Timo, otro de tantos, tantísimos. Qué sería del español medio sin sus recurrentes dosis, hábil y teledirigidamente espaciadas, de “magnánimos” y “generosos” engaños padecidos. Asesinato de Luis Carrero Blanco.  Montejurra. Matanza de Atocha. Sala de fiestas Scala. Hotel Corona de Aragón. Avión del Monte Oiz. Intento de asesinato de Antonio Cubillo, líder del MPAIAC. Asesinato de Josu Muguruza. El autogolpe de Estado del Rey Elefante. 11-M. Colza/Síndrome Tóxico (que, por cierto, tantas similitudes guarda con nuestra actual plandemia, además de falsa pandemia). Y nuestro JFK: Alcacer. Alcàsser, si prefieren. Y la CIA/OTAN, tutelando todo. A Franco. Y lo posterior. Vampirizando irreversiblemente nuestra soberanía nacional.

La manifa de Colón, engañabobos y cortina de humo

Un pueblo sin orgullo, el español, irremediablemente indecoroso. Lo postrero: le narran un cuento chino pangolinero y decide humillarse ante las genocidas élites globalistas. Y, siento decírselo, nuestro psicópata monclovita, Perro Sánchez, cum fraude en infamias, defecciones y felonías, tan solo deviene grotesco pelele de los satánicos amos que controlan la barraca. Covidiota, global, hogaño.

En ese sentido, los líderes del crepuscular CiudaGramos y del Partido Podridísimo, Inés Arrimadas y Pablo Casado, fueron gloriosos invitados de la tenida Bilderberg 2019. Pablo Cagado, lo mismito que Rajoy, cincelado plasmarote lepsomático, fingiéndose encorajinado. En cuanto arribe a la Moncloa - fase coagula -, con el inexcusable apoyo de Siete Machos Abascal, dirá sí bwana a toda esta repulsiva y basurienta astracanada.

No les queda otra. No se vayan a enojar en la logia. Enseñas nacionales, seguro, prestidigitadora misdirection. Sobre todo, banderitas de la UE, elefantiásico y liberticida monstruo que se halla detrás del actual golpe confederalista-independentista profundamente anti-español. No olviden al colega Soros, genocida perejil de todas las salsas.

La (cov)idiota  y acomplejada “derechita” española

Colón será otro inducido auto-engaño - otro más -  de la necia y acomplejada “derecha” española. La “cobarde” y la “valiente”. Un siniestro circo el de Colón con el indisimulado objetivo de desviar a millones de personas que sienten  genuino orgullo nacional para ir redirigiéndolos hacia el gaseoso, absurdo y estéril “patriotismo constitucional”, pútrido fruto y espectral espíritu de la masónica Constitución del 78 - que ni cumplen ni respetan, por otra parte y a la sazón facturada en un logia - que apuntala, entre otras paranoicas demencias, una nauseabunda monarquía borbónica. O la citada y siniestra Unión Europea. O una corrompidísima judicatura. Y anchuroso etcétera.

En Colón, otra vez, serán burdamente traicionados los “patriotas” de pulserita y paraguas rojigualdas. Me alegro: la “derecha” española, los tontos útiles del Sistema, más tontos porque no se entrenan. Memento 8 de octubre de 2017: indeleble e implacable déjà vu. Millones de españoles orgullosos de serlo, saliendo a la calle, clamando contra la continuada opresión separrata - y su culmen del 1-0 -, genuina pasión patriótica. Rápidamente el funesto régimen del 78 meneó a sus trilaterales mamporreros: el pésimo Josep Borrell y el magistral escritor Vargas Llosa.

Cómo te van a vacilar

Unión-78, los convocantes. La redomada alevosa Rosa Díez. O el estimable profesor de filosofía pero al que “la idea de España se la sudaba”.  Unión-78, legitimando y vivaqueando el totalitario narco-régimen pedófilo de 1978. Un régimen liberticida que ha promovido concienzudamente  ficticias divisiones entre compatriotas, fomentando la paulatina fragilización de la patria común y suscitando en todo momento, bajo cualquier excusa, planificada y amarga balcanización de la amada tierra de nuestros padres (y nuestros hijos, si Gates lo permite).

Matritense plaza de Colón, 13 de junio de 2021, colosal tomadura de pelo. Quiero creer que usted no estará por allí. Un Régimen y una Constitución que sancionaron el ignominioso Estado autonómico ( pérfida y letal bomba de relojería: lleva en sí el germen de su propia autodestrucción), instituyendo dos regiones “superiores” al margen de la ley y la moral (Vasconia y Cataluña), ofreciendo todo tipo de privilegios a los indepes vascos (reputados criminales de bandas asesinas, incluidos) y catalanes, infectas leyes electorales que les beneficiaban espectacular y pecuniariamente, un artículo 150.2 que transformaba las competencias en infinitas, alucinógenos chantajes concedidos al secesionismo vasco como los fraudulentos y discriminatorios conciertos económicos. Y, en el ínterin, la siempre abierta posibilidad de fagocitar tierras navarras.

O, más grave aún, los artículos 93, 94 y 96 que condescendieron transferencias de todo tipo a putrefactos entes globalistas como la UE o la criminal OTAN. España: definitivamente descuajeringada. Casi ida su soberanía nacional. Por abajo y, sobre todo, por arriba.

No todo está perdido, la voluntad humana es invencible…

¿Estamos vendidos como humanidad, tiranía covid mediante o como patria, pasteleos monclovitas al uso? Sí. Rotundamente. El pueblo español, extremadamente cobarde, completamente apollardado, carece de orgullo nacional. Ladra, pero no muerde. Ahora ya ni siquiera ladra. En Colón, como en todos los sitios, todo cristo con el inútil, tóxico y liberticida bozal. Vuelta de tuerca, ni ladrar puede. Todo el santo día con un puto trapo venenoso en la boca. Señal, signo y simbólica de nuestra capitulación. Como humanos. Como españoles…

…Pero, al menos, recuerden a John Milton. "No todo está perdido, la voluntad humana es invencible... y siempre pervive el valor de no someterse ni ceder nunca". Siempre, agrego. En fin.