Articulo de Lionel Baland para Breizh-Info sobre el reciente fallecimiento del escritor alemán Günter Maschke.

El escritor alemán Günter Maschke, un autor con una trayectoria política e ideológica atípica, falleció el lunes 7 de febrero de 2022 en Frankfurt

(Hesse). Especialista en el filósofo alemán Carl Schmitt (1888-1985) y en el escritor contrarrevolucionario español Juan Donoso Cortés (1809-1853), se inició en política con la izquierda radical alemana, antes de unirse a la Nueva Derecha.

Un joven alemán 

Nacido en Erfurt en 1943, poco antes de la caída del Reich que pretendía ser milenario, Günter Maschke, fur un niño adoptado que llegó con su familia a los seis años a Tréveris, una ciudad alemana situada junto a la frontera del Gran Ducado de Luxemburgo. Allí completó sus estudios de humanidades y luego se formó como vendedor de seguros. 

En 1960, Maschke se unió al pequeño partido político de izquierdas Deutsche Friedens-Union (DFU) y, poco después, al ilegal Kommunistische Partei Deutschlands (KPD). En la escuela técnica de Stuttgart (Baden-Württemberg) estudió con el filósofo Max Bense (1910-1990) y conoció a Gudrun Ensslin (1940-1977), la futura cofundadora, junto con Andreas Baader (1943-1977), Horst Mahler (1936-) y Ulrike Meinhof (1934-1976), de la organización terrorista de izquierda radical Rote Armee Fraktion (RAF-Facción del Ejército Rojo), y su hermana Johanna Ensslin.

Günter y Johanna se trasladaron a Tübingen, la ciudad de Baden-Württemberg que albergaba el Seminario Evangélico, entre cuyos alumnos se encontraban los representantes del idealismo alemán Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), Friedrich Schelling (1775-1854) y Friedrich Hölderlin (1770-1843), que, como seguidores de la Revolución Francesa, plantaron allí un árbol de la libertad.

La pareja se casó en 1965. Günter estudió la filosofía del neomarxista Ernst Bloch (1885-1977) y de 1963 a 1964 fue editor de la publicación estudiantil Notizen (notas o anotaciones). Se unió al grupo situacionista -influenciado por el escritor francés Guy Debord- Subversive Aktion (Acción Subversiva). Tras la disolución de este movimiento en 1966, Günter Maschke se unió a la Sozialistischen Deutschen Studentenbund (SDS - Unión de Estudiantes Socialistas Alemanes). 

Al rechazar, por razones ideológicas, tanto el servicio militar obligatorio como el servicio civil que podría sustituirlo, huyó a Austria para evitar ser encarcelado por este motivo y participó en el movimiento estudiantil Kommune Wien (Comuna Viena). En octubre de 1967, fue detenido durante una manifestación contra la guerra de Vietnam iba a ser extraditado a la República Federal de Alemania. Gracias a las acciones de Kommune Wien, se evitó esta expulsión territorial y Günter Maschke fue acogido por el régimen castrista de Cuba. Pasó dos años allí y fue expulsado por su comportamiento desfavorable hacia el sistema vigente. Cuando regresó a Alemania, fue condenado a un año de prisión en Baviera, en Múnich y Landsberg, por deserción. El juez que lo condenó fue víctima de un intento de asesinato por incendio provocado por un grupo de izquierda radical que exigió su liberación.

El giro ideológico

Maschke se convirtió entonces en profesor de la academia naval de La Punta, Perú, donde enseñó a los oficiales la estrategia de combate de los partisanos. También fue corresponsal del diario conservador alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, uno de los periódicos más leídos del país.

Al estudiar la obra del católico conservador Carl Schmitt, Günter Maschke se convirtió en un especialista en su obra. A raíz de una disputa literaria sobre Carl Schmitt con el representante de la segunda generación de teóricos de la Escuela de Frankfurt, Jürgen Habermas, fue expulsado de su colaboración con el Frankfurter Allgemeine Zeitung a instancias del teórico del “patriotismo constitucional”, un término adoptado por Habermas. Maschke se convierte entonces en un investigador independiente y traduce y edita textos de Juan Donoso Cortés y Carl Schmitt. Escribe para las publicaciones de la Nueva Derecha Alemana Junge Freiheit, Staatsbriefe, Criticon y Etappe, de la que es coeditor desde 1993.

Los antiguos representantes de la izquierda radical alemana que no se hundieron en el terrorismo de la Facción del Ejército Rojo ascendieron a altos cargos y salarios en el Estado y la sociedad alemana. La RAF, dirigida por la segunda generación del movimiento, provocó el “Otoño Alemán” de 1977, marcado por el asesinato del Fiscal Federal y antiguo miembro del Partido Nacional Socialista Siegfried Buback, el asesinato del presidente del banco Dresdner, Jürgen Ponto, el secuestro y asesinato del jefe de la patronal y antiguo oficial de las SS Hanns Martin Schleyer, el secuestro del Boeing 737-200 de la compañía aérea alemana Lufthansa con destino a Mogadiscio, en Somalia, y el consiguiente suicidio de miembros de la primera generación de la RAF, Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Jan-Carl Raspe, encarcelados en Stuttgart-Stammheim, en Baden-Württemberg. Sin embargo, algunos protagonistas de la izquierda radical, como Günter Maschke, el editor de la revista Compact Jürgen Elsässer, el sociólogo y escritor Bernd Rabehl, el escritor Reinhold Oberlercher y Horst Mahler, se incorporaron a las esferas ideológicas del nacionalismo o del nacionalismo radical.

Cómo lidiar con el pasado

Alemania seguía siendo un país empantanado en su “gestión del pasado”, entre la generación de la guerra que había participado en los acontecimientos y no se consideraba culpable, y la siguiente generación que se rebeló en 1967-68 contra la “amnesia” de la generación anterior.

Los sesentayochistas se han retirado, pero sus ideas son dominantes en el país, en la política, en los medios de comunicación, la educación y la cultura. Han contaminado todo el espectro político, con la excepción del partido patriótico Alternativa para Alemania y un ala minoritaria del partido postcomunista Die Linke, representada por Sahra Wagenknecht.

El activista muniqués contra la islamización Michael Stürzenberger, condenado varias veces por delitos de opinión, me explicó en el centro de la capital bávara: "Cuando tenía veinte años, era de izquierdas, y todos los jóvenes éramos de izquierdas en aquella época. Todo iba bien, no había problemas y, por tanto, no había razón para adoptar una línea ideológica diferente”. Este camino desde la izquierda hasta el patriotismo fue también tomado por muchos otros, como el escritor y político holandés Pim Fortuyn (1948-2002), que fue asesinado por sus opiniones contra la inmigración. Günter Maschke siguió el mismo camino ideológico, un camino que corresponde a un cambio social.