llamada de un médico estadounidense que me dijo que quería hablar con un periodista. La madre del médico había emigrado de Checoslovaquia a Estados Unidos en la década de 1960. De joven, pasó años en la cárcel y fue condenada por el gobierno comunista como "espía del Vaticano", por negarse a dejar de ir a misa. Le dijo a su hijo, el médico, que las cosas que ve hoy en Estados Unidos le recuerdan a lo que era en Checoslovaquia cuando llegó el comunismo.

Eso me pareció extremo. Pero me he acostumbrado a preguntar a personas que habían emigrado a Estados Unidos desde países comunistas si lo que ven hoy en Estados Unidos les recuerda a aquello de lo que huyeron. Todos y cada uno de ellos respondieron a la pregunta de forma afirmativa. Y están enfadados porque los estadounidenses no quieren creerles.

En mi libro, explico por qué las cosas que ven son reales. También he viajado a los antiguos países comunistas de Europa y Rusia para entrevistar a cristianos que sobrevivieron a la persecución e incluso al Gulag, y para pedirles consejo sobre cómo podemos prepararnos para afrontar la persecución que se avecina con firmeza en la fe.

Usted explica en sus libros que en nuestro siglo, en nuestra sociedad, está surgiendo un nuevo totalitarismo, un totalitarismo blando. ¿Puede explicarlo?

Cuando pensamos en el totalitarismo, pensamos en Stalin, los gulags, la policía secreta, el mundo descrito por George Orwell en "1984". Esto no es lo que estamos tratando hoy, y es por eso que tan poca gente entiende esta nueva forma de totalitarismo. Tenemos una forma "suave" de totalitarismo. Me explico.

Una sociedad totalitaria es una sociedad en la que sólo se permite la existencia de una ideología y en la que todo en la vida se hace ideológicamente. Eso es lo que está ocurriendo ahora, al menos en mi país, y lo que ocurre en Estados Unidos ocurre en todas partes, al fin y al cabo. En Estados Unidos, la izquierda ha llevado a cabo una política cultural radicalmente antiliberal, obsesionada con la raza, el género y el sexo, tratando de remodelar la sociedad de acuerdo con sus creencias radicales. Lo llamamos "wokismo", una palabra que refleja la sensación de que esta gente está iluminada mientras el resto de nosotros dormimos en la oscuridad del fanatismo.

Los woke son completamente intolerantes con cualquier oposición. No sólo creen que los que no están de acuerdo están equivocados, sino que creen que son malvados y deben ser destruidos. Destruyen los trabajos de la gente, sus negocios y su reputación, todo en nombre de lo que llaman "justicia social". Si leen los discursos de Robespierre, entenderán el espíritu de estos guerreros de la virtud. Se han apoderado de las principales instituciones de la sociedad civil estadounidense: el mundo académico, los medios de comunicación, los negocios, los deportes, el entretenimiento, el derecho, la medicina, muchas iglesias, incluso la CIA y el ejército de Estados Unidos. Consiguen volver a convertir a Estados Unidos en un país totalitario y alerta sin cambiar de gobierno. Esta es una de las razones por las que llamo a este nuevo totalitarismo "blando". No hay policía secreta, ni gulags, ni dictadores, pero el país está siendo reconstruido en un estado totalitario con poder blando.

Rod Dreher

Otra razón por la que lo llamo "blando": toda esta locura se justifica con la compasión por las víctimas. Estos totalitarios afirman que deben destruir la vida y las libertades de la gente para proteger a los LGBT y a las minorías raciales de los supremacistas blancos, los heterosexuales y los cristianos.

¿Cómo son los cristianos, la identidad cristiana, el objetivo de este nuevo totalitarismo?

En primer lugar, hay que entender que los woke son fuertemente anticlericales, aunque se han apoderado de muchas iglesias en los Estados Unidos. Comparten la opinión común de la izquierda actual de que la religión es una fuerza reaccionaria que cautiva a la humanidad. Ignoran el hecho de que el movimiento por los derechos civiles de la década de 1960 fue dirigido por pastores protestantes negros porque ese hecho contradice su narrativa.

