Entrevista con Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos. Una organización en defensa de la cultura de la vida, de la familia y de la libertad religiosa, que también está denunciando los casos de adoctrinamiento en los colegios con la ideología de género, unos casos cada vez más frecuentes.

El último escándalo sobre adoctrinamiento en ideología de género ha sucedido en Castellón. ¿Cómo os enteráis de este asunto?

Todo empieza porque hace dos semanas nos llaman de un instituto de Castellón, una persona que no quiere que su nombre salga a la luz, porque están llegando libros (a un total de once institutos) enviados desde el ayuntamiento y cuyos contenidos son auténticas barbaridades. Lo primero que hicimos fue investigar que libros estaban dando y vimos que no eran libros relativos a ninguna materia escolar, sino libros totalmente ideológicos y el ayuntamiento no tiene competencias para distribuirlos.

¿Cuál es el contenido de estos libros?

Todos son ideológicos, los más presentables son más políticos y los menos presentables tratan la sexualidad de una forma sucia y asquerosa.

¿Qué niños pueden acceder a estos contenidos?

Niños a partir de once años, desde primero de la ESO.

¿Estaban destinados a las bibliotecas de los institutos o se pretendía distribuirlos entre los alumnos?

Eso todavía no está claro del todo porque actuamos muy rápido.  El mismo día que nos avisan pusimos la denuncia y al día siguiente una juez acepta nuestra petición de medidas cautelares y prohíbe la distribución de los libros. Visto el cariz ideológico del gobierno socialista y comunista de la Comunidad Valenciana, donde la vicepresidenta Mónica Oltra está acusada por la fiscalía de encubrir los abusos sexuales de su exmarido a una menor de edad, y del ayuntamiento de Castellón, que está empeñado en derribar una cruz, creo que estos libros iban a repartirse entre los niños.

¿Estos libros pertenecen a grupos o personas relacionados políticamente con el ayuntamiento? ¿Esto forma parte del negocio del género?

Creo que sí. Cuando nos llamaron desde Castellón, lo primero que hice fue ir a “La Casa del Libro” para buscar alguno de los 32 títulos, y no había ninguno. La explicación que me dieron es que eran libros casi descatalogados porque no los compra prácticamente nadie. Entre los libros hay uno de un anarquista de la CNT, otro de un socialista prologado por el expresidente Zapatero, asociaciones LGBT, etc. Todos del mismo sector ideológico.

Verónica Ruiz con el libro "Gay Sex", un libro que anima a cocinar con semen

Sin embargo, un nuevo juez ha quitado las medidas cautelares y los libros están siendo distribuidos.

La juez que prohibió la distribución de los libros, y que contó con el apoyo de la fiscalía, estaba sustituyendo a otro juez. Este juez volvió al trabajo el pasado lunes y quitó las medidas cautelares diciendo, por ejemplo, que no hay suficientes pruebas, a pesar de que el ayuntamiento de Castellón presentó un libro entero, uno de los peores. Un libro de 400 páginas en el que se ataca continuamente a la iglesia católica, con capítulos como “chaperos en el Vaticano” o “al obispo le dan por el culo”.

El juez también dice que el ayuntamiento tiene competencias en las bibliotecas de los colegios públicos, algo que no es cierto. Además, según el artículo 103 de la Constitución, las administraciones públicas tienen que ser neutrales y no hacer apología de ideas políticas.  También se vulnera el derecho de los padres a educar a nuestros hijos según nuestros valores religiosos, morales o éticos sin que ninguna administración intente adoctrinar a los niños.

Y ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

Hemos recurrido al Tribunal Superior de Justicia de Valencia. Y las pruebas son estos libros que se han repartido en los colegios y la concejal de Castellón que posó orgullosa con un libro que nos habla de las recetas con semen. Un libro del que ya se conoce su contenido y que a ella le parece apropiado para niños de 11 años. También hemos interpuesto una querella contra ella por probables delitos de prevaricación, de odio y de provocación sexual, y lógicamente hemos pedido su dimisión. Esperamos que el tribunal nos dé la razón y se haga justicia. 

Mientras ha estado vigente la prohibición, la izquierda ha protagonizado una campaña alabando el “bien” que hacen estos libros para los niños.

Que bien puede hacerle a un niño decirle que el lugar donde más se folla es en el seminario. U otro libro que te dice cómo tener sexo con drogas y los distintos tipos de drogas. Esto no hace ningún bien ni a los niños, ni a los homosexuales, ni a nadie.

¿Cómo han reaccionado las asociaciones de padres de Castellón?

Lo que nos ha dicho Covapa, la Asociación padres y madres de la Comunidad Valenciana, que engloba a unas 300.000 familias, es que no les dejaban tener reuniones ni conocer contenidos desde la pandemia, de ese modo los que quieren imponer esta ideología hacen lo que les da la gana.

Libros para niños de 11 años

¿Habéis conocido más casos similares?

El problema es que en muchos casos los padres no se enteran de lo que les están enseñando a sus hijos. Como te decía antes, hay muchos colegios que no permiten entrar a los padres desde el inicio de la pandemia.

Otro caso parecido, y en el que sí se han aplicado las medidas cautelares que pedimos, fue el de Getafe. El ayuntamiento editó unas guías sobre sexualidad que estaban llenas de ideología y hemos logrado detener su difusión.

Otro caso muy conocido fue el de profesor de biología suspendido en Alcalá de Henares por decir que sólo existen dos sexos. Así todo cuadra, se expulsa la biología y se mete la ideología. Aquí logramos que fuese readmitido y tenemos interpuesta una querella, admitida a trámite, contra las responsables de su suspensión.

¿Conoce la ley que se ha aprobado en Hungría para evitar que sucedan estas cosas?

Sí, la conozco, y lo cierto es que estoy enamorada de Polonia y Hungría. Están haciendo las cosas bien y defendiendo a sus hijos, porque esta ideología lo que se busca es acabar con la persona. Quieren un mundo como el de “1984”, una sociedad orwelliana en que las personas estén solas y aisladas, con miedo y permanentemente vigiladas, donde no puedas decir ciertas cosas. Lo cierto es que no les interesan las mujeres, ni los niños y los hombres mucho menos, lo único que les importa es su ideología, mantenerse en el poder y destruir a la gente.