Denuncia de Falangistas Ciezanos-FEJONS

 

    A tenor de los anuncios que se han hecho  sobre la Ley de Memoria Democrática, recientemente aprobada en Comisión Parlamentaria, y luego en el Congreso de Diputados,  -mayoría de socialistas, comunistas y separatistas-, y que el mismo Presidente del Psoe desvelara en el Debate del pasado martes, esa Ley sería plenamente inconstitucional y por ello ilegal en su aplicación, según sentencia del Tc, al referirse en su resolución 43/ de febrero de 2004, a que ninguna ley de estas características podrá retrotraer norma sancionadora,  y aunque se derogase la Ley de Amnistía, no tendrá derivaciones penales.   

     Pero es que este bodrio de  proyecto legislativo cae en ilegalidad al no cumplir el espíritu y la letra de la Constitución del 78  que aboga por  una reconciliación real y efectiva entre todos los ciudadanos, detalle que olvidan sus redactores, al dictar unas normas que solo sirven para mantener el enfrentamiento y la división entre españoles.

     Así el articulado de este engendro legalista, ataca el principio de igualdad consagrado en nuestra Constitución, Art,  14 que persigue la igualdad entre los españoles, siendo que aquí se establece una lesiva distinción al hablar de buenos, los rojos,  y malos, los fascistas; así, sin más; una intolerable discriminación que es altamente inconstitucional entre otras cosas, porque califica sin definir exactamente que son y quienes son los fascistas.

           Va en contra, visceralmente,  de la libertad de conciencia que  está amparada por el artículo 16, de nuestra Constitución, al enmarcar, en un solo sentido, la interpretación de la historia, y no digamos del acoso y derribo del artículo 20, de esta misma Ley de leyes, cuando impiden bajo multa o cárcel la libre expresión ya sea oral o escrita, que se haga en detrimento del discurso oficial de Gobierno y desprecia por completo la libertad de prensa y lo que es peor , de cátedra. Por si faltara poco,  esta mal llamada Ley de Memoria democrática ordena  la exhumación de cuerpos enterrados  en las criptas del Valle de los Caídos, cuando solo alrededor de cien familiares, de casi 40.000,  lo han solicitado y, ponen en peligro de no ser identificados, creando un confuso batiburrillo de huesos imposible de arreglar. ¡Dejad a los muertos en paz¡ También cómo no, pretende remover la tumba del líder falangista José Antonio, preso cinco meses antes del levantamiento de julio y por lo tano ajeno a su elaboración, , lo que sería a estas alturas un motivo más para la división entre españoles, quizá el motivo real de esa engendro legalista.

    En fin una perversa ley que en vez de conciliación busca un enfrentamiento constante, en contra del deseo del pueblo español de vivir en paz y concordia. Por todo ello, como falangistas, denunciamos tanto el espíritu como el articulado de esta nefasta Ley, que esperamos sea rechazada por los verdaderos demócratas. Falange manifiesta desde ya, su más enérgica oposición a unas normas que son sectarias, vengativas y sobre todo, ilegales a juzgar por la redacción de sus artículos. No estaremos callados.