Pero aquí hay algo más concreto. Desprecian a los cristianos tradicionales porque no estamos de acuerdo con ellos en que el LGBT es algo bueno, algo que debe ser fomentado. No me canso de subrayar hasta qué punto los derechos de los homosexuales y la ideología de género definen el wokismo. Mira lo que ha pasado en Europa este verano. El gobierno húngaro ha aprobado una ley que establece que la propaganda LGBT no debe dirigirse a los niños, y que impone el control estatal sobre la educación sexual en las escuelas para evitarlo. Personalmente apoyo esta ley, pero entiendo que la izquierda no la apoye.

¿Qué han hecho los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea? Se han vuelto locos. El primer ministro holandés prometió "poner a Hungría de rodillas" por esta ley. Ursula von der Leyen habla en lenguaje de guerra sobre futuros castigos para Hungría. Y esto es sólo porque Hungría quiere proteger a sus niños y expresar una visión cristiana del sexo y la homosexualidad en una ley muy suave. Mira lo que van a hacer con Hungría en este sentido. A partir de esto se puede ver lo que se le viene encima a todos los cristianos tradicionales.

¿Puede hablarnos de la "tiranía Woke" en los Estados Unidos? ¿Cómo explica el hecho de que también esté llegando a Francia y Europa?

En la era de Internet, lo local es global. Todo esto se está extendiendo a través de las redes sociales. Recientemente, en Eslovenia, hablé con un hombre católico que está atormentado por lo que le ocurre a su hija. Me contó que ella tenía 12 años y que se había puesto en contacto con jóvenes de Estados Unidos. Le dijeron que tenía que decidir su identidad sexual ahora, antes de que la biología se lo dictara. Le dijeron que tenía que ser una de las 26 identidades diferentes. El padre me dijo que su hija sólo piensa en ello y está atormentada por el miedo a tomar una decisión equivocada. Estoy seguro de que algo así ocurrirá en toda Europa, incluso en el mundo entero, gracias a las redes sociales.

También lo apoyan los medios de comunicación, que han decidido que el wokismo es la definición misma de lo que significa ser de izquierdas hoy en día. En Budapest, la alcaldesa izquierdista de un pueblo ordenó la primavera pasada la construcción de una estatua en honor a Black Lives Matter. Un periodista preguntó a la alcaldesa qué tenía que ver Black Lives Matter con Hungría. Ella respondió que todos debemos estar en contra del racismo. ¿Comprende lo que está ocurriendo aquí? Estos temas específicamente estadounidenses son globalizados por la izquierda. Y tenedlo claro: os veréis obligados a preocuparos.

Por último, y esto es importante, el wokismo se ha convertido en la ideología de las élites globalistas. En mi libro, explico que las revoluciones no suelen surgir de abajo hacia arriba. Surgen cuando las élites de una sociedad adoptan las ideas revolucionarias y las difunden en sus propias redes. Así ocurrió con el wokismo. Se ha extendido rápidamente entre las élites angloamericanas porque tenemos un lenguaje común. Espero sinceramente que Francia pueda luchar contra este imperialismo cultural, pero todo depende de las élites francesas. Las historias que escucho de escuelas como Sciences Po son muy desalentadoras.

¿Cómo podemos y debemos luchar contra esta nueva ideología? ¿Hay alguna reacción en Estados Unidos?

Bueno, debemos hacer todo lo posible para utilizar el poder político y el poder del Estado para luchar contra ella, pero la verdad es que no vamos a elegir nosotros mismos para salir de esta crisis. Es una revolución cultural que tiene lugar en un orden democrático liberal. Debemos encontrar el valor para resistir públicamente, lo que significa que estamos dispuestos a sufrir por nuestras creencias. No debemos capitular sólo para evitar problemas.

La triste lección de la historia del totalitarismo comunista es que la mayoría de la gente se adapta para evitar problemas. No podemos unirnos a ellos. Tenemos que empezar a formar pequeños grupos para entrenarnos en la resistencia y construir redes para mantener la fe viva cuando empiece la persecución. Debemos comprender que no todos los cristianos serán nuestros aliados y que no todos los no creyentes serán nuestros enemigos. En mi libro, cito a un disidente cristiano de la época comunista que dice que rara vez hay personas lo suficientemente valientes para resistir al totalitarismo. Si los encuentras, tienes que convertirlos en aliados, aunque no compartan tus creencias políticas o religiosas. Este es un principio importante que debemos entender.

Dediqué este libro al padre Tomislav Kolakovic, un sacerdote católico que se involucró en Croacia en 1943 contra los nazis, pero pudo huir cuando se enteró de que los alemanes venían a arrestarlo. Huyó a Eslovaquia y enseñó en la Universidad Católica de Bratislava. Les dijo a sus alumnos que los alemanes perderían la guerra: esa era la buena noticia. La mala noticia era que los soviéticos gobernarían su país después de la guerra, y lo primero que harían sería perseguir a la Iglesia. El padre Kolakovic dijo a los estudiantes que debían prepararse para vivir en la clandestinidad, en la resistencia.

Creó una red de pequeños grupos, compuestos principalmente por estudiantes, que se reunían para rezar y hablar de lo que ocurría en su sociedad. Debatieron qué hacer y luego elaboraron un plan de acción concreto. En dos años, una red de estos grupos de Kolakovic se extendió por toda Eslovaquia. Los obispos católicos eslovacos le criticaron por preocupar a la gente sin motivo, pero el padre Kolakovic no les hizo caso. Comprendía la mentalidad comunista y sabía lo que iba a pasar.

En 1948 hubo un golpe de estado comunista, y todo lo que el sacerdote había predicho sucedió. La red de Kolakovic se convirtió en la estructura de la iglesia clandestina que mantuvo viva la fe durante los 40 años de persecución. Lo que quiero decir con esto es que hoy, más que nada, los cristianos occidentales debemos empezar a formar estos pequeños grupos y redes mientras tengamos la libertad de hacerlo. Vivimos en un periodo Kolakovic.

Hay muy poca actividad en los Estados Unidos. Hay un joven activista llamado Chris Rufo que está haciendo un gran trabajo en la lucha contra lo que se conoce como Teoría Crítica de la Raza, la ideología detrás del racismo que se ha apoderado de tantas instituciones estadounidenses. Pero la mayoría de las veces, los estadounidenses no se defienden. Parece que no entienden lo radical que es esto, o creen que sólo tienen que votar a los republicanos y todo vuelve a la normalidad. Es una ilusión peligrosa.

Se llama a sí mismo disidente cristiano. ¿Qué significa eso?

Significa que soy un cristiano que se opone a la ideología predominante de nuestra sociedad postcristiana. Muchos cristianos lo hacen, por supuesto, pero creo que es importante que empecemos a reclamar la etiqueta de "disidente" para nosotros mismos para señalar la naturaleza totalitaria del régimen. Pensemos en Solzhenitsyn, en Havel, en la madre del médico estadounidense que me llamó por primera vez en 2015. Cuando nos identificamos con ellos, podemos entender mejor lo que realmente está sucediendo aquí y ahora.

¿Tiene algún mensaje para la gente de Europa que lee sus libros?

Ellos son el corazón de la civilización occidental. Estamos perdiendo esta civilización muy rápidamente. Están al frente de esta guerra. Depende mucho de su visión y coraje. Por favor, ¡luchen! ¡No se rindan! Pero al mismo tiempo, la lucha política no debe confundirse con la lucha religiosa. Es más importante que el cristianismo sobreviva a esta oscuridad que se avecina. "La apuesta benedictina" y "Resistencia a la mentira" tratan de la supervivencia de la fe, no de la supervivencia de la democracia liberal. Ya estamos en medio de una nueva era oscura. No hay salida. San Benito nos ofrece un camino, pero debemos estar dispuestos a sufrir. Esta es una dura verdad.

No soy optimista, pero tengo esperanza. ¿Cuál es la diferencia? El optimista cree que todo saldrá bien. Pero eso no es cierto. Si fuera cierto, no habría mártires. El cristiano esperanzado, en cambio, quiere que todo salga bien, pero sabe que la vida es trágica. Pero también sabe que si unimos nuestro sufrimiento al de Jesucristo, Dios puede utilizarlo para purificarnos y redimir al mundo. Cristo es nuestro ejemplo. Los mártires son nuestro modelo. De nuevo, es una verdad difícil de aceptar, pero es mejor aceptar la dura verdad que vivir con una cómoda mentira.