El presidente de facto del Gobierno español, Pedro Sánchez Castejón, se quita ya la careta respecto a la inmigración presente y futura. Visiblemente incómodo con haber tenido que representar el papel de “defensor de las fronteras” en la crisis de la invasión de Ceuta y Melilla por parte de Marruecos, mientras usa al Ejército para que facilite la llegada y se desviva en atenciones hacia los marroquíes, ha salido (¿conminado por alguien desde el extranjero?) en rueda de prensa solemne (la enésima) para pontificar asegurando que España necesita como mínimo 200.000 inmigrantes cada año hasta 2050. Ya saben, la nueva fecha totémica para implantar al completo su nuevo modelo comunista, visto que 2030 será algo prematura y apenas habrá empezado a instalarse el “reseteo”.

Nos dice Sánchez que España necesitará al menos 6 o 7 millones de inmigrantes hasta 2050 para compensar al déficit demográfico. No dice inmigrantes “musulmanes”, pero se entiende que se refiere a ellos. Lo que no dice, naturalmente, es que sería mucho mejor que eso para solucionar este problema, prohibir el aborto que se ha llevado a casi dos millones de españoles, desde su legalización en 1985. Por tanto, hemos perdido ya como mínimo 4 o 5 millones de españoles, que sí de verdad habrían cotizado para mantener el Estado de Bienestar (aunque parezca una ironía este nombre). Y también sería mejor ayudar a las familias y a la maternidad, en vez de hacer todo lo contrario, como ocurre actualmente.

Pero claro, es mejor para la izquierda que España sea banco de pruebas para las políticas de sustitución étnica y religiosa que fomenta el NOM y de paso, crear una masa de votantes para la izquierda, puesto que va quedando clara la desafección creciente y probablemente imparable de los votantes de origen español, respecto a Podemos y PSOE. De esta forma el mismo presidente que dice “defender las fronteras” lleva a cabo el mayor efecto llamada que pueda imaginarse. ¿Quién va a frenar a los marroquíes si hasta el mismo presidente español les dice que quiere y que necesita que sigan llegando?

Mientras, los medios de comunicación subvencionados por el Poder se cuidan mucho de hacer encuestas sobre los MENAS para preguntar a la gente en España si está de acuerdo con su presencia, ya que la respuesta parece evidente y no hay que dar publicidad a las propuestas de la “extrema derecha”. Eso sí inmediatamente plantearán una encuesta sobre la alineación de cualquier jugador del Madrid o el Atlético para la última jornada de Liga o sobre la hipotética “Superliga”. O sobre Antonio David o sobre cualquier cosa que pueda distraer la atención de la catastrófica situación, en tantos órdenes, de nuestra Patria. Siempre, además, con la misma mandanga de que los inmigrantes, legales o ilegales, sostendrán el Estado del Bienestar, cuando todo el mundo sabe que muchos de ellos nada aportarán y vivirán de hecho, de prestaciones públicas, como desde luego es el caso de los MENAS. Prestaciones públicas a la que cualquier español tiene y tendrá dificilísimo acceder.

¡Que dura va a ser la historia de España con los gobernantes de este período histórico y con sus palmeros!. Esa será su segunda muerte. Sus nombres van a pasar la historia como expresión de la traición, la corrupción, el despotismo, la mezquindad, la muerte y la ruina para el pueblo español